| 

Editoriales

Verdadera participación ciudadana

Ciudad de México.- Este mes celebramos los aniversarios de la promulgación de las constituciones federal y de la Ciudad de México. Ambas contemplan los mecanismos de participacion ciudadana que garantizan que la voz de todas y todos sea escuchada e, incluso, que un grupo de personas pueda presentar iniciativas o modificaciones de ley, sobre los temas que les son prioritarios.

Para ello, las constituciones establecen los principios de representatividad que se deben cumplir en las consultas ciudadanas, a fin de garantizar que son producto del consenso y la colectividad, como exige todo proceso democrático.

En términos prácticos, las constituciones dictan los lineamientos que luego definen las leyes secundarias, pero en el caso de la Ley de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México el mecanismo de participación no respeta los principios de representatividad que se establecen tanto la Constitución federal, como en los artículos 25 y 30 de la Constitución de la Ciudad de México.

Por ejemplo, el artículo 34 Bis de la Ley de Desarrollo Urbano capitalina consagra el derecho de iniciar decretos de programas o reformas, adiciones o derogaciones, “a cualquier persona mayor de edad con domicilio en la ciudad, en lo individual o en grupo, a través de una iniciativa ciudadana”.

Dejemos de lado lo contradictorio de una “iniciativa ciudadana individual”, una Ley no puede ir más allá de lo que mandata la Constitución de la que emana, y la Constitución es clara en cuanto al porcentaje del respaldo “ciudadano” que debe tener una iniciativa justo para ser “ciudadana”.

A esto debemos agregar que esta irregularidad ha sido aprovechada por grupos del negocio inmobiliario para pedir reformas o modificaciones a los programas generales, de las demarcaciones territoriales o los parciales de Desarrollo Urbano.

El tema no es que el sector inmobiliario pueda pedir reformas o modificaciones. Lo que no debe hacer es aprovecharse de un error en la ley para ahorrarse el costo de los estudios necesarios para dicha solicitud, cargándolos al erario.

Ante esta situación, promoví una iniciativa que busca que se cumpla la ley, y que la sociedad disfrute de todos los derechos que consagra nuestra joven pero muy avanzada Constitución.

De hecho, la primera Constitución de la Ciudad de México dio un importante avance en materia de participación ciudadana, al disminuir el porcentaje necesario para cumplir con el principio de representatividad.

El Estatuto de Gobierno y la Ley de Participación Ciudadana establecían el reconocimiento de al menos 0.40 por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal, pero a partir del 17 de septiembre de 2018 para que sean promovidas basta el respaldo de 0.13 por ciento o 0.25 por ciento de la lista nominal.

Como a ti, en el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo nos preocupa el tema de desarrollo urbano y el crecimiento de la mancha urbana, sin atender el impacto ecológico y la demanda de servicios, por lo que es urgente que todos los actores del sector respeten el marco legal, en favor del bien común.

También quiero resaltar que el origen del Partido del Trabajo está en la participación ciudadana, por lo que nos preocupa y nos ocupa que grupos del negocio inmobiliario se aprovechen de “incorrecciones” de la Ley de Desarrollo Urbano para ir, incluso, en contra del resto de la sociedad.

Por que las iniciativas ciudadanas son resultado de la exigencia de todas y todos los habitantes de esta ciudad de ser tomados en cuenta, es el legítimo derecho de las ciudadanas y los ciudadanos de participar activamente en la vida democrática de la capital del país, y ese derecho conquistado tras arduas luchas sociales es aprovechado por el instinto rapaz del negocio inmobiliario.

La iniciativa que presenté, reforma, deroga y adiciona los artículos 34 Bis, 35, 36, 38, 39, 40, 41, 42, 42 Bis y 42 Ter de la Ley de Desarrollo Urbano, para subsanar esta situación y hacer cumplir lo que mandata la Constitución en materia de participación ciudadana.

Confío en que mis compañeras diputadas y diputados de esta I Legislatura del Congreso de la Ciudad de México se sumen, discutamos y dictaminemos a favor esta iniciativa, atendiendo que nuestra labor es el bien común, cuyo único objetivo es el de beneficiar a todas y todos los habitantes de esta ciudad.
#TrabajoPorTi

TW @CamachoCirce
FB /CamachoCirce



Etiquetas CDMX Desarrollo Urbano Participación Ciudadana Congreso PT Circe Camacho

Circe Camacho

Coordinadora del PT en el Congreso de la CDMX. Representante popular del distrito 25 local en Xochimilco.

COMENTARIOS

MÁS Editoriales

  • Archivos

    Para Luz Longoria de Álvarez Icaza, pionera de la sociedad civil. Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador nos promete acervos capaces de iluminar miles de comisiones de la verdad. Para hacer factible la esperanza, sólo falta que...


  • Terror de Estado

    Ciudad de México.- El acoso a Carmen Aristegui por un lapso de cuatro años, ¿fue terrorismo de Estado? De ser el caso, ¿habrá una investigación exhaustiva con castigo a los culpables? Los periodistas independientes siempre hemos estado en...


  • ¿Nace una mafia?

    Con un abrazo afectuoso para el gran Héctor Bonilla. Ciudad de México.- Está bien que el presidente declare la guerra a las “mafias” delincuenciales, pero se equivoca, cuando asevera que hay una “mafia de la ciencia”.     Mafia...


  • Desacato constitucional en la CDMX

    Ciudad de México.- Inmersos en una lucha por el poder que busca colocar amigos y parentelas en las principales posiciones administrativas y políticas al interior del Primer Congreso CDMX, los diputados del mayoritario Partido Morena intentan manipular...


  • Verdadera participación ciudadana

    Ciudad de México.- Este mes celebramos los aniversarios de la promulgación de las constituciones federal y de la Ciudad de México. Ambas contemplan los mecanismos de participacion ciudadana que garantizan que la voz de todas y todos...


  • Protagonistas

    Ciudad de México.- Los partidos han jugado un papel secundario en la transición. Protagonista principal ha sido la sociedad civil y de ella podría depender que el sexenio en curso tenga un buen desenlace. Dos precisiones: 1) me...