Va gobierno local contra extorsionadores colombianos. Enganchan con préstamos exprés conocidos como gota a gota



Ciudad de México.-El gobierno de Claudia Sheinbaum realiza tareas de inteligencia financiera e investigación policial para detener a grupos delictivos dedicados a la extorsión, amenazas, usura y lesiones, a través de un esquema criminal que se conoce como gota a gota. Hay alrededor de mil 500 extranjeros en esa red.



Aunque este fenómeno no es nuevo, en conferencia la mandataria local dijo que tuvo conocimiento de este problema a través de las audiencias públicas que encabeza todas las mañanas, así como de denuncias anónimas en donde se acusa a grupos de colombianos y mexicanos involucrados en esa asociación delictiva que genera ganancias aproximadas de 100 millones de pesos a la semana.



Durante la conferencia, Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Gobierno de la Ciudad, abundó sobre la existencia de una red en la que participan mexicanos y colombianos que operan en la capital del país desde 2015, mediante préstamos de dinero exprés a pequeños comerciantes y vendedores ambulantes, en el esquema conocido como gota a gota.



La red de prestamistas tiene su centro de operaciones en la Ciudad e influencia en muchas entidades del país. Está integrada por cerca de mil 500 sudamericanos que llegaron a México como turistas y desde 2015 comenzaron a entregar tarjetas para darse a conocer en mercados y pequeños comercios, con ofertas de préstamo de entre 2 mil y 60 mil pesos, detalló Rodríguez.



Explicó que, según ese modus operandi, los prestamistas otorgan el dinero en menos de dos horas, sin fiadores ni garantías, pero con tasas de interés iniciales de 20 por ciento que arbitrariamente se elevan a más de 50 por ciento.



El único requisito a los solicitantes es que tengan un comercio y proporcionen una copia de la credencial de elector, la cual después se usa para sacar préstamos más grandes, comprar vehículos y otros productos. Los cobradores acuden todos los días con motocicletas a los negocios y quienes no pagan la cuota son víctimas de robo de su mercancía, amenazas y golpes.



Los afectados no pueden interponer denuncia porque el préstamo se hace de palabra y las deudas se vuelven como un derecho de piso, pues los intereses moratorios son excesivos.



La secretaria de Gobierno explicó que en sus inicios los cobradores usaban libretas para realizar el control del pago de sus deudores y entregaban recibos, sin embargo, en una detención estas constituían una prueba en su contra, por lo que migraron a mecanismos electrónicos, a tal grado que hoy se sirven de una aplicación para celulares a través de la cual manejan sus listas y montos de las deudas.



“El método gota a gota surgió hace una década en la ciudad de Medellín, Colombia, y sus principales víctimas son locatarios de pequeños comercios o tiendas de abarrotes, recauderías, papelerías, carnicerías y taquerías. Su forma de operar se llama así porque van dejando a la gente sin dinero gota a gota”, explicó la funcionaria.



Claudia Sheinbaum detalló que además de la investigación policial, las autoridades capitalinas implementarán medidas de información entre comerciantes y potenciales víctimas, con visitas a los establecimientos, para que eviten caer en esta red criminal, además de que se pondrá en marcha un protocolo de seguridad, cuyos detalles no mencionó, en apoyo a quienes enfrenten ese ilícito.



Dijo que si alguien ha sido víctima de ese esquema llamado gota a gota, puede realizar su denuncia anónima al teléfono 5533553 del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, el cual canaliza la alerta a la Procuraduría de Justicia local.



La jefa de Gobierno abundó que en la investigación contra esa red criminal trabajan la Procuraduría local y la Secretaría de Seguridad Ciudadana, vinculadas con la PGR, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Federación y su homóloga en la capital del país.



Detalló que en las últimas semanas se han detenido a cuatro personas ligadas a esa red, todos de nacionalidad colombiana, por lo que está en coordinación con la embajada de Colombia y el Instituto Nacional de Migración.



No obstante, sobre la actividad ilícita de extranjeros Claudia Sheinbaum matizó, pues dijo que no se trata de un tema de nacionalidades, sino de que hay personas que en algún momento aprendieron ese esquema criminal, con un origen delictivo en sus países y que se trasladaron a México como turistas para operar.



“Son algunas personas colombianas y algunas personas de otras nacionalidades vinculadas con bandas delictivas que operan en la Ciudad y en otras entidades del país, porque hay que ser muy claros, los colombianos son muy bien recibidos en esta Ciudad, al igual que los venezolanos, los argentinos, los bolivianos”, explicó Sheinbaum.