| 

2018

Una nerviosa Sheinbaum; una agresiva Barrales; un acelerado Mikel, en el primer debate de candidatos por la CMDX

Ciudad de México.- Los candidatos punteros a la Jefatura de Gobierno por fin se encontraron en un debate y el anticipado guión se cumplió. Se sacaron los trapitos al sol que tanto han zarandeado a lo largo de semanas y, como era de esperar, la segunda y el tercero atacaron a la primera en las encuestas. Así, Alejandra Barrales y Mikel Arriola se aliaron en esta esporádica coyuntura para lanzarse contra Claudia Sheinbaum y señalar el caso Rébsamen o el narcomenudeo en las delegaciones gobernadas por Morena.
La morenista se mostró nerviosa y por momentos fuera de balance cuando intento explicar una lámina; la perredista que abandera a la coalición Por la CDMX al Frente se notó agresiva y puntillosa, denotando que llevaba bien estudiado ese rol; el priista era el más acelerado, tanto que por momentos quería ser el conductor del debate en lugar de Carlos Loret de Mola, cuando en medio de las acusaciones soltó: "pero vayamos a las propuestas".
Un total de 41 minutos duró este encuentro de candidatos en el noticiero matutino de Despierta con Loret, donde el primero en soltar dardos fue el abanderado del PRI, Mikel Arriola. De entrada expuso que él no era priista, pues dijo que no milita en ese partido, aunque sus contrincantes le machacaran esa bandera tricolor como símbolo de corrupción.
Después Mikel dijo que es propietario de un bien escaso que no tienen sus contrincantes y ese bien se llama honestidad. Con esa definición Carlos Loret aprovechó para soltar la pregunta sobre el tema de corrupción, y Claudia Sheinbaum fue la primera en responder.
La candidata de Morena y de la coalición Juntos Haremos Historia acusó que el actual gobierno de la Ciudad hizo que regresara la corrupción a la capital del país, además de que le falló a la ciudadanía y no enfrentó los problemas que aquejan a la urbe. Dijo entonces que ella sí tiene autoridad moral para gobernar.
Aunque Alejandra Barrales quería replicar, Mikel la interrumpió. "Aquí hay ejemplos de gobiernos corruptos, Morena y Rigoberto Salgado, el narco delegado. En el año 2000 entró el narcomenudeo a Tláhuac y no ha salido, hay 20 mil narcotienditas y hoy ustedes traen a Rigoberto Salgado como candidato, cuando debería estar en la cárcel", acotó el priista, quien le recetó a la morenista la pregunta de por qué reservó la información del segundo piso del Periférico, algo a lo que la ex delegada de Tlalpan no respondió.
Pero Arriola no se quedó ahí. Se lanzó contra Barrales a la que tenía a su costado derecho, para preguntarle sobre sus propiedades. Incluso en un momento del programa, el del PRI dejó ver que está detrás de más pistas sobre propiedades de la perredista, ahora en Polanco. Le preguntó del departamento en Miami, de la casa en las Lomas de Chapultepec, de otra en Calzada de la Viga "¿Por qué en 2016 generó un gasto y recursos en el banco de 96 millones de pesos?. Ganaste 33 millones toda tu vida Alejandra ¿cómo le hiciste para gastar 96 millones? ¿de dónde salió el dinero?", increpó el ex director del IMSS a una Barrales que se humedecía los labios.
La del PRD dijo que no podía estar más de acuerdo con Sheinbaum sobre el retorno de la corrupción, "porque seguro se refiere a las delegaciones de Morena y donde está probado que regresó la corrupción; seguro el tema de Tláhuac, que es en lo único en lo que excepcionalmente puedo estar de acuerdo con Mikel, efectivamente es el caso más bochornoso y vergonzoso, pero también en Azcapotzalco y en Tlapan, donde la corrupción cobró vidas", dijo la senadora con licencia.
Barrales soltó entonces el caso del Colegio Rébsamen, donde murieron 19 niños el día del sismo de septiembre pasado. Acusó que frente a los actos de corrupción que permitieron una construcción ilegal dentro de esa escuela y que habría generado el colaspo del inmueble, la respuesta de Sheinbaum ha sido el silencio.
En réplica a Mikel, la frentista aseguró que no le hará la campaña al último lugar en las encuestas y aunque Arriola dijo que iba en segundo lugar, Barrales expuso que el único sin autoridad moral es quien se atreve a representar al PRI en una contienda como lo está haciendo el ex director del IMSS.
Señaló que desde hace años hizo públicas sus declaraciones, patrimonial, fiscal y de intereses, y como en su momento lo hizo en redes sociales, expuso que lo dicho por Arriola puede catalogarse como "Fantasías Mikel", porque todo son mentiras. Agregó que ha actualizado su tres de tres y todo lo ha declarado.
-¿Estas segura de que no te saldrá otro inmueble en Polanco?-le cuestionó Arriola.
-Ya te respondí. Yo ya informé todo lo que tenía que informar. Mi patrimonio es público mucho antes de que llegaras como servidor público-, atajó la candidata del Frente.
Aquí, se dio quizás el único punto de coincidencia entre Barrales y Sheinbaum a lo largo de todo el debate, porque esta última también le soltó su dardo al ex funcionario federal. "Aunque Mikel se vista de seda, priista se queda", le dijo la de Morena al priista.

Las posiciones

El debate se desarrolló entre ataques e intentos de exponer propuestas. Cuando tanto Mikel como Barrales la acusaban, Claudia Sheinbaum encontró como salida al acorralamiento decir que ella va en el primer lugar en las encuestas. "Yo entiendo, cuando vas en segundo y tercer lugar en las encuestas hay que atacar al primer lugar...y no soy arrogante, es la verdad", dijo la morenista.
En los momentos en que la de Morena intentaba exponer una idea, el del PRI la interrumpía, a pesar de que varias veces ella sugería a Carlos Loret que pusiera orden en las participaciones. Así ocurrió cuando, asediada por sus adversarios sobre el tema del colegio Rébsamen, la del Movimiento de Regeneración Nacional quería señalar sus dichos respecto a esa tragedia.
Sheinbaum lamentó que Barrales usara el tema como centro de una campaña electoral. Le dijo a la perredista que no era ético, sino vil.
"A quien se lo tienes que decir es a los padres de familia que no te han podido ver la cara desde que saliste de esa delegación...ellos han estado buscando una reunión contigo, lo que yo no entiendo es por qué no le das la cara a la gente", la interrumpió la ex dirigente nacional del PRD, quien en tono de voz más alto le arrabataba la palabra a la académica de la UNAM.
La ex delegada de Tlalpan aseguró haberse reunido ya con los padres de familia y pretendía hacerse escuchar entre las acusaciones de Barrales. "A ver, me permites Alejandra, tranquilízate, serénate, sé que es difícil estar en el segundo lugar de las encuestas, pero tranquilízate", decía Sheinbaum.
-Lo que es difícil es no darle la cara a la gente-, le respondió de inmediato la senadora.
Fue ese uno de los momentos más álgidos del debate, en el que Sheinbaum le entregó a Loret una carpeta con información del caso Rébsamen y en el que Barrales aprovechó para reiterar que de llegar al gobierno de la Ciudad le hará justicia a las víctimas del sismo. La morenista interrumpió y dijo que quienes hacen justicia son los tribunales y los jueces. "Me pediste que me serenara, ahora la que se tiene que serenar eres tú, yo voy a dar mi versión", increpó la del PRD.
Mikel atizó la acusación contra la ex delegada de Tlalpan. Dijo que la ex funcionaria tuvo información un año antes, de que se había edificado una obra ilegal en el Rébsamen, además de que operaba de forma ilegal, "pero estamos hartos de que se estén peleando y vamos a hablar de las propuestas", acotó el del PRI, como si del conductor del programa se tratara.
Le tomó la palabra Sheinbaum, quien con una lámina trató de explicar su plan de seguridad. En tono sarcástico, el priista le dijo que lo expusiera de memoria y ella le recordó que como buena académica le gustaba explicar así sus ideas. "Qué bueno que no fui tu alumno, porque no entendí nada de lo que dijiste", se burló Arriola cuando la de Morena terminó de hablar.
A esas alturas, Sheinbaum quería encauzar el encuentro hacia las propuestas en materia de seguridad, pero resurgió la acusación sobre Tláhuac y Rigoberto Salgado cuando lo mencionó Alejandra Barrales. Dijo que su adversaria no redujo la inseguridad en Tlalpan y soltó el tema del narcomenudeo, rechazando así que el gobierno de la Ciudad haya sido el que abandonó la atención en ese rubro.
Para la de Morena las acusaciones contra el delegado con licencia y hoy candidato a diputado, son falsas, tanto que la Procuraduría no tiene ninguna orden de aprehensión contra el ex titular de Tláhuac, y lamentó que las delegaciones gobernadas por Morena han sido castigadas presupuestalmente por los partidos que hoy forman el Frente.
En la recta final del debate, Barrales aseguraba que de llegar al gobierno de la Ciudad su prioridad será servirle a la gente, "porque la prioridad de Sheinbaum es servirle a un solo hombre...a mi no me mandaron a ser candidata", acusó.
Mikel le preguntaba a Sheinbaum si después de haber sido estudiante universitaria había fumado de nuevo marihuana, y conminó tanto a la de Morena como a la del Frente a hacerse ya un examen antidoping. La única que respondió con un sí fue Barrales, quien agregó diciendo que también debería ser psicométrico.
La del Movimiento de Regeneración Nacional dijo que la Ciudad de México tendrá a su primera gobernante mujer pero no será Alejandra Barrales. Aseguró que al llegar a la administración capitalina encabezará un gobierno con planeación y no de ocurrencias.

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS 2018