| 

Entrevistas

Un tejido social protector y aumento de diversos ilícitos, pruebas de un cártel en Tláhuac, dice académico de la UNAM

Ciudad de México.- Para el investigador de la UNAM René Jiménez Ornelas, resulta más que evidente que en Tláhuac ha venido operando una estructura criminal que se comporta como un cártel de la droga, muy a pesar del discurso oficial, pues el entorno y el contexto social imperantes dejan ver la clara huella de esa actividad delictiva en aquella demarcación.

El doctor en sociología dice que para llegar a esta conclusión basta con revisar el comportamiento de algunos delitos asociados con dicha actividad criminal, como el incremento del homicidio doloso, del robo de automóviles, la extorsión y otros ilícitos, además de que en Tláhuac existe un claro tejido social protector de los delincuentes.

Jiménez Ornelas recuerda que, cuando hace dos semanas la Marina Armada de México abatió a Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “El Ojos”, habitantes de Tláhuac bloquearon calles y vandalizaron autobuses, además de que en el sepelio del líder criminal se hicieron presentes decenas de personas en apoyo al presunto narcomenudista.

“Será narcomenudista o no (El Ojos), pero su poder era tal que nos vuelve a señalar lo que se decía de los grandes capos, de que eran protegidos por un tejido social, y aquí fue evidente el tejido social”, expone el investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la máxima casa de estudios.

Lamenta que el discurso oficial señale sistemáticamente que en la capital del país no hay carteles, como también se dice que la violencia no es de tal envergadura, sin embargo, explica que si bien la Ciudad de México no es la más violenta, sí hay una actividad ilícita similar a la que se experimenta en otras entidades federativas. “Negar eso es desconocer una realidad que estamos viviendo”, señala el académico.

En entrevista con Capital CDMX, Jiménez Ornelas recuerda que en la Ciudad hay una cifra elevada de homicidios dolosos y que generalmente ese delito se da por enfrentamiento entre bandas o en relación con el crimen organizado.

“Si no le quieren llamar cártel es porque no quieren reconocer una realidad que está golpeando la seguridad de la ciudadanía en la capital del país. No lo aceptan porque tratan así de mantener un escenario de diferencia sustantiva con el norte del país, con Michoacán o Guerrero, donde el enfrentamiento de los cárteles es una cotidianeidad y representa la violencia que existe a lo largo y ancho del país”, dice el doctor en sociología.

Agrega que, si el grupo delictivo comandado por “El Ojos” fue una derivación de la organización criminal de los Beltrán Leyva, más fuerza toma la hipótesis de que el de Tláhuac es un cártel, pues tiene experiencia previa en ese tipo de operación.

Considera entonces que reconocer esta realidad, puede llevar a las autoridades capitalinas y federales a combatir mejor a dicho grupo delictivo, y no como hasta ahora ha ocurrido, sin un análisis integral y con el riesgo de que la violencia genere más violencia.

Luego de que Miguel Ángel Mancera rechazara la denominación de cártel para la banda encabezada por “El Ojos”, el investigador de la UNAM reflexiona sobre un hecho sintomático, que es la infiltración del crimen organizado en estructuras de gobierno, como ocurrió en Tláhuac, donde se ha comprobado que familiares y gente cercana a Felipe de Jesús Pérez Luna eran funcionarios de la demarcación. ““Eso te demuestra que hay escenarios similares a los de otras regiones y donde la Ciudad de México no está exenta”, expone René Jiménez Ornelas.

Destaca además que en las entidades vecinas a la Ciudad de México, como Morelos y en municipios conurbados del Estado de México, se ha tenido conocimiento de la operación del cártel de los Beltrán Leyva o de células de la Familia Michoacana.

René Jiménez Ornelas alerta sobre otro hecho evidente. Dice que haber eliminado a “El Ojos” no quiere decir que se haya erradicado de raíz a la estructura criminal del cártel de Tláhuac, que opera en otras demarcaciones como Milpa Alta, Xochimilco y Ciudad Universitaria, en la delegación Coyoacán.

Etiquetas CDMX Tláhuac UNAM El Ojos Narco Cártel

COMENTARIOS

MÁS Entrevistas