| 

Editoriales

Un buen lunes

Ciudad de México.- El lunes 6 de noviembre supimos de un cañonazo de información analizada contra los evasores de impuestos y de otro, contra los criminales y sus aliados en el gobierno. El primero surgió del periodismo de investigación, el segundo de cubículos académicos.

?La globalización tiene aspectos nocivos y positivos.Es grato constatar que el periodismo de investigación ha sido capaz de adaptarse a los nuevos tiempos y establecer proyectos de colaboración planetarios.

Quienes integran el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación difundieron los primeros resultados del análisis de 13 millones 400 mil documentos que detallan cómo las élites económicas y políticas esconden su dinero para no pagar impuestos. Los 382 periodistas de más de 90 medios de 67 países dedicaron meses al examen de la extraordinaria colección de los llamados “Papeles del paraíso” (Paradise Papers).

?Hasta ahora, el impacto mayor lo han recibido las grandes multinacionales estadounidenses y el círculo de empresarios –yerno incluido– que rodean a Donald Trump. Entre los mexicanos que posiblemente evadieron al fisco destaca el ya fallecido líder obrero (y priista) Joaquín Gamboa Pascoe al cual le detectaron 15 millones y medio de dólares en un paraíso fiscal.

?El segundo obús salió de la Clínica de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas en Austin en colaboración con el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios de Coahuila. El título y subtítulo del estudio, coordinado por el profesor Ariel E. Dulitzky, resumen a cabalidad el contenido: Control… sobre todo el estado de Coahuila. Un análisis de testimonios en juicios contra integrantes de Los Zetas en San Antonio, Austin y Del Rio, Texas.

?La investigación se sostiene en los testimonios y la información de tres juicios impulsados por la fiscalía del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Algunos hechos ya habían sido difundidos periodísticamente, otros son originales. Es una inquietante visión panorámica del poder alcanzado por Los Zetas en Coahuila gracias, en buena medida, al respaldo recibido de políticos y empresarios. Es un ejemplo de un grupo de académicos involucrándose en temas tan ásperos y tan inevitables, como la violencia criminal, la corrupción oficial y social y la tragedia humanitaria que padecemos.

?Imposible anticipar cuáles serán los efectos de los dos cañonazos informativos. Habrá lectores que reaccionen pensando que tenemos años documentando la corrupción y la violencia criminal sin que cambie nada. Es cierto. En 1982 José López Portillo gritó en su último informe “¡No nos volverán a saquear!”, pero volvieron a hacerlo en los noventa con el Fobaproa y durante el gobierno de Enrique Peña Nieto la corrupción sale a borbotones como lo demuestran, año tras año, los informes del Auditor Fiscal de la Federación. Seguimos siendo el paraíso de la impunidad.

?Llevo medio siglo analizando y participando en la vida pública y reconozco lo difícil y frustrante que resulta tener conciencia sobre nuestros problemas y las resistencias al cambio. Esa realidad dificulta la participación ciudadana que nace de la mezcla adecuada de indignación y esperanza, pero requiere la constatación de que el tiempo invertido tendrá consecuencias positivas. Se requiere algo de necedad para perseverar, pese a las avalanchas de impunidad y violencia que forman parte de nuestra vida diaria.

??Y sin embargo, cuando se toma una perspectiva más amplia, el balance de este último medio siglo es positivo. El país ha cambiado tanto y de cada generación salen oleadas de personas comprometidas. En los años sesenta del pasado siglo, los familiares de los desaparecidos eran ignorados por el Estado y la gran corrupción era acallada por casi todos los medios. En la actualidad hay un buen número de instituciones sociales, empresariales y de comunicación presionando constantemente a las élites para que atiendan a las víctimas y frenen el saqueo. Es una guerra de trincheras entre la opacidad y el derecho a la información. A veces se pierde y en ocasiones se gana.

?Los “Papeles del paraíso” y la investigación sobre Los Zetas en Coahuila alientan a seguir exigiendo rendición de cuentas. Para quienes buscamos un cambio profundo y duradero fue un buen lunes.

Twitter: @sergioaguayo

Etiquetas CDMX Paradise Papers Humberto Moreira

Sergio Aguayo

Académico y analista. Nació en Jalisco y creció en Guadalajara. En 1971 llegó a la ciudad de México a estudiar la licenciatura en Relaciones Internacionales en El Colegio de México. Realizó la Maestría (1971), doctorado y post-doctorado (1977-1984) en la Universidad Johns Hopkins. Desde 1977 es profesor investigador del Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México y tiene el Nivel III en el Sistema de Investigadores. Actualmente coordina el Seminario sobre Violencia y Paz en esa institución.

COMENTARIOS

MÁS Editoriales

  • Cuando se es legislador

    Ciudad de México.- Cuando se es legislador, se abre una disyuntiva sobre como se debe actuar y no me refiero a la transparencia sino a la honestidad, no la que tiene que ver con los dineros sino...


  • La tolerancia según los intolerantes

    Ciudad de México.- Esta semana se celebra el Día Internacional para la Tolerancia, instaurado por la ONU apenas en 1996. Lo recordaremos inmersos en tiempos de oscuridad, dado que los políticos se encuentran huérfanos de ideales y...


  • El daño moral

    Ciudad de México.- Sin buscarlo ni quererlo, me inscribieron en un club tan selecto que sólo tiene tres miembros. Humberto Moreira y Eruviel Ávila, exgobernadores del PRI, seleccionaron a Pedro Ferriz de Con, Humberto Padgett y...


  • CDMX a prueba

    Ciudad de México.- A lo largo del siglo XX, México desarrolló una importante tradición de refugio. Este es el país que acogió a los refugiados españoles que huían de la dictadura de Franco y cuyo cónsul en Francia, Gilberto Bosques Saldívar, salvó a miles de personas...



  • Irracionalidades

    ?           Al Centro Pro, constructor de un México mejor.   Boston. La irracionalidad corroe la civilidad. ¿Cómo detenerla?, ¿cómo revertirla? Lo discuto con la manipulación electoral que están haciendo en...