UNAM detalla posibilidades para frenar la cadena de transmisión del coronavirus



Ciudad de México.- El miembro de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus Malaquías López Cervantes detalló recomendaciones para cortar la cadena de transmisión del coronavirus ante los posibles escenarios que se susciten a causa de la emergencia por dicho virus.



El académico de la Universidad Nacional opinó sobre las distintas medidas tomadas para “cortar la cadena de transmisión” del coronavirus; acerca de la cuarentena refirió que es “la más extrema”, no obstante, “si algún miembro de la familia o del grupo con el que se habita estuviese contagiado, podría contaminar a los demás dentro de la vivienda, pero no a los vecinos, a menos que haya algún tipo de contacto”.



Aunque el docente de la Facultad de Medicina acepta que la cuarentena es efectiva para minimizar y cortar la cadena de transmisión, también advierte que dicha medida es difícil de implementar.



Sobre la propuesta de “detener todo durante dos semanas”, sentenció que para que la medida sea efectiva debe de tenerse una cifra certera de las personas contagiadas y que desarrollarán la enfermedad al término de ese plazo pues de lo contrario “lo más probable es que quienes estén en etapa presintomática inicien de nuevo cadenas de transmisión, y entonces será difícil controlar la situación”.



El doctor López Cervantes estima que no se puede prolongar el tiempo de aislamiento pues eso trairía repercucipnes sociales, políticas y económicas muy altas; en este escenario puede surgir la fase 3 de contagio que significa contagios entre grandes cantidades de personas.



Una solución factible para el universitario es “dejar que se contagien los jóvenes”, con ello podría cortarse la cadena de transmisión “asumiendo que no desarrollarán una enfermedad severa, y que al aumentar la inmunidad del grupo de personas menores de 50 años también se va a cortar la cadena. A esto se le llama ‘inmunidad de grupo’ y lo que importaría en este escenario sería proteger a las personas que son susceptibles”.



Ante la incertidumbre de las posibilidades con las que cuenta México para atender a varios pacientes en calidad de urgencia en un breve tiempo –pico de la epidemia-, López Cervantes explicó que este pico se puede aplanar con la posibilidad del aislamiento social pues puede servir para controlar la aparición de nuevos casos y diseminarlos a través del tiempo.



Otro aspecto en el que enfatizó el médico fue en que se debe ofrecer mejor acceso a la información para que la población conozca dónde se dan los brotes más importantes de contagios comunitarios.