Tuvieron que acusar de cohecho a presuntos feminicidas de Fátima, para poder capturarlos



Ciudad de México.-Una vez ubicados en una casa del Estado de México, pero sin contar con una orden de aprehensión en contra de los presuntos feminicidas de la pequeña Fátima, policías del municipio de Atizapán tuvieron que acusar de cohecho a Gladis Giovanna Cruz Hernández y a Mario Alberto Reyes Nájera, para poder capturarlos.



El secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad (SSC), Omar García Harfuch, detalló el proceso que se siguió ayer para la detención de ambos imputados y que se prolongó por aproximadamente 12 horas.



De acuerdo con el funcionario, cuando ambos imputados fueron ubicados ofrecieron dinero a los policías mexiquenses para que los dejaran libres y ese solo elemento fue suficiente para acusarlos por cohecho en flagrancia y ponerlos a disposición del Ministerio Público en el municipio de Atizapán, donde se encontraban hasta esta mañana.



Inicialmente, la policía de Atizapán planeaba llevarlos de forma voluntaria a la Fiscalía mexiquense, pero se negaron e intentaron sobornar a los uniformados.



En conferencia conjunta con la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, el jefe de la Policía capitalina dijo que entre las 7:00 y 8:00 horas de ayer las autoridades capitalinas tuvieron la probable ubicación de los presuntos victimarios de Fátima.



Con ese dato, la jefa de gobierno se comunicó con el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, para solicitar el apoyo de la Policía de esa entidad e iniciar un operativo.



Entre las 10:00 y las 11:00 horas de ayer, la SSC capitalina envió una célula de sus elementos para colaborar con sus pares mexiquenses.



Hasta antier, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad sólo tenía los nombres de pila de Giovanna y Mario Alberto, pero eso no es suficiente para que un juez conceda una orden de aprehensión.



Fue hasta que se logró la identificación con nombre completo y con las fotografías como se inició la búsqueda, que arrojó indicios de su localización de ambos en el municipio de Isidro Fabela.



Esa información se confirmó con una llamada anónima que entre las 12:00 y 13:00 horas de ayer llegó al conmutador de la Fiscalía capitalina.



García Harfuch justificó la tardanza en proceder contra los imputados porque dijo que debe respetarse todo el proceso jurídico y el agente del Ministerio Público de la Ciudad se encuentra aún en la integración de todos los elementos de prueba para solicitar la orden de aprehensión.



Desde su detención, ayer aproximadamente a las 20:00 horas, la Fiscalía capitalina tiene 48 horas para integrar todos los elementos que permitan solicitar a un juez esa orden de aprehensión.



El jefe de la Policía aseguró que existen todos los indicios, incluidos elementos de prueba en el domicilio cateado de Xochimilco donde vivía la pareja, para obtener la orden de aprehensión y trasladarlos a un penal capitalino.



Claudia Sheinbaum detalló que Giovanna y Mario Alberto son padres de tres niños. Los menores se encuentran con un familiar de la pareja, pero a decir de la mandataria, la Subprocuraduría de Víctimas de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México está en contacto con los niños.



“Son niños en una situación de vulnerabilidad muy importante y vamos a estar ahí muy pendientes de ellos para que todo el apoyo que requiera la familia se le pueda brindar”, expuso Sheinbaum.