Trump y sus amenazas huecas



Ciudad de México.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amagó con suspender la ayuda en la lucha contra el crimen organizado, si nuestro país no hace una mejor tarea en el desmantelamiento de los cárteles de las drogas.



Es sólo un desplante que tiene más utilidad en la campaña electoral en Estados Unidos, donde los ataques a México son un buen punto de venta, que un riesgo inminente.



¿Por qué? En primer lugar, porque los más interesados en que exista un esquema de cooperación son los propios estadounidenses y el segundo aspecto es que las transferencias de recursos no son relevantes, aunque sí significan que se acepta que el problema de las drogas requiere de corresponsabilidad.



Además, y esto es muy relevante, el gobierno de México sí está colaborado con la DEA en los esfuerzos para desmantelar y golpear al cártel de Jalisco Nueva Generación.



Si se atiende bien a lo que se está señalando desde Washington, hay un reconocimiento a lo que consideran avances, como las extradiciones y el estudio sobre la producción de amapola.



La clave, en todo caso, es que desde México se realicen operaciones y acciones que ayuden a detener el tráfico de fentanilo, que es el principal desafío en la actualidad.



Por ello se decidió entregar el control de las aduanas y los puertos a las fuerzas armadas.



Si la estrategia funciona, veremos en los próximos meses capturas y aseguramientos de importancia en el Pacífico y en particular en Colima y Michoacán, donde Manzanillo y Lázaro Cárdenas son zonas estratégicas, para los criminales y para la autoridad, debido al contrabando procedente de China.



En todo caso, lo que se tendría que discutir es la poca variación en los esquemas de combate a las organizaciones criminales, al menos en lo que respecta a los compromisos con Estados Unidos, donde lejos de existir una ruptura, hay continuidad con lo que se ha hecho en los últimos años, incluidos los de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón.



Después de todo, la trampa para el futuro se encuentra en los altos niveles de violencia, en la consistencia del control criminal y en la ausencia de resultados para la sociedad mexicana, donde no hay mucha diferencia entre el pasado reciente y la actualidad, como no sea la de los episodios escandalosos como la liberación de Ovidio Guzmán, o los desplantes de los barones de las drogas, dueños, como siempre, de vidas y de haciendas.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".