Trafican con Fentanilo y Morfina desde el INER: ASF



Ciudad de México.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que personal Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) alteró recetas médicas para sustentar la salida de farmacia de sulfato de morfina y citrato de fentanilo, opiáceos usados para tratar dolores graves.

La ASF, en su revisión de la Cuenta Pública 2018, detectó que se registró en el sistema del INER más dosis de las que realmente se suministraron a los enfermos. O bien, se emitió más de una receta por paciente, por día.
“Las deficiencias en la administración de este tipo de medicamentos abre la posibilidad de un uso indebido de los mismos, representando un problema para la salud pública”, señaló la ASF en su informe.



Al revisar ocho expedientes clínicos de igual número de pacientes, la Auditoría descubrió que en el sistema se reportó 51.4% más sulfato de morfina del que realmente se prescribió a esas personas.

Incluso se registró el cobro de morfina a un paciente, pero en su expediente no se identificó su aplicación. El INER tampoco acreditó que 80% de los miligramos de sulfato de morfina que salieron de su farmacia fueran aplicados a pacientes hospitalizados o atendidos en urgencias y consulta ambulatoria.

La ASF detectó diferencias entre el QR establecido en las recetas emitidas por la Cofepris y el código numérico registrado en cada una de las recetas.

Respecto al sulfato de morfina, de las 121 recetas proporcionadas por el INER, en 119 el código bidimensional de la receta no coincidió con la clave que se encuentra debajo del mismo, lo que, en términos monetarios, equivale a mil 114.3 miles de pesos. Para el citrato de fentanilo, de las mil 611 recetas proporcionadas por el instituto, en mil 518 el código bidimensional tampoco correspondió con la clave alfanumérica registrada en la propia receta, lo cual equivalió a 765.9 miles de pesos.



La Fiscalía General de la República (FGR) y la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) han detectado cinco rutas procedentes de países asiáticos para la entrega de fentanilo a México: Singapur, China e India, con destino a la Ciudad de México, Toluca, Guerrero y Querétaro.



Ya en México, esta se distribuye a 13 estados: la Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Michoacán, Jalisco, Querétaro, Morelos, Nayarit, Sinaloa, Durango, Baja California, Baja California Sur y Sonora, con destino a Tijuana, Baja California; teniendo como meta final Estados Unidos.



Por el momento solo se tiene detectado que, los cárteles del Pacífico y Jalisco Nueva Generación son las únicas organizaciones criminales encargadas de la producción de pastillas de fentanilo.