Tigres, campeón del Apertura 2015

Ciudad de México.- El Estadio Olímpico Universitario fue el escenario de un partido de alarido que enfrentó a las Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) contra los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León en la final del fútbol mexicano.
Desde el pasado jueves, las heridas que habían ocasionado los  Tigres en su casa a los Pumas continuaban frescas, tras haberles propinado un categórico 3 a 0.  Los felinos capitalinos buscaban regresar el zarpazo en Ciudad Universitaria  y competir sin ninguna consideración hacia sus oponentes por el título de campeón del torneo apertura 2015.

En punto de las 20:30 horas en la Ciudad de México, Pumas y Tigres estaban llamados a entregar un gran partido de fútbol cuyo resultado aún resultaba una incógnita.

Pumas desde el minuto 1 se abalanzó sobre su similar en la búsqueda de irse arriba en el marcador, sin embargo, llegada tras llegada se encontraban con un muro llamado Nahuel Guzmán que detenía una y otra vez los embates de los atacantes pumas; sumando la falta de puntería y toque fino en la última jugada de los Pumas impedía que marcaran el tan ansiado tanto que les devolvería las esperanzas de remontar un marcador abismal.
Sin embargo Eduardo Herrera se vistió de héroe al clavar el primer gol del partido tras un rebote defensivo de la saga de Tigres al minuto 44 del primer tiempo. A partir de ahí los pumas volvieron a ser la fiera que lució a lo largo de la temporada regular. Y en el complemento, incansables, dejaron todo sobre el césped. Acorralaron a los Tigres y les marcaron dos goles más, cortesía del uruguayo Matías Britos (54´) y de Silvio Torales (86´) quien en todo el torneo no había sumado minutos.

El sueño de Pumas comenzaba a tomar forma y se dirigían directo a la hazaña que no se ha conseguido en el fútbol mexicano desde el año 1985; sin embargo el sueño comenzaría a tornarse en una pesadilla en el momento en el que Eduardo Herrera llega de manera tardía y le comete falta con fuerza desmedida a Briseño jugador de Tigres y sale expulsado de cara al alargue del partido.
Con un hombre menos, Pumas encaró el tiempo extra. Y Tigres se recuperó. Tanto que acorraló al local, hasta que una genialidad del francés Gignac devolvió la ventaja a los norteños. En un palmo de terreno, André-Pierre bajó el balón como maestro de clase mundial y remató a puerta para convertir un poema de gol (102’).

Solamente 18 minutos separaban a Tigres de la gloria del campeonato, manejaban el partido para consumir los minutos, pero Hugo Ayala decidiría cambiar el script del juego y agregar mayor dramatismo al partido acumulando tarjetas amarillas y saliendo expulsado (118´).
Tras un saque de banda del equipo Pumas que el paraguayo Dante López prolongó dentro del área de Tigres, el balón cayó sobre los pies del jugador Gerardo Alcoba quien no dudó en disparar a gol y así convertir el tanto que le devolvía a los Pumas el alma al cuerpo y hacia que el Estadio Olímpico Universitario se convirtiera en un manicomio pues el graderío enloqueció ya que el partido finalizaba y se llevarían a cabo los tiros de penal.

Los penaltis escribieron el renglón final de este emocionante partido de fútbol, que dejó fría a la afición de Pumas tras la falla de Fidel Martínez quien cobro el primer tiro penal y mandó el esférico a un costado de la portería que defendía en su momento el arquero Nahuel Guzmán; Gignac cobró perfecto al centro de la portería y con mucho coraje.
Ismael Sosa golpeó el balón y lo colocó al costado izquierdo del arquero; Juninho engaño a Alejandro Palacios y guardó el balón al fondo de las redes; Luis Fuentes cobró de manera soberbia al centro de la portería para convertir; “La Palmera” Rivas con un toque magistral definió con pie derecho; Javier Cortés cobrador del último penal de Pumas proyectó su disparo el cual adivinaría el cancerbero de Tigres; el penal del campeonato estaba en los pies de Israel Jiménez quien selló el título con un tiro soberbio inalcanzable para el guardameta de los Pumas.

Y es así como los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León se coronaron campeones por cuarta ocasión de la Liga Bancomer MX la noche de ayer superando a los Pumas de la Universidad Autónoma de México.

Así concluyó un partido vibrante donde 22 guerreros demostraron durante 90 minutos orgullo, corazón, valor, dignidad y gloria.