| 

2018

Solicitan asociaciones civiles su registro como observadores electorales ante la Junta Local del INE en la CDMX

Ciudad de México.- Representantes de ocho asociaciones civiles agrupadas en el Colectivo México Observa, solicitaron hoy ante la Junta Local Ejecutiva del Instituto Nacional Electoral en la Ciudad de México su registro como observadores electorales a nivel nacional para los comicios del próximo año, bajo la premisa de fortalecer la cultura de la legalidad y la democracia, toda vez que 50 por ciento del padrón electoral en el país considera inútil el ejercicio del voto.

Ante el Vocal Ejecutivo del INE en la Ciudad, Donaciano Muñoz Loyola y vocales de juntas distritales, se presentaron a solicitar su registro como observadores los integrantes de la Asociación Nacional Cívica Femenina (Ancifem), la Asociación de Especialistas en Derechos Humanos y Protección del Voto, la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, Ethos Interacción Ciudadana Global, Fundación Movimiento por la Certidumbre (Moce), Los Dos Méxicos, Tendiendo Puentes y Ouroboros.

Durante el acto protocolario para solicitar su registro como observadores, los representantes de estas agrupaciones destacaron que su objetivo es trabajar conjuntamente en el desarrollo de estrategias, metodologías e instrumentos que permitan vigilar eficientemente los comicios federales y locales en todo el país.

Destacaron que el Colectivo México Observa está integrado por agrupaciones nacionales apartidistas y sin fines de lucro, que suman una experiencia de años e incluso de décadas en la observación de comicios, tal es el caso de Ancifem que desde 1989 desarrolla trabajo de vigilancia en comicios, o el caso de Moce y la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, que cuentan con experiencia desde 1994.

Donaciano Muñoz explicó que será en noviembre, durante la sesión de instalación de la Junta Local Ejecutiva, cuando se analizará y, en su caso, aprobarán las solicitudes de estas asociaciones, en apego al calendario del proceso electoral.

El funcionario destacó el reto que representarán los comicios del año próximo, pues estarán en juego 3 mil 416 cargos de elección popular en todo el país.

En el caso de la Ciudad de México, agregó, habrá elecciones concurrentes para elegir al Presidente de la República, senadores, diputados locales y federales, así como la elección del Jefe de Gobierno, alcaldes y concejales, lo que implicará que en la Ciudad se instalen más de 13 mil casillas.

Sobre el trabajo de observación electoral que buscan realizar, Guadalupe Arellano Rosas, representante de la Ancifem expuso que para los próximos comicios esas agrupaciones le apuestan a tener cobertura en un 80 por ciento del territorio nacional, para lo cual buscarán más aliados a nivel local, con otras organizaciones y universidades.

Dijo que en conjunto, las asociaciones agrupadas en el Colectivo México Observa suman más de 100 años de experiencia en el trabajo electoral, cada una enfocada a segmentos específicos, como el trabajo con jóvenes, comunidades indígenas, blindaje de programas sociales o con mujeres. Es una conjunción de metodologías y perspectivas, explicó.

Recordó que en los comicios de 2015 lograron acreditar a más de mil observadores, pero precisó que ante el reto que representan las próximas elecciones se requiere un ejército de personas, sobre todo para cubrir aquellas zonas clasificadas como focos rojos.

Los focos rojos, explicó, son aquellos territorios donde se presentan más delitos electorales y para eso tienen detectados corredores en distintos estados del país, como es el caso del turismo electoral, que tiene mayor prevalencia en entidades como Puebla, Estado de México, Veracruz e Hidalgo.

Guadalupe Arellano lamentó que cada vez sea más frecuente ver lo más burdo de delitos electorales, como en Veracruz, donde en días previos a los comicios aparecen pancartas o se realizan llamadas telefónicas a los hogares de los ciudadanos a nombre de supuestos comandantes, advirtiendo a la población que no salgan de sus casas a votar porque ese día habrá actos de violencia en las calles.

“Ese tipo de conductas las veíamos sólo en zonas rurales, pero recientemente lo vimos en ciudades como Boca del Río”, detalló la especialista.

También alertó de conductas como la compra y coacción del voto a través de la entrega de recursos, pero más asociado al aprecio y la gratitud de la gente que a un verdadero compromiso con alguien.

Consideró que las penas de prisión no son lo suficientemente graves para inhibir los delitos electores.

Dio a conocer que un acuerdo al que han llegado como Colectivo México Observa es que, una vez realizada la observación electoral, acudirán al Congreso de la Unión con las conclusiones de su trabajo, para tratar de incidir entre los legisladores.

Etiquetas CDMX INE Observadores electorales

COMENTARIOS

MÁS 2018