Siguen los contratos a empresas sin experiencia; Sedena entrega 200 mdp



Ciudad de México.- La limpia al interior de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena), encomendada por el presidente de México, Andrés Manuel Lopez Obrador, a Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa, parece no estar facil, particularmente en el abasto de las Fábricas de Vestuario y Equipo, en donde diversas empresas relacionadas con Patricia Manón Romero Rodríguez y familiares cercanos acumularon millones de pesos en contratos con la administración de Enrique Peña Nieto y parece que pretenden seguir bajo el mismo régimen de antes.



En diciembre pasado la Sedena le asignó a Caroem Construcciones un contrato de 223 millones 007 mil 481 pesos por la adquisición, instalación, calibración y puesta en marcha de cuatro máquinas para procesar tela, a pesar de no contar con experiencia en la industria textil.



Tal como como consta en actas del Registro Público, la empresa fue creada en la Ciudad de México en 2013 y su principal accionista es Neri Armando Morales Romero, presunto familiar de Patricia Manón Romero Rodríguez.



De acuerdo con datos del portal Compranet, la firma logró apenas cuatro contratos con la Ciudad de México y dos con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), antes de que resultara ganadora del procedimiento LA-007000-998-E253-2019.



En 2018 la Secretaría de Obras y Servicios capitalina, a través de una Licitación Pública, le otorgó un contrato a Caroem Construcciones para reencarpetar Insurgentes Sur, trabajo por el que cobró 29 millones 470 mil 238 pesos.



Asimismo, la Alcaldía Magdalena Contreras -un año antes- le adjudicó de manera directa la Rehabilitación de la Carpeta Asfáltica en diferentes colonias de la demarcación por 168 mil 537 pesos. Mientras que en 2016, obtuvo dos contratos con el AICM, uno para adecuar espacios de oficinas y otro por la rehabilitación del sistema de voz y datos de las oficinas.



Cabe destacar que a Patricia Manón Romero Rodríguez se vincula con otras empresas que también proveen a la Sedena.



Entre ellas se encuentran Zagis S.A. de C.V., proveedora de hilo en donde al menos 12 años atrás, Manón Romero habría comenzado a trazar su millonario camino como representante legal de la firma que, de 2014 a 2019; Nicela S.A. de C.V. de su hijo mayor, Mario Alfonso Ortiz Romero, también se ha distinguido por tener como clienta única de sus colorantes, entre otros productos, a la Sedena dentro de la administración pública, por lo que en el mismo periodo suma 40 acuerdos contractuales por un total acumulado que rebasa los 700 millones de pesos; así como Introm Textil S.A. de C.V. e Intman S.A. de C.V., fundadas por Patricia Manón y su hijo menor, Alejandro Gutiérrez Romero, en 2008 y 2010, respectivamente.



Mario Alfonso también creó a Operadora Safrat con la que suma nueve contratos firmados de 2017 a la fecha, siete de ellos por más de 57 millones de pesos, además de otro por 521 mil 900 dólares este año y otro por 340 mil dólares de 2018.



Además figura Hollond Textile Solutions, empresa que a pesar de estar ligada al caso de los Panama Papers se quedó con tres contratos por 8.4 millones de pesos en 2019, dos de ellos también por adjudicación directa. Su principal accionista es Agorta S.A. de C.V., firma que ha compartido domicilio con Introm Textil e Intman en Arquímedes 130, oficina 202, Polanco, es dueña de la mayor parte de las acciones.



Tanto Introm Textil como Zagis han facturado montos millonarios a Servicios Corporativos Tadicorp S.A. de C.V., la cual, en abril de 2019 fue listada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como una Empresa que Factura Operaciones Simuladas y/o inexistentes, tal como se observa en el oficio 500-005-2019-7349.



Entre abril y diciembre de 2015, Tadicorp emitió cinco facturas para Introm Textil por 5 millones 225 mil pesos; mientras que en el caso de Zagis el monto ascendió a más de 4 millones 220 mil pesos, de marzo de ese mismo año a septiembre de 2016.



Adicional a todo lo anterior, no hay que dejar de lado que, cuando fue dado a conocer el fallo de la Licitación Pública Internacional Bajo la Cobertura de Tratados LA-007000-998-E253-2019, Agustín Radilla Suástegui, aún fungía como Director de la Fábricas de Vestuario y Equipo, mismo que recientemente se habría visto inmerso en el escándalo de la compra de chamarras rompevientos, y sobre quien se dice que desde la Oficialía Mayor controla las Fábricas como si todavía estuvieran a su mando.