| 

2018

Sheinbaum cierra campaña en tres delegacionales, entre ambiente festivo pero también de temor a un fraude

Ciudad de México.-En la víspera de su cumpleaños 56, Claudia Sheinbaum encabezó este sábado el penúltimo de sus actos de cierre de campaña, en medio de un ánimo festivo pero al mismo tiempo de una tensión intrínseca generada por evidentes y sistemáticos actos de compra del voto, guerra sucia y de violencia que marcaron los tres meses de proselitismo electoral.

Como parte de los actos de cierre, la candidata a Jefa de Gobierno asistió a las delegaciones de Tláhuac, Magdalena Contreras y Coyoacán. En las dos primeras encabezó las llamadas Caravanas de la Victoria, menos en esta última debido a la lluvia.

Como lo ha hecho en cada acto político a lo largo de la campaña, Sheinbaum pidió a sus simpatizantes salir a votar libremente y extender esa invitación entre vecinos, amigos y familiares, como la herramienta más efectiva que Morena y ella misma ven para impedir cualquier intento de fraude.

En Tláhuac, al mediodía, miles de personas formaron parte de esta caravana que se ambientó con música de tambora, carros alegóricos, arlequines y personas en zancos. En la entrada del pueblo de San Francisco Tlaltenco, en cuya plaza concluyó la caravana, la ex delegada de Tlalpan recibió una canasta de panes y apreció la representación de una ofrendas de muertos.

Bajo un rayo de sol intenso, Sheinbaum pronunció uno de los discursos más largos de estas caravanas, la modalidad con la cual decidió hacer sus últimos eventos de proselitismo electoral.

En 23 minutos la candidata hizo un repaso de todas las promesas que ha anunciado a lo largo de estos meses. Se detuvo en el tema de seguridad, justo para una delegación donde la delincuencia organizada y específicamente el narcomenudeo ha hecho de las suyas.

Dijo a la gente que no se deje engañar por discursos en los que se acusa a los jefes delegacionales de la inseguridad que prevalece en las demarcaciones.

“Luego sale en las noticias que si la violencia y la inseguridad. Este un pueblo digno, que se reconozca a los habitantes de Tláhuac”, dijo Sheinbaum, al subrayar que la seguridad es una responsabilidad y una tarea del gobierno central.

Minutos antes, se registró un incidente menor entre un grupo de mujeres simpatizantes de Morena y otras que no lo eran. Estas últimas, al menos dos, se colocaron estratégicamente justo abajo del templete, del lado izquierdo del mismo, exhibiendo una cartulina de color verde fluorescente en el que se leía “Fuera delincuencia de Tláhuac”.

La frase llevaba dedicatoria para el ex jefe delegacional de esa demarcación y actual candidato a diputado local, Rigoberto Salgado, quien hace un año enfrentó señalamientos por un presunto vínculo con el abatido líder del cártel de Tláhuac.

Las mujeres morenistas intentaron primero bloquear la vista de esa cartulina con banderas de su partido político, pero las otras perseveraban en su intento de hacerse ver y por eso de las palabras pasaron a algunos jaloneos y la cartulina terminó hecha pedazos. Las señoras que criticaban terminaron por retirarse.

Claudia Sheinbaum les dijo a los tlahuenses que esa es una de las demarcaciones donde Morena va más arriba en las encuestas y alzando la voz aseguró que Tláhuac quiere al Movimiento de Regeneración Nacional o de lo contrario la ciudadanía los castigaría.

Por la tarde, la candidata a Jefa de Gobierno recorrió calles de la delegación Magdalena Contreras, un territorio en donde el actual jefe delegacional y militante del PRI, Fernando Mercado, dijo abiertamente que apoya a Sheinbaum, lo que le costará la expulsión del tricolor.

La abanderada de Morena le agradeció hoy a Mercado su muestra de apoyo, pero eso no la detuvo para lanzarle una advertencia a los priista que gobiernan esa demarcación.

“Le agradezco mucho al delegado por su apoyo, pero a los del PRI en la delegación les decimos que hagan sus maletitas porque ya se van”, soltó Sheinbaum.

El último punto de la gira de hoy fue Coyoacán, pero ahí la candidata no encabezó la Caravana de la Victoria. Es la primera vez que eso ocurre y de acuerdo con integrantes del equipo de campaña se debió a la presencia de lluvia.

La caravana sí se llevó a cabo pero con los abanderados a diputados y la aspirante a alcaldesa María Rojo, quienes llegaron empapados al templete donde se llevaría a cabo el mitin final, en el centro histórico de esa demarcación.

Sheinbaum llegó por la parte de atrás del templete, donde los discursos de ella, de María Rojo y del candidato a diputado local, Alejandro Encinas, llevaban el tono del agravio.

Y es que ayer, unas cartulinas y pancartas con mensajes de odio y denostación aparecieron pegadas en la puerta de la casa de María Rojo.

Hoy, Encinas lamentó la infamia y la guerra sucia en que han caído Mauricio Toledo, el candidato del Frente a alcalde, Manuel Negrete, y Valentín Maldonado, ex jefe delegacional, por la estrategia de odio a la que han recurrido. Dijo que María Rojo no está sola y ese mensaje lo refrendó Sheinbaum, quien dijo que El Tomate (Mauricio Toledo) y su camarilla ya se van.

Antes de que Sheinbaum tomara la palabra, el también candidato a diputado local Carlos Castillo interrumpió el momento para pedir a todos los presentes que entonaran las mañanitas, pues este domingo la candidata a Jefa de gobierno cumple 56 años. Un pequeño pastel con una velita salió de entre los asistentes y se lo dieron a la abanderada, quien apagó la tímida vela y todos los candidatos que estaban en el templete se tomaron la foto en torno a la festejada.







Etiquetas

COMENTARIOS

MÁS 2018