Sheinbaum calienta la CDMX



Ciudad de México.- La jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum, es la gran conductora de las elecciones 2021 en la CDMX. Todo lo que resulte de este proceso para bien y para mal será responsabilidad suya.



En esta semana de registro de candidatos de la CDMX, se ha visto que está dispuesta a todo con tal de no perder en las elecciones, hasta parece que la justicia ya es pronta y expedita.



En su partido Morena no trae el control y se va enfrentar a Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, pero ella no va sola, por eso jaló a sus porros como la base de René Bejarano y a Julio César Moreno.



Las señales que ha mandado Sheinbaum es la de avasallar usando como negociación política a la Fiscalía General de Justicia de la CDMX que lejos de ser autónoma sigue siendo su brazo ejecutor para amenazar a opositores como lo han sido los anteriores Jefes de Gobierno.



Ahora ya calentó la plaza en Cuajimalpa, gobernada por el priísta Adrián Rubalcava, al mandarle emisarios con amenazas para que no se inscriba en la contienda porque irán por él judicialmente y no tiene fuero.



Busca doblegar y no convencer como ya lo hizo con sus opositores en Venustiano Carranza con Moreno y en Milpa Alta con Octavio Rivero.



El asunto es que Rubalcava es respondón y siempre ha defendido su territorio con furia. Hoy denunció que ha recibido amenazas de muerte y advirtió que la violencia política en este año está a tope, pese a que Andrés Manuel López Obrador ya diseñó un plan con poco éxito.



No es casual que Sheinbaum haya reactivado la investigación de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, amigo de Ebrard y Monreal. Si la violencia se apodera del proceso electoral de la CDMX no solo se estará jugando con fuego sino darán paso al partido del crimen que dicen combatir.



No hay que jugar con fuego si no sabe como apagarse y menos si en juego está la gobernabilidad de la capital del país, ya trastocada por minimizar el poder feminista.

NOCAUT. A propósito de Cuajimalpa, la semana pasada la Jefa de Gobierno habló por teléfono con el dirigente nacional del PES, Hugo Eric Flores, para decirle que la demarcación es para ellos así que en sus manos estaba la decisión de poner al candidato. El PES por ser partido nuevo no puede ir en alianza, sin embargo, Morena es un partido de mañosos y acostumbra hacer eso de “prestar” candidatos.

Por ello, Flores se decantó por Francisco Saldivar y a la deriva quedó Roberto Candia, quien asegura ser el candidato de Sheinbaum. Morena no ha oficializado el resultado porque en lo oscurito está registrando a sus candidatos y hasta el 15 de marzo se conocerá el acuerdo final. Por lo pronto hay grilla y agravios interminables. ¡Abrazos, no periodicazos!

  • Luis Eduardo Velázquez

    Luis Eduardo Velázquez

    Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.

Etiquetas: Noticias