Señor, perdónalos. No saben lo que hacen



Ciudad de México.- No es crítica a los 20 mandamientos del pastor Andrés Manuel López Obrador sobre su “Guía Ética para la Transformación’’ dirigido a ocho de los más de 120 millones de mexicanos de quinen es nuestro Presidente, pésele a quien le pese, como mandata la Constitución General de la República.



Veamos: respeto a diferencias, la vida, dignidad, libertad, amor, sufrimiento, placer, pasado y el futuro -no el presente-,perdón, redención, igualdad, vedad, fraternidad, leyes, justicia, autoridad, poder, trabajo, riqueza, economía, acuerdos, familia, animales, plantas y cosas.



Pues bien, eso es todo lo que le ha hecho siempre falta a la sociedad, ayer y hoy. Todo está plasmado en desde 1917 en 136 artículos y 19 transitorios de la Carta Magna, pese a los “manoseos’’ que han hecho gobernantes del PRI y PAN con sus esbirros 500 diputados y 128 senadores de gobierno en turno, que abusan cuando son mayoría.



Eso está ocurriendo ahora. Los legisladores de cualquier partido locales o federales en 32 Estados solo han manipulado la aplicación de preceptos de acuerdo con la “Nomenklatura’’ en turno.



Hoy la tiene el otrora Movimiento de Regeneración Nacional y hoy partido Morena. Se regodean, pero dónde está la sustancia de su proceder.



Siempre las reformas o propuestas son a favor del “Sistema’’. Ese que pretende cambiar o establecer López Obrador y sus huestes, muchos salidos o corridos por ambiciones, más que por cambios o transformaciones.



Vamos punto al punto.



La diferencia: evitemos imponer “nuestro mundo” al mundo de los demás. Es la agenda que fija en las mañaneras todos los días. Lo demás “él tiene siempre otros datos’’.



La vida: no hay nada más valioso que la vida, la libertad y seguridad de las personas. Y los más del millón contagiados del COVID-19 y 100,000 muertos, los cerca de 100 muertos diarios reportados por su Sistema de Datos.



La dignidad: no se debe humillar a nadie. Y las personas que descalifican porque piensan diferente a él o los reporteros o periodistas que ha denostado.



La libertad: la paz y libertad son inseparables. Nadie puede estar en paz sin libertad. ¿Dónde está? El amor: el amor al prójimo es la esencia del humanismo. Igual. El sufrimiento y el placer: no hay mayor alegría que la felicidad de los demás.¿Lo sabrá?



Pasado y futuro: quien no sabe de dónde viene, difícilmente sabe a dónde va. Por eso hay que chutarse el adoctrinamiento. La gratitud: el agradecimiento es la mayor virtud en una persona. Lo ha hecho con todos los que votaron por él, aunque los inunde de agua, les niegue medicinas o quite recursos.



El perdón libera a quien lo otorga y a quien lo recibe. Estará tranquilo, por eso no se confiesa. Redención: no se debe enfrentar el mal con el mal. No persigue. Igualdad: la buena ley de moderar la opulencia y la indigencia; no puede haber trato igual entre desiguales. En que se observa.



La verdad, la palabra y la confianza: no mentir, no robar y no traicionar. Qué hace todos los días. Fraternidad: ser fraterno es hacer propios los problemas de los demás. Lo ha sido. Leyes y justicia: al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie. Todo por la razón y el derecho; nada por la fuerza. ¡Claro! ¡Solo los suyos!



La autoridad y el poder: el poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás. Dónde está. Trabajo: hay una satisfacción al tener uno y disfrutarlo. Ya recupero el más del millón que no tiene chamba. La riqueza: no es más rico el que tiene más sino el más generoso. Que le pregunte a sus hijos y socios.



Los acuerdos: que los compromisos se cumplan. Esperamos que el Sector Salud sea como el de Dinamarca o Gran Bretaña el 1 de diciembre. La familia: es la principal institución de seguridad social en el país. Tiene razón, que explique a los deudos de los desintegrados.



Los animales, las plantas y las cosas: al cuidar el aire, agua, tierra, plantas, animales y cosas, nos cuidamos todos. Cierto.

COMMODATO



Ustedes dirán.

  • Rubén Torres

    Rubén Torres

    Defeño, reporteando desde 1980. Graduado en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1984-1988. Trabajó 13 años en Inter Press Service (IPS), corresponsalía en México, donde fue becario del entonces Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización de las Drogas (PNUFID) hoy JIFE. Reportero de los periódicos El Día, UNOMASUNO, El Nacional, Agencia Notimex, El Sol de México y El Economista. Hoy corresponsal en Chetumal y Cancún en Luces del Siglo. He cubierto casi todas las fuentes, menos espectáculos, esos los doy y deportes. Profesor de periodismo durante 20 años en la extinta escuela de Periodismo y Arte (PART).