Senado debe crear una Política Exterior de Estado: Álvarez Icaza



Ciudad de México.- El senador Emilio Álvarez Icaza señaló que la política migratoria y exterior deben de ser una política de Estado para posicionar el papel de México en el mundo, por lo cual desde el Senado se debe trabajar para su creación.



Durante su intervención en el Foro virtual llamado Política Migratoria y relaciones con Estados Unidos, organizado por la organización Futuro 21, el legislador mencionó que en el caso de la política exterior en México se manejan asuntos con un discurso diferente de lo que en realidad pasa en los hechos.



“Aunque los hechos apuntan, por ejemplo, a que México es claramente, de facto, un país tercer-seguro, nos dicen que no ¿entonces cómo entendemos a las 70 mil personas que están en la frontera, ellos qué son?”, cuestionó Álvarez Icaza.



TE PUEDE INTERESAR: Convocarán a Ebrard a comparecer ante el Senado y conocer alcance de la visita de AMLO a EU



Agregó que no hay una política de Estado que atienda a los migrantes que se aglomeran en localidades fronterizas del norte y del sur como Tijuana o Tapachula; como resultante de esta falta de intervención estatal, señaló, se han intensificado las confrontaciones entre vecinos y migrantes.



“Tienes miles de personas como almas en pena agudizando la contradicción con la población que salió a recibirlos y ahora les tiene miedo, y que utilizan a Chiapas como espacio de contención”, dijo.



El sociólogo indicó que así como no hay una política de Estado, no existen albergues en municipios como Tapachula donde los migrantes puedan asearse, ir al baño o comer; situación que desata “una conflictiva social por la ausencia del Estado en los tres órdenes de gobierno”, que además, acusó, niegan el problema lo que podría llevar al agravamiento del mismo.



Se dijo decepcionado del rol que juega el Senado en materia de Política Exterior pues refirió que en cuestiones tan importantes como la ratificación del Secretario de Relaciones Exteriores de la actual administración, Marcelo Ebrard acudió primero a Estados Unidos, “no estaba ni ratificado por el Senado de la República y ya estaba representándonos”.



Ante eso, denunció que pareció para el canciller más importante presentar “sus cartas credenciales” en Estados Unidos que trabajar en una Política Exterior, “era fundamental que fuera primero al Senado”.



En relación al T-MEC, el legislador afirmó que los anexos de dicho tratado sobre la regulación laboral no fueron leídos por el 98% de los senadores ya que “tres horas antes de que se votara, salió”.



De igual forma, criticó la apresurada aprobación de dicho tratado en México en comparación a los otros países firmantes; así, cuestionó al propio órgano legislador por la rapidez con que se aprobó el T-MEC y que se tuviera que volver a votar por las correcciones hechas por EUA y Canadá.



Como falta de eta política exterior referida desde el Estado, Álvarez Icaza habló de la reciente visita del presidente, Andrés Manuel López Obrador, a Estados Unidos pues “ni siquiera en la Comisión de Relaciones Exteriores” del Senado se tuvo conocimiento de ésta.



“A la permanente les avisaron hace dos días: el titular del Ejecutivo, en representación de todos nosotros, no va a estar dos días; perdón, pero ese no es el rol del Senado de la República”, sentenció.



Recalcó la necesidad de construir una dinámica diferente en la que el Canciller se presente con los senadores en otros términos y así se construyan “los pilares de Política Exterior en otros términos”.



Por último, acusó que la Cancillería y el Ejecutivo se mueven con la orden de “no hagan enojar a (Donald) Trump” y comparó la relación México-Estados Unidos como una relación de violencia intrafamiliar donde México se debe portar bien para no ser golpeado por lo que llamó a los integrantes del Senado a, al menos, discutir los hechos para crear una Política Exterior.



Por último, mencionó los agravios que se han cometido en el país en contra de centroamericanos migrantes como la matanza de San Fernando y las violaciones a las mujeres migrantes y lo que implica que no haya un posicionamiento ante esto desde el poder legislativo que, de hecho, es una responsabilidad constitucional; “pasar por México es un sufrimiento tremendo”.