| 

Política

Se va Lozano del PAN. Intentó ser candidato al gobierno de Puebla y quedó excluido

Ciudad de México.- Siempre polémico por su estilo de hacer política y por su cercanía al poder, Javier Lozano renunció este martes a su militancia de 12 años en el Partido Acción Nacional, bajo el argumento de que ese instituto político ha perdido rumbo e identidad.

En un mensaje que difundió a través de sus redes sociales, el ahora ex panista dijo que en el PAN se vive una auténtica farsa y una simulación por lo que calificó como la "imposición de un joven dictador", en referencia a Ricardo Anaya.

Lo cierto también es que la salida de Lozano se da justo cuando ha fracasado su intención de ser el candidato panista a gobernador en Puebla, luego de que el ex mandatario estatal, Rafael Moreno Valle logró impulsar a su esposa Martha Ericka Alonso Hidalgo, para que ella compita por esa posición.

La ex primera dama poblana renunció la semana pasada a su cargo como secretaria general del comité panista en esa entidad. Días después Moreno Valle anunció su decisión de respaldar a Ricardo Anaya y al Frente por México, lo que valió una agria protesta de Lozano en redes sociales, quien recriminó no haber sido consultado al respecto.

Durante los dos últimos años Lozano dio muestra de su interés, primero por encajar en el equipo político de Moreno Valle, y luego para posicionarse como aspirante al gobierno de Puebla.

Hasta pidió licencia en el Senado para separarse algunos meses de su escaño e incorporarse al equipo del nuevo gobernador, Tony Gali, pero de nuevo regresó a la Cámara alta para, según él, defender una agenda de temas de interés nacional, como la Ley de Seguridad Interior y la ratificación del comisionado presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones, entre otros.

En el más reciente periodo ordinario de sesiones que se realizó en el Senado, Lozano conformó un grupo con otros legisladores albiazules que fueron parte del gobierno calderonista, como Salvador Vega Casillas, Ernesto Cordero, Roberto Gil y Jorge Luis Lavalle. A ellos se les conoció con el mote de "rebeldes del PAN" y conformaron una alianza con el PRI para, entre otras cosas, nombrar a Cordero como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara alta y aprobar leyes tan polémicas como la de Seguridad Interior.

En últimas fechas, Lozano se convirtió en duro crítico de las decisiones que tomó la dirigencia panista para aliarse electoralmente con el PRD y el MC, y bajo esa plataforma impulsar la aspiración presidencia de Ricardo Anaya.

En su mensaje de 3:16 minutos que difundió en redes, Lozano lamentó que el PAN esté replicando actitudes de otros partidos cón absoluta candidez e impunidad.

Acusó que desde la dirigencia nacional se impuso una lógica de exterminio y exclusión, además de que se utilizaron los tiempos del partido en medios de comunicación con fines estrictamente personales.

Señaló directamente a Anaya de presionar a las dirigencias estatales del partido, condicionando presupuesto y candidaturas, además de amagar con expulsiones para quienes no estuvieran con él, y fustigó la alianza con la "más retrógrada izquierda".

Aclaró que se va del PAN pero no de la política ni de la vida pública, aunque no precisó si regresará al PRI, partido al que perteneció antes de afiliarse a Acción Nacional, aunque en distintas entrevistas concedidas a medios de comunicación dijo que votará por el aspirante del PRI, José Antonio Meade.

Como panista, el hoy senador fue secretario del Trabajo en el sexenio de Felipe Calderón. Como priista, fue subsecretario de Comunicaciones y antes titular de la Comisión Federal de Telecomunicaciones.

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS Política