| 

Política

Se escurre Salgado de acusaciones en la ALDF por cártel de Tláhuac; pero ya preparan su destitución

Ciudad de México.- El guión de esta previsible historia se cumplió al pie de la letra en el recinto de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF). Un jefe delegacional de Tláhuac evasivo, ambiguo y por momentos hasta exasperante, acudió hoy a comparecer ante los diputados locales, sin aceptar ni decir nada sobre aquello que los legisladores querían escuchar: los presuntos vínculos de Rigoberto Salgado con el crimen organizado.

En cuatro horas y media de comparecencia, los asambleístas del PRI, PAN, PRD, PVEM, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, hicieron una exhibición política y mediática del funcionario emanado del partido Morena. Lo señalaron y acusaron de omiso, corrupto e indolente; de no querer ver lo evidente, y hasta jugaron en tono irónico con las palabras, como lo hizo el perredista Mauricio Toledo, cuando le dijo: “Le pido de favor que en esta posibilidad y en esta democracia que usted tiene, no me vaya a perseguir, no nos vaya a echar ojo”.

Los diputados, todos ellos integrantes de la Comisión de Gobierno, recalcaron la falta de legitimidad y credibilidad de Salgado para seguir al frente de la sureña delegación política, en donde Felipe de Jesús Pérez Luna, alías “El Ojos”, hizo florecer a la agrupación criminal que en el ideario colectivo se conoce como el Cártel de Tláhuac.

Las vaguedades en las respuestas de Salgado le podrían costar el cargo, porque estos diputados acordaron, al final de la comparecencia, que iniciarán un juicio político en su contra para destituirlo como jefe delegacional.

Le cuestionaron si sabía de la existencia del Cártel de Tláhuac; de la inclusión de ese grupo criminal en la nómina de la demarcación; de la operación de moto taxis como halcones y narco menudistas; de los desaparecidos; de si había sido amenazado o cooptado; si el restaurante de su familia La Carreta del Pacífico era centro de operaciones de “El Ojos”; si su director de Finanzas, Alejandro González, era operador financiero de ese grupo criminal, o de cómo había hecho para edificar una casa valuada en 6 millones de pesos, cuando su salario como delegado es de 35 mil pesos a la quincena.

De esos señalamientos casi nada respondió. Argumentó que los moto taxis habían proliferado en administraciones pasadas, emanadas del PRD. Centró su réplica en el tema de la casa, al asegurar que no era de tal valor y que gracias a que se había ventilado la dirección exacta de su domicilio, quedaban vulnerables la seguridad suya y de su familia. Cuestionó el hecho de que se filtren a los medios estos y otros datos que, por mucho, resultan imprecisos.

Salgado anotaba todas las preguntas de los legisladores en hojas y tarjetas, y hasta pidió a Leonel Luna que le pasara tarjetas limpias, pero tal era la cantidad de anotaciones hechas, con intención o sin querer, que frente a la mesa del delegado se hizo un desorden de apuntes. Lo anterior generaba que el funcionario se tomara un tiempo bastante largo para ubicar la nota correcta y dar contestación, mientras los asambleístas lo miraban en medio de un incómodo silencio. De entre el público surgían rechiflas y hubo alguien a quien se le ocurrió activar en su celular el sonido de un grillo cuando Salgado hacia la mueca de buscar en sus desordenadas notas.

El delegado dejó la ALDF cuando la comparecencia aún no terminaba y aunque le pidieron que se quedara no lo hizo, de manera que ya no escuchó cuando el presidente del órgano legislativo, Leonel Luna, anunció que todas las pruebas exhibidas hoy por los legisladores en contra de Salgado, se remitirán a la Comisión Jurisdiccional de la Asamblea, en donde se llevará a cabo el procedimiento para su destitución.

Los asambleístas de Morena hicieron la tarea de defensa, pero más enfocada hacia el partido político que hacia su compañero de filas. Repitieron lo que ya habían dicho días antes, que la responsabilidad de la seguridad pública es del Jefe de Gobierno y que por ello debió estar en la comparecencia el secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida; además de afirmar que los problemas de delincuencia y de narcomenudeo no son exclusivos de Tláhuac, sino de toda la Ciudad de México.

Aseguraron que los ataques en contra del delegado en Tláhuac obedecen a que Morena va arriba en las encuestas en la Ciudad de México y por ello gobernarán la capital del país a partir de 2018.

Mucho antes de que Salgado abandonara la reunión, ya habían dejado la comparecencia el coordinador y el vicecoordinador de Morena, César Cravioto y Alfonso Suárez del Real, respectivamente, así que para el colofón ya sólo quedaron los asambleístas de ese partido Felipe de la Cruz y Citlali Hernández.

En lo más álgido del debate, una guerra de pancartas se desató entre el PRD y Morena en el salón “Heberto Castillo” de la ALDF, donde tuvo lugar esta reunión. Mientras los morenistas insistían en señalar con viñetas de Almeida y de Miguel Ángel Mancera la responsabilidad de la administración capitalina en materia de seguridad, los perredistas Raúl Flores e Iván Texta escribieron en cartulinas que “el verdadero crimen organizado se llama Morena”.

Los de Morena pidieron que dejaran de proyectarse en los televisores del salón imágenes de personas vinculadas a “El Ojos”, algunas de las cuales fueron contratadas por Salgado como funcionarios delegacionales, pero los morenistas no dejaron de exhibir sus pancartas y viñetas, así que esa guerra continuó.

El delegado diría que esas contrataciones se hicieron de buena fe y que es su costumbre incluir a habitantes de la demarcación en la nómina de su gobierno. “El gobierno delegacional contrata a personas de la comunidad bajo un principio de buena fe, de derecho al trabajo y para un trabajo lícito, y si las personas presentan alguna conducta antisocial, eso me lo tienen que decir las autoridades, esa es una situación, nosotros no podemos discriminar a nadie por esa razón”, argumentó.

Cartas sobre la mesa

Cuando Rigoberto Salgado dejaba el recinto de Donceles y Allende, en medio de una turba de fotógrafos, camarógrafos y reporteros, la asesora del funcionario Guadalupe Chavira, gritaba: “Esto fue una celada”.

Lo cierto es que, desde las 11:10 de la mañana, cuando inició la comparecencia, las cartas estaban echadas sobre la mesa, y casi nada de lo que pasó después llamó a sorpresa de los protagonistas de esta historia.

Quizás lo único que generó inquietud del delegado en Tláhuac, pues en ese momento se arremolinó en su silla y asintió nervioso, fue el anunció que casi al final de la reunión hizo el perredista Iván Texta, quien daba a conocer unas declaraciones hechas minutos antes por el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, en el sentido de que se abre ya una carpeta de investigación para indagar los supuestos vínculos entre Rigoberto Salgado y Felipe de Jesús Pérez “El Ojos”.

“El Gobierno Federal a través de Renato Sales acaba de informar el día de hoy, ahorita, una conferencia de prensa, en la cual se está abriendo una carpeta de investigación porque usted decía que no conocía ninguna, yo se lo informo. Ya está abierta y se está trabajando con los tres órdenes de gobierno, en la cual se está haciendo el vínculo del Cartel de El Ojos con su persona”, decía Texta.

Fue en ese momento que el perredista Iván Texta realizó la solicitud formal a Leonel Luna, en su calidad de presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF, para iniciar el procedimiento de remoción del Jefe delegacional en Tláhuac, pues se configuran los supuestos que para ello establece el Estatuto de Gobierno del DF.

“Aquí ha quedado demostrado que el hoy delegado contrató a familiares de una banda delictiva en la delegación; él firmó los nombramientos y él los contrató. Por lo cual, señoras diputadas, medios de comunicación y vecinos que nos están siguiendo en esta comparecencia, no me queda más que pedir a los diputados presentes que ante lo que aquí hemos vivido, ante la absoluta falta de respeto del delegado y las nulas explicaciones frente a todos los cuestionamientos vertidos por los grupos parlamentarios, se sustenta lo establecido en el Estatuto de Gobierno.

Le solicito al Presidente de la Comisión de Gobierno de este Poder Legislativo, inicie el procedimiento de remoción del Jefe Delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, y a los diputados integrantes de la Comisión Jurisdiccional, al diputado Armando López Campa, al diputado José Manuel Delgadillo, al diputado Israel Betanzos, al diputado Carlos Alfonso Candelaria y a la diputada Nora del Carmen Arias, así como al diputado Mauricio Toledo, realicen todas las acciones necesarias para este fin”, expuso el diputado del PRD.

Después del legislador del sol azteca, tomó la palabra en una última intervención el jefe delegacional en Tláhuac. Expuso que con la intervención de Texta quedaba demostrado el ánimo, la intensión y la poca posibilidad de construir.

“Más allá de atender la problemática, las necesidades de los habitantes de la Delegación de Tláhuac, tienen el mayor interés en destruir la presencia de un partido, la presencia o la función de un Jefe Delegacional de Tláhuac, es más grande que sus problemas. La gente de Tláhuac tiene paz, tiene gobernabilidad, más allá de que con elementos parciales subjetivos se pretenda construir una verdad jurídica. Yo tengo muy clara las intenciones con las que han estado planteando sus distintas situaciones”, les dijo Salgado a los integrantes de la Comisión de Gobierno de la ALDF.

Retador, los arengó a hacer del conocimiento de las autoridades correspondientes cualquier acusaciones o referencia de carácter legal que tengan en su contra. Dijo que buscaría a Renato Sales y se dijo gustoso de que las autoridades federales inicien una carpeta de investigación, para que terminen los rumores y los infundios. Entonces se levantó y se fue, a pesar de que el panista Jorge Romero, secretario de la Comisión de Gobierno, le decía: “Disculpe delegado, todavía no hemos concluido formalmente”.

Y tan no ha concluido la historia que en la ALDF ya cocinan su remoción.

Frases de la comparecencia

--“¿Está representando usted a la sociedad o está representando sus propios intereses y viene a esta Asamblea Legislativa como usted abrió esta comparecencia, vengo a limpiar mi nombre? No se trata de Rigoberto Salgado, no se trata de Rigo es amor. Se trata de revisar si usted cumple con la ley o no cumple y si usted está generando las condiciones con la ley para que pueda seguir en el cargo”.

Fernando Zárate. Diputado del PVEM.

--“¿Por qué usted en más de 50 oficios que envió a la jefatura de gobierno, todos, usted hizo una narración de manera genérica, vaga, imprecisa, ambigua y no señaló específicamente que “El Ojos” estaba operando en Tláhuac?

Luis Mendoza Acevedo. Diputado del PAN

--“No solamente no entregó el plan de seguridad a tiempo, vamos no presentó el Programa de Seguridad Pública de su demarcación, no tenemos noticia previa de que hubiera instalado el Comité de Seguridad Pública de Tláhuac. Dejó usted de asistir desde hace año y medio al gabinete de seguridad pública”.

Xavier López Adame. Diputado del PVEM

--“Usted fue el último que se enteró de lo que estaba pasando. Ahí están las pruebas que presentaron los diputados, que sí los conocía, que sí tenía usted vínculos y créame, Jefe Delegacional, que claro que temo por mi seguridad y por la seguridad de mis familiares, porque lo que estamos diciendo aquí lógicamente que lo va a saber la gente que está afuera, la gente perversa que tomó control de la delegación de Tláhuac”.

Nury Delia Ruiz Ovando. Diputada del Movimiento Ciudadano

--“Señalamos con mucha responsabilidad que son razones de índole político las que subyacen en esta comparecencia. Los motivos de esta comparecencia obedecen a una campaña de linchamiento no sólo contra una persona sino contra la fuerza política más votada en la ciudad”.

Citlalli Hernández. Diputada de Morena

--“Si el que representa a la autoridad máxima en esa demarcación no se siente seguro en su delegación y además señala a un diputado que por revelar su domicilio ahora hay un sentimiento de inseguridad, lo invito a vivir en Cuajimalpa, ahí sí lo cuidamos, no se preocupe, yo me visto de azul y lo cuido, no se preocupe”.

Adrián Rubalcava. Diputado del PRI

--“La realidad es que no nos está diciendo nada, y créame que no es un tema de ataque institucional ni a la jefatura delegacional, incluso ni a su propio partido. Creo que en ese sentido usted tuviese que ser un poco más sensible para con sus representados en la delegación. Sin hacer un juicio de valor, si no nos va a dar ninguna respuesta, la verdad mejor no hubiera venido”.

Gabriel Corchado. Diputado de Nueva Alianza

--“Quiero iniciar, Jefe Delegacional, lo miro de frente y a sus ojos, que lo hago responsable a usted, a César Cravioto, a sus amigos y funcionarios de cualquier asunto con mi familia o con los diputados que iniciemos la denuncia pública desde hace varios tiempos en los puntos de acuerdo y aparte el día de hoy en su comparecencia”.

Mauricio Toledo. Diputado del PRD

--“Al diputado Toledo pedirle respeto, porque es un personaje misógino, patán y con comportamiento mafioso. No se confunda, diputado, nosotros no somos iguales, y precisamente por mucha gente como usted, que hace la política de manera burda y baja, muchas y muchos ciudadanos hoy refrendan su apoyo a Morena”.

Citlalli Hernández. Diputada de Morena

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS Política