Sanciones y clausuras a empresas no esenciales de la CDMX que pretendan regresar el 1 de junio



Ciudad de México.-Las autoridades capitalinas impondrán sanciones económicas y suspensión de actividades a las empresas y establecimientos con trabajos no esenciales que pretendan reactivar operaciones a partir del 1 de junio y mientras se mantenga en rojo el semáforo epidemiológico por riesgo de Covid-19.



Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad, advirtió que habrá operativos del Instituto de Verificación Administrativa (Invea) y de la Secretaría del Trabajo para impedir ese retorno en tanto persista la emergencia sanitaria.



“Va haber sanciones a las empresas que abran sus actividades y que no esté permitido”, expuso la mandataria, quien agregó que las inspecciones laborales y administrativas se mantendrán en todos los semáforos epidemiológicos para que se cumplan las condiciones de cada color.



El pasado miércoles Sheinbaum presentó el Plan Gradual Hacia la Nueva Normalidad en la CDMX, donde se establece que el regreso a las actividades dependerá del comportamiento de un semáforo epidemiológico, marcado con los colores rojo, naranja, amarillo y verde.



La Ciudad se encuentra ahora en semáforo rojo, por la cantidad de personas contagiadas y que requieren atención hospitalaria.



Nos mantendremos en rojo por lo menos hasta el 15 de junio, solo si se cumplen las medidas de distanciamiento social y si no crece el número de hospitalizados.



A partir del 1 de junio solo se permitirá la reanudación de actividades en el sector de la construcción, la producción de cerveza, la minería y la fabricación de equipo de transporte.



En videoconferencia y a pregunta expresa, en el sentido de qué pasará con aquellas empresas no esenciales que pretendan reanudar operaciones el 1 de junio, la mandataria anunció que en la Gaceta Oficial de la Ciudad se publicará la próxima semana el semáforo epidemiológico, con las características y condiciones de los distintos niveles de riesgo.



Ahí se hará una actualización de aquellas actividades consideradas no esenciales que deberán mantenerse fuera de operación o en todo caso en la modalidad de home office mientras nos mantengamos en semáforo rojo.