Reviven los cacicazgos en la CDMX con Morena



Texto publicado en Milenio Diario



Ciudad de México.- En 2015, con la irrupción de Morena en el poder de la Ciudad de México (CDMX) se vinieron abajo los cacicazgos que el PRD había fortalecido en tres lustros; sin embargo, a seis años de tener el poder y ahora controlar la CDMX casi de manera absoluta han abierto la puerta para revivir los cacicazgos que también están arraigados en el PRI y el PAN.



El caso más emblemático de la CDMX es el del alcalde en Venustiano Carranza, Julio César Moreno, quien ha mantenido bajo su mando la demarcación desde 2006 a la fecha y aspira a mantener el control en 2021 con lo que sumaría 18 años de dominio tras llegar al poder por las siglas del PRD y ahora convertirse en líder territorial de Morena con el respaldo de la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum.



Sheinbaum lo invitó a sumarse a Morena y le autorizó como candidata a una de las mujeres leales a su proyecto, la diputada local Evelyn Parra.



De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, cacique es una “persona que en una colectividad o grupo ejerce un poder abusivo”.



Moreno tiene denuncias de intimidar a sus adversarios, la mayoría mujeres que militan en Morena. Tras el gobierno interino de Rocío Barrera en la entonces delegación Venustiano Carranza, en 2006 el PRD postuló al cargo a Moreno. Desde entonces todos los titulares de la delegación y ahora alcaldía han sido cuadros suyos. En 2009 impuso a Alejandro Piña, luego en 2012 a José Manuel Ballesteros y en 2015 a su hermano Israel Moreno Rivera, quien fue defenestrado del cargo por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero Moreno retuvo el poder con el interinato de Mónica López Moncada.



En 2018, la cúpula del PRD intentó quitarle el poder a Moreno al relegarlo como candidato a diputado federal por un Distrito Federal de Nezahualcóyotl, sin embargo, se negó y regresó a postularse como candidato a alcalde y ya asentado en el cargo, siempre mantuvo una relación cordial con Sheinbaum hasta el 24 de enero pasado cuando anunció su adhesión a Morena con la bienvenida del dirigente nacional Mario Delgado. Aunque Moreno renunció a la posibilidad de reelegirse anotó en el proceso interno de Morena como candidata a la alcaldía en este 2021 a Evelyn Parra.



Su llegada a Morena ha causado polémica porque la militancia ha asegurado que Moreno ha sido detractor de Andrés Manuel López Obrador y su cuarta transformación.



“Quienes han tenido interés en los asuntos públicos de la Venustiano Carranza saben bien de la persecución política, el golpeteo y las corruptelas del grupo encabezado por Julio César Moreno, por lo que ven con decepción su admisión al partido al que por largo tiempo atacó y como una traición el que se pretenda simplemente borrar todas las agresiones que su grupo profirió”, dijo a Capital CDMX la diputada federal de Morena Rocío Barrera.



Añadió que en Morena han señalado “con justa razón el pragmatismo desvergonzado de la perversa alianza electoral, que con total descaro abandona ideologías y traiciona a su militancia con tal de aferrarse al poder que han ido perdiendo. Con honestidad espero que nunca, al señalar eso, nos encontremos frente a un espejo”.



De acuerdo con el constituyente de la CDMX y doctor en Ciencia Política Isidro Cisneros permanecer en el poder por largo tiempo no es recomendable. “Aunque en las diferentes democracias existen casos de gobernantes que se reeligen continuamente por lo general terminan mal. Por ello, considera que es necesaria, de un lado, la rendición de cuentas expedita como base para cualquier reelección y del otro, una socialización ciudadana del poder a manera de contrapesos en la función de gobierno".



La Constitución de la CDMX permite la reelección de alcaldes y diputados a partir de este año. Al respecto Cisneros acotó que para evitar malos gobiernos también en el artículo 25 se incluyó la revocación del mandato “quizá son demasiados requisitos para hacerla efectiva pero la posibilidad para que los ciudadanos la implementen está allí”.

Caciques rojos y azules



Los cacicazgos de la CDMX no son exclusivos del PRD, aunque los fomentaron y echaron raíz en partidos como el PAN donde el actual diputado federal Jorge Romero, quien se va a reelegir por Benito Juárez, hizo su bastión. Desde 2009 se filtró en la entonces delegación, que siempre ha sido panista, y en 2012 al ser el delegado tuvo la ventaja de reclutar en sus filas a la mayoría del panismo en la CDMX porque fue el año en que perdieron el gobierno federal. Esa condición le permitió controlar el partido estatal y desde ahí ha dispuesto del poder con una marginal oposición. Con ello ha logrado ya 15 años en el poder en la ahora alcaldía Benito Juárez que es gobernada por Santiago Taboada, uno de sus pupilos a quien le autorizó la reelección para que siga en el cargo de 2021 a 2024.



En el PRI, desde que perdieron el poder absoluto en 1997, le ha costado trabajo retener el poder en una sola demarcación; sin embargo, en 2012 el político Adrian Rubalcava, quien militaba en el PRD, desafió al entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, y con el apoyo de la estructura de René Bejarano, quien militaba en el PRD y había tenido control de esa alcaldía, logró el triunfo. Desde entonces lo convirtió en un bastión del priismo instaurando un cacicazgo y al terminar su gobierno en 2015 impuso a Miguel Ángel Salazar, ahora diputado local por Cuajimalpa.



En ese periodo fue diputado local y desde ahí controlaba la alcaldía a la cual regresó a gobernar en 2018 y es tan amplió su cacicazgo que logró vencer a Morena pese al efecto de la figura de Andrés Manuel López Obrador.



En el PRI no tiene contrapesos ni mayor espacio de poder pero su territorio se le respeta y por eso ya anunció a la autoridad electoral su intención de reelegirse para el periodo de 2021-2024.



Morena en la creación de la Constitución CDMX estuvo a favor de permitir la reelección de alcaldes y diputados, lo que en este año ha permitido que siete de sus 11 alcaldes actuales tengan el derecho a reelegirse. De esos siete cuatro de ellos ya habían gobernado sus demarcaciones bajo las siglas del PRD y ahora podrían convertirse en cacicazgos si fortalecen su estructura territorial. Es el caso de Clara Brugada, quien gobierna Iztapalapa, Francisco Chiguil, en Gustavo A. Madero; Armando Quintero, en Iztacalco; y Víctor Hugo Romo, en Miguel Hidalgo. A ellos se va a sumar, Julio César Moreno recién adherido a Morena.



Ruth Zavaleta, una mujer política que formó a Moreno en el PRD, expuso una idea general sobre el fenómeno de cacicazgos en la CDMX el cual considera nocivo para la democracia. “El cacique político no construye para fortalecer las instituciones políticas, en este caso a los partidos que lo llevaron al espacio de poder. Construyen para ellos de forma autoritaria para su beneficio propio.



“Excluyen a quienes no se doblegan ante él. Eso le pasó al PRD, permitió que algunos personajes estuvieran por encima de las estructuras institucionales y dejaron que los caciques acumularan presencia y control en los territorios y ahora se vendan al mejor postor”.



Comentó que los caciques son depredadores políticos porque todo lo quieren controlar y en esa medida corrompen el significado de la democracia que consiste en la libertad política de elegir a los representantes políticos y la libre asociación política. “En medida que va acumulando poder, impone no solo a sus allegados dentro del partido sino intenta y muchas veces con éxito, imponer a los lideres de los otros partidos o de las asociaciones sociales o políticas. Ayer fue el PRD hoy es Morena, el partido no importa, lo que importa es seguir manteniendo el espacio de poder”, añadió.





Etiquetas: CDMX Capital CDMX Morena Julio César Moreno PRD PRI PAN Ruth Zavaleta Rocío Barrera Isidro Cisneros