Reuniones inéditas antipederastia en el Vaticano y Roma la próxima semana



Ciudad de México.- La próxima semana en Roma y en El Vaticano se realizarán dos reuniones inéditas contra la violencia sexual de clérigos, una convocada por el Papa Francisco a la que citó a los presidentes de las conferencias episcopales, esto ante la grave crisis que vive la 8glesia Católica por los casos de pederastia que se han denunciado en varios países.



La segunda se realizará de manera paralela y es la organizada por ECA (Acabar con el Abuso Clerical por sus siglas en inglés) que reunirá a víctimas y activistas de 21 países. Dos visiones diferentes para atender la misma problemática. Además, dinámicas opuestas: la primera será privada y la otra pública.



Ante las expectativas generadas en el encuentro convocado por Francisco a desarrollarse del 21 al 24 de febrero en El Vaticano, el sacerdote jesuita Hans Zollner, uno de los organizadores del encuentro y presidente del Centro para la Protección de los Menores de la Universidad Gregoriana, advirtió que no existe una “solución mágica” para los abusos sexuales en el interior de la Iglesia. Y reconoció que para ir al fondo del problema se requiere tiempo y un cambio de actitud.



Detalló que esa reunión será “educativa” y de pastores, se trabajara en tres ejes: responsabilidad, rendición de cuentas y transparencia.



El foro paralelo, iniciara éste lunes, con la participación de cincuenta víctimas y activistas, de diversas organizaciones en Roma, para que su voz sea escuchada y analizar la crisis de los abusos sexuales, además de por qué se requiere una solución global.



Destacan que “la prevalencia de los abusos ha empezado a surgir en Africa y Asia donde las víctimas son especialmente vulnerables y silenciados de manera efectiva”, por lo que convocan a que se expandan las investigaciones de la justicia penal internacional, nacional y local, a la par de las reformas de las leyes civiles de abuso sexual.



Para las víctimas y las organizaciones civiles que los han acompañado, el sólo anuncio del encuentro del Papa con los jerarcas católicos es “algo bueno” porque que la Iglesia trata de cambiar y representa una oportunidad de forzarla a “un cambio real”. Pero aseguran que establecerán mecanismos para evitar que los acuerdos de la cúpula católica se queden sólo en palabras.



A la reunión con el Papa Francisco, asistirán por parte de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) su presidente el arzobispo Rogelio Cabrera y el secretario general Alfonso Miranda, quienes presentarán un informe, en el cual se menciona que al menos existen 152 casos, en los últimos nueve años, de abusos sexuales de clérigos, éste reconocimiento que realizó Cabrera López el pasado domingo fue histórico, porque sistemáticamente se habían negado esos abusos.



Con estas declaraciones se abrió la caja de pandora en el país, porque tan sólo en tres días se denunciaron cinco casos de abusos de sacerdotes en dos diócesis Ciudad Juárez y Tamaulipas, pero seguramente en los próximos meses se conocerán más.



Con esa apertura que da la CEM a través de su presidente Rogelio Cabrera, quien se ha reunido con víctimas de abusos, se espera un avance para hacer justicia a las víctimas y erradicar los arreglos extraoficiales con las víctimas, a quienes se les obligaba a permanecer calladas.



Además, en el informe se presentarán las guías y protocolos que han redacto para prevenir esos abusos y la creación de un equipo de la CEM para ofrecer orientación a las diócesis en materia prevención. Ante el Papa, la CEM solicitará se le otorguen facultades para conocer los casos de pederastia de todas las diócesis de México, propuesta que se considera será difícil de aprobar.



La reunión en El Vaticano será de suma importancia, aunque para algunas víctimas el cambio en la estructura de la Iglesia para evitar, denunciar y castigar a los pederastas, aún es un camino largo por recorrer.

  • Eugenia Jiménez

    Eugenia Jiménez

    Periodista especializada en la fuente religiosa. Viajar en el avión con dos papas Benedicto XVI y Francisco en sus visitas a México de las mejores experiencias periodísticas. Me gusta el café mexicano y reportear en campo.