Recorte de 400 mdp al Congreso local, pretexto para sacar los trapitos al sol



Ciudad de México.-La bancada de Morena en el Congreso capitalino oficializó su propuesta para recortarle 400 millones de pesos al presupuesto de este año al órgano legislativo y destinar la mayor parte de recurso a la Universidad de la Salud del presidente López Obrador, no sin que la oposición acusara a los diputados del grupo mayoritario de ser incongruentes con su bandera de austeridad y de calificarlos como hienas hambrientas.



Los morenistas no querían dar el debate y presentaron el punto de acuerdo ante el Pleno del Congreso con la solicitud de remitirlo a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) para que se discuta ahí.



Pero los diputados de oposición lograron desde sus curules generar la discusión y, sobre todo, exhibir a los del Movimiento de Regeneración Nacional, al acusar su rapacidad en el manejo de los recursos del Legislativo.



Fue la misma coordinadora de Morena, Martha Ávila Ventura, la encargada de presentar este acuerdo por el que se propone destinar 300 millones de pesos a la Universidad de la Salud y los otros 100 millones al sistema hospitalario de la Ciudad.



Ávila no levantó la vista mientras leía su discurso y por eso no vio o no quiso darse cuenta que los legisladores de oposición alzaban la mano, pidiendo turno para interpelar a la coordinadora morenista con preguntas.



Leonor Gómez Otegui, quien en ese momento ejercía como presidenta de la Mesa Directiva, quiso interrumpir a Martha Ávila, pero la de Morena también hizo como que no la escuchó y alzó la voz hasta que logró terminar con la presentación del punto de acuerdo. Sin hacer caso a nadie, la coordinadora morenista tomó sus papeles y se retiró a toda prisa de la tribuna.



Reclamaron la acción el perredista Jorge Gaviño y el panista Jorge Triana. Entre gritos, el también diputado del PAN, Pablo Montes de Oca, acusó que ese recorte afectará a los trabajadores del Congreso de la Ciudad.



Ante las quejas de los opositores, Gómez Otegui solo atinó a decir: “Sí la interrumpí pero no me quiso hacer caso”.



Los diputados de Morena, Valentina Batres y Carlos Castillo alegaban que de acuerdo con el Reglamento del mismo Congreso local no se podía interrumpir a la oradora, no obstante, la oposición ya había logrado abrir el debate, bajo el argumento de que llevar este tema a la Jucopo era discutir el asunto en lo oscurito.



El perredista Jorge Gaviño dijo que ellos no se oponen a la austeridad, pero se mostró en contra de las formas como quiere Morena discutir este recorte, con una actitud como si el Congreso fuera de los morenistas.



Insistió en que no se puede discutir un recorte en vales, porque además esa prestación es para los trabajadores de Legislativo, no para los diputados.



Víctor Hugo Lobo, también del PRD, insistió en la acusación de que Morena, por ser mayoría, maneja los recursos del Congreso local a su antojo, vulnerando al mismo órgano legislativo. Como ejemplo de ello, agregó, los morenistas controlan todas las unidades administrativas que ejercen y gestionan recursos, como la Tesorería y la Oficialía Mayor.



La intervención de Lobo generó entonces un intercambio de dimes y diretes con su ex compañera de bancada, la ahora legisladora independiente Evelyn Parra, quien acusó al del Sol Azteca de hacer un uso discrecional del dinero que le corresponde a la bancada del PRD. El acusó a Parra de traidora.



Intervino después el panista Jorge Triana, quien con ironía recordó a los de Morena que llevan casi año y medio en pleito por las unidades administrativas, nombramientos y con el pago de cuotas para cuñados y familiares en las plazas del Congreso.



Les dijo que son ellos mismos quienes se acusan de chantajes, además de que llevan tres coordinadores en año y medio. Los acusó de cleptómanos y les recetó: “Por eso llama la atención que quienes creen que son suyos los bienes públicos de este Congreso y se han peleado entre ellos como hienas hambrientas desde el inicio de la Legislatura y se da cuenta en medios de comunicación, hoy griten austeridad y se quieran purificar ante la opinión pública”.



Al final de la discusión de este acuerdo, que luego de un extenso debate se remitió a la Jucopo, el morenista Carlos Castillo se defendió de las críticas lanzadas por Jorge Triana.



“Nos acusan de cleptómanos y ahora entiendo por qué el coraje de esta propuesta de Morena, de reducir 400 millones de pesos, porque ellos creen que les estamos robando algo que es de ellos y ven de manera patrimonialista el presupuesto del Congreso, no lo ven como que es un presupuesto público, sino que es algo de ellos que se les estamos quitando”.

Regresan dictamen



En la sesión del Pleno de este jueves, la oposición logró regresar a comisiones el dictamen por el cual se crea la Ley Orgánica del Instituto de Planeación.



El argumento del panista Federico Döring fue que es necesario incluir una reforma a la Ley de Alcaldías para otorgarle a las demarcaciones facultades en materia de planeación.



Pero la Ley de las Alcaldías es una legislación constitucional y por ello tiene otras reglas de aprobación que no se habían cumplido, como incluir en la dictaminación a la Comisión de Normatividad, además de que para su aval se necesita el voto de las dos terceras partes de los diputados presentes, un número que Morena y sus aliados políticos no alcanzaban en esta sesión.



Para los opositores era necesario cumplir con pulcritud el proceso parlamentario y no repetir los errores que justamente se enmendaron en un dictamen previo, el de Ley del Sistema Anticorrupción Local, cuyo proceso se tuvo que reponer pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inválida la norma anterior al señalar vicios de procedimiento en su aprobación.