Qué hicimos para un presidente y un Covid-19 así



Ciudad de México.- Ya chole, diría mi madre. El presidente haciendo el mismo ejercicio de siempre, criticando a medios de comunicación por los más de 50,000 muertos a causa del Coronavirus o 300 asesinatos del fin de semana que reportó-. Intentó de nuevo burlar el impacto con decir que el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, protegió un Narco-Estado.



El señor Andrés Manuel López Obrador sabrá lo que esa palabra significa. Es colocar al país a la altura de naciones sudamericanas. No vamos a particularizar aquí, porque conocemos la diplomacia, lo que él no. Ayuda a unos afectados por una explosión en medio oriente. Gobernantes que si renunciaron por ineptos y olvida a los de aquí.



Si de esos que dijo él, le “duele el corazón’’, los muertos por el coronavirus desde que atacó a México en marzo pasado, sólo ha demostrado que “no tiene corazón’’. Ni por los niños enfermos de cáncer, los que iban a las guarderías, los feminicidios o las mujeres que son golpeadas por el aislamiento social al estar encerradas con sus verdugos.



El sector Salud, está bajo una presión que estallará, esperemos que no en crisis. La educación que aún con todas las decisiones de llevar la enseñanza a través de televisoras o radio, debido a que el Internet no llega a todas las regiones, como eso sí bien dice, si lo hace la “Coca-Cola’’, no creo sea la solución.



Y menos que casi dos millones que asisten a 18,650 escuelas privadas, a dónde irán a parar. Cuando se perdió medio año de estudios, los padres no es que no quieran pagar “no pueden’’, así lo dicen públicamente, están en la disyuntiva, no tienen trabajo, tampoco ingresos, entonces qué va a pasar y este presidente habla de cosas tan insólitas.



López Obrador dice: “las escuelas privadas, entre cuotas y arreglos, lo tienen que ver los padres y los dueños de las particulares, yo soy de la idea que nosotros no intervengamos, no poner reglas, porque sí están en una situación muy difícil, que bajen las colegiaturas’’.



¡Hágame usted el favor!



De empleos pregona se han recuperado 100,000 en seis meses, cuando se perdió un millón y los otros 900,000 qué van a hacer. Esa es la indignación, él que salió de un sitio llamado “Los Pinos’’ y se fue a vivir con austeridad republicana a Palacio Nacional.



¿Eso es leal?



De por sí ya somos mediocres en educación, empleo, cultura y demás, pero campeones en corrupción con su 4T y sus “amigos o cómplices’’ del partido Morena o sin ellos, así pues cómo. Si apenas empiezan los estragos de la crisis sanitaria del Covid-19.

COMMODATO



La pandemia, no saben cómo pegó a reporteros en medios de comunicación. No los periodistas, esos hicieron lo suyo. Lo más grave. Se ha llevado a varios de mis amigos y conocidos de vida periodística que siempre gritamos: “estamos luchando por la verdad y la justicia’’, esa que no le agrada a López Obrador, más que cuando ganó, ahí sí aplaudió.



Miguel Luna, un compañero de muchas batallas, excelente reportero radiofónico hace unos días comentó una anécdota en redes. Decía así: “Le pregunte a mi hijo, como estaban sus compañeros de la escuela ante la pandemia’.



Le respondió: “temerosos, no saben qué hacer y qué va a pasar’’.



Comenta Miguel, que dio la vuelta y caminó. Cuando su hijo le reviró: ¿Y los tuyos…?



Dice Miguel, que no se iba a detener. Pero giro y le dijo: “Están muriendo…’’.



En la CDMX, Cancún y otros Estados ocurre lo mismo: a los “medios y enteros’’ les vale.

  • Rubén Torres

    Rubén Torres

    Defeño, reporteando desde 1980. Graduado en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1984-1988. Trabajó 13 años en Inter Press Service (IPS), corresponsalía en México, donde fue becario del entonces Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización de las Drogas (PNUFID) hoy JIFE. Reportero de los periódicos El Día, UNOMASUNO, El Nacional, Agencia Notimex, El Sol de México y El Economista. Hoy corresponsal en Chetumal y Cancún en Luces del Siglo. He cubierto casi todas las fuentes, menos espectáculos, esos los doy y deportes. Profesor de periodismo durante 20 años en la extinta escuela de Periodismo y Arte (PART).