Propuesta de Ley de Inquilinos en CDMX, factor de más pobreza ante la pandemia



Ciudad de México.- La solución para evitar que alguien se quede sin un techo la tiene el gobierno de Morena en sus manos, por lo que debe entregar apoyos económico a las personas que han quedado desempleadas, “si alguien no puede pagar su renta en esta crisis, el Gobierno debe garantizar su derecho a la vivienda”.



Así lo manifestó el dip. Diego Garrido López, al participar en el “Foro Legislativo Vivienda y arrendamiento en tiempos del COVID-19”, quien celebró que Morena reconozca el déficit y la ausencia de una política de vivienda en la Ciudad de México (CMDX).



Afirmó que el Grupo Parlamentario del PAN no permitirá que Morena arrebate bienes ni genere incertidumbre en el mercado de la vivienda por una carga ideológica comunista que busca salvar al Gobierno de su responsabilidad social.



TE PUEDE INTERESAR: Respalda Sheinbaum esquemas que impidan desalojos contra quien no pueda pagar una renta



“La salida es que el propio Gobierno apoye con recursos económicos a los desempleados, del propio partido que gobierna esta Ciudad. Esta reforma impacta negativamente a muchas personas de bajos recursos y sigue siendo inconstitucional”.



El secretario de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia dijo que nadie puede privar a una persona de sus bienes si no hay mandato judicial y lo que propone el grupo mayoritario, no es correcto por un principio general de derecho.



Recordó que este documento, promueve el delito de invasión y la comisión de delitos. Agregó que la iniciativa impone una “camisa de fuerza” a los contratantes en materia de arrendamiento, violando la libertad en la voluntad de las partes.



“Se está dejando en indefensión jurídica al propietario cuando se dice que no se pueden pedir garantías, no se pueden pedir fiadores. No habría forma de cobrarle la deuda al inquilino ni reparar los daños que le causen al inmueble”.



Dijo que al arrendador sí le afecta, porque el temor a perder su inmueble lo obligaría a sacar del mercado su propiedad: se trata de una práctica nociva.



TE PUEDE INTERESAR: Genera polémica iniciativa de reforma en materia inquilinaria. No la conozco, dice Sheinbaum









Con ello, habría menos inmuebles en renta y consecuentemente se afectaría el mercado y los pocos espacios en renta, elevarían su precio, lo cual afectaría a las familias que estarían buscando dónde vivir, porque sería más caro.



“Lejos de ayudar al inquilino, son los más afectados y no existe equilibrio de entre partes como se ha dicho. Afectaría la recaudación de impuestos y ante la falta de renta, evidentemente no entraría el ISR a la hacienda pública como beneficio de más personas”.