Proponen instaurar en Constitución federal Cláusula de Conciencia y Secreto Profesional de Periodistas



Ciudad de México.-Con el propósito de garantizar la seguridad de las personas que ejercen el periodismo en todo el país, el diputado de Morena Ricardo Fuentes presentó una iniciativa para reformar el Artículo 6 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a fin de establecer a nivel federal y desde la Carta Magna las figuras de Cláusula de Conciencia y de Secreto Profesional de los Periodistas.



En la exposición de motivos, el también Secretario de la Comisión de Protección a Periodistas, indicó que “es de suma importancia armonizar estos derechos que ya están en la Constitución Política de la Ciudad de México y en la Ley del Secreto Profesional y Cláusula de Conciencia para el Ejercicio Periodístico local.



“Con ello se blindará de mejor manera el trabajo de los profesionales del periodismo, y por ende se revalorizará la calidad de nuestra democracia”, explicó



Fuentes recordó que el 8 de junio de 2020 el gobierno de la Ciudad de México promulgó la Ley del Secreto Profesional de Periodistas y Cláusula de Conciencia para el ejercicio periodístico de la Ciudad de México y que protege a las personas periodistas y sus colaboradores periodísticos para que bajo ninguna causal tengan que revelar sus fuentes.



“Si bien en la Constitución Política de la Ciudad de México se garantiza la seguridad de las personas que ejercen el periodismo, no lo es así nuestra Carta Magna de los Estados Unidos Mexicanos.



“Lo anterior nos lleva a reflexionar de la importancia de crear mecanismos que protejan el ejercicio de la labor periodística, debido a que en los últimos 10 años se ha presentado una enorme violencia contra el gremio”, resaltó, durante la segunda sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Ciudad de México



La iniciativa debe cruzar un largo camino. Fue turnada a la Comisión de Puntos Constitucionales e Iniciativas Ciudadanas, con opinión de la Comisión de Protección a Periodistas, donde se deberá generar un dictamen que luego tendrá que avalar el Pleno del Congreso capitalino.



Pero ahí no termina el proceso, pues al tratarse de una reforma de carácter federal, el Legislativo local debe remitir el decreto aún con carácter de iniciativa al Congreso de la Unión, donde la Cámara de Diputados y el Senado deberán respaldar la propuesta y, luego de eso, pasar por el aval del Congreso Constituyente, es decir, al menos 17 de los 32 congresos de las entidades federativas.