Presenta Sedema dictamen de puente en Periférico, pero le sale contraproducente. Reconoce daño a humedal



Ciudad de México.-En el juicio de amparo interpuesto por ciudadanos contra la construcción de un puente vehicular en Periférico y Cuemanco que ha dañado un humedal, la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) presentó un dictamen pericial en materia ambiental ante el juez del caso, donde en vez de destacar las bondades del puente que tanto se han afanado en subrayar las propias autoridades, reconoce el grave daño de esa infraestructura vial al área natural protegida y al ecosistema que ahí existía; alerta sobre la urbanización en Xochimilco que propiciará el puente y la mayor generación de contaminantes, además de rechazar los beneficios anunciados por Claudia Sheinbaum para la rehabilitación del mismo humedal.



Las conclusiones del dictamen son lapidarias, pues echan por tierra los argumentos del gobierno capitalino sobre los beneficios del puente. Se reconoce de entrada que de los mil 550 metros ocupados por la obra, 800 metros se localizan dentro de la poligonal de un Área Natural Protegida y ahí se localiza un humedal, independientemente de su origen artificial o natural, de acuerdo a los criterios establecidos por la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (Convención Ramsar).



El documento señala también que para la realización de esa obra se solicitó el derribo de 639 árboles, el retiro de 15 árboles muertos, el trasplante de otros 48, además de la afectación permanente de 16 mil 402 metros cuadrados de áreas verdes y/o permeables, y la afectación temporal de otros 214 metros cuadrados de áreas verdes.



Sobre el tema, este peritaje acusa que no se tomaron en cuenta los efectos de la remoción de vegetación del humedal durante la etapa de preparación del proyecto, pues en la Matriz de Impactos de la Manifestación de Impacto Ambiental específica (MIAE) no se indicó ningún impacto, cuando se debió cuantificar el impacto de la liberación del carbono secuestrado hacia la atmósfera como consecuencia del derribo de árboles, del retiro de la vegetación y del cambio de uso de suelo del humedal.



"Aunque se restituirán 3 mil 838 árboles, por el derribo de 639, hasta que estos se establezcan en el sitio de restitución el servicio ecosistémico no será compensado. En cuanto a las áreas verdes afectadas, no se crearán nuevas áreas verdes, se rehabilitarán áreas preexistentes, por lo tanto en el sitio se perderán los servicios ambientales como la regulación del clima, disminución de la erosión del suelo, hábitats de fauna, así como captación de partículas y captura de dióxido de carbono para la generación de oxígeno", se lee en el documento del que Capital CDMX tiene una copia.



Como parte de las conclusiones, el dictamen ambiental señala que la realización de la obra provocará daños que podrían ser mitigados y compensados si el proyecto hubiera sido evaluado adecuadamente; sin embargo, el proyecto no tomó en cuenta algunos factores importantes.



"Para empezar, se describe el lugar como un sitio perturbado, con escasa diversidad; no obstante, se reporta la presencia de especies que son consideradas bioindicadores ambientales por sus características morfológicas, entre ellas el anfibio hyla plicata (rana).



"Asimismo, para concluir que el camellón es una zona con escasa diversidad solo se realizaron muestreos de fauna durante un periodo de siete días, por lo que sus resultados no son significativos; cabe destacar que en esos siete días se registraron 18 especies, algunas de las cuales se encuentran dentro de una categoría de riesgo", agrega el informe.



Acusa también que la justificación del proyecto indicó que la construcción del puente vehicular reducirá las emisiones de CO2, pero no se tomó en consideración que la construcción de esa infraestructura contribuirá a la urbanización de Xochimilco, como sucedió después de la creación del anillo Periférico, lo cual generará mayores emisiones de ese contaminante.



El peritaje también reconoce que no se realizaron estudios respecto a la conectividad del hábitat, considerando que la fragmentación del mismo es una de las principales causas de la pérdida de biodiversidad a nivel mundial, y aunque se propone la restauración del humedal para recuperar la conectividad del sitio --como lo anunció Claudia Sheinbaum hace dos meses--, este ya no presentará las mismas características, por ejemplo, la incidencia de los rayos solares en el lugar será diferente, lo cual es determinante en la diversidad de la flora y la fauna que puede albergar el lugar restaurado.



DEFICIENCIAS DE LA MIA



El documento revela diversas deficiencias de la Manifestación de Impacto Ambiental específica que se emitió para la obra, como el hecho de que en el apartado de medidas de mitigación no se incluyeron acciones para atemperar la modificación de la superficie permeable del suelo y únicamente se señala que el acuífero no será afectado, ya que los pilotes de la construcción alcanzarán una profundidad máxima de 40 metros, cuando el acuífero se encuentra a 60 metros de profundidad, sin embargo, no se especificó nada sobre la pérdida de permeabilidad.



También se reconoce que en la MIA e incluso en la Autorización del Formato de Facilidades de obra, para la etapa de preparación no se consideraron los efectos negativos sobre la calidad del aire en la zona de impacto del proyecto, específicamente por la eliminación del humedal. Así, se advierte que para la etapa de operación del puente la MIA destaca efectivos positivos que resolverá el puente, como el congestionamiento vial y la consecuente reducción de las emisiones contaminantes, no obstante, no se tomó en cuenta que la construcción de nuevas vialidades conlleva a la urbanización y que Xochimilco presenta un gran problema por el acelerado establecimiento de asentamientos humanos irregulares, que se incrementaron desde la construcción de Periférico Sur.



La presentación de este dictamen por parte de la Sedema es parte del proceso que se sigue en el Juzgado Quinto de Distrito en Materia Administrativa, como parte del juicio de amparo 572/2020. Luego de que los vecinos quejosos presentaron pruebas periciales relacionadas con el impacto ambiental de la obra, el juez admitió las mismas y dio oportunidad a las autoridades de responder a través de peritos propuestos por la misma Secretaría del Medio Ambiente y así se generó este dictamen.



En este momento, la parte de la obra que se encuentra en el Área Natural Protegida cuenta con una suspensión definitiva ordenada por el juez.