Preferimos dialogar con el dueño del can antes que rebajarnos a ladridos, replica Bejarano



Ciudad de México.-Al salir en defensa de su esposa Dolores Padierna, luego de los ataques verbales que ha lanzado Alejandro Rojas Díaz Durán, el dirigente del Movimiento Nacional por la Esperanza (MNE) René Bejarano Martínez, dijo que prefiere dialogar con el dueño del pequeño can antes de rebajarse a los ladridos.



Agregó que quien ofende a las mujeres es un vulgar desalmado, una persona sin escrúpulos que no entiende de política y sólo obedece, como fiel mascota, las instrucciones que le mandan sus dueños.



Bejarano expuso que el verdadero problema de fondo es la defensa de un pequeño espacio de poder que para algunos se convirtió en un lucrativo negocio.



“Ese es el verdadero problema, que en algún lugar de la capital se hayan enquistado redes de usufructo, de riquezas indebidas que están siendo alimento de ambiciones personales, y como esto requiere desterrarse se resisten aferrados a sus ilegítimos intereses, a sus aspiraciones fuera de toda sensatez”, expresó.



Aunque en ningún momento lo dijo por su nombre, fue evidente que ese pequeño espacio de poder es la alcaldía Cuauhtémoc, donde se han avivado los ataques y las pugnas internas entre morenistas que buscan la candidatura a alcalde y que se acentuaron cuando Dolores Padierna anunció su intención de llegar a ese cargo.



Bejarano pronunció ayer martes por la noche este discurso durante una asamblea virtual del MNE que se realizó en solidaridad con Dolores Padierna.



La asamblea se realizó a escasas horas de que el Instituto Electoral de la Ciudad resolvió tomar medidas cautelares para retirar de las redes sociales un video a través del cual otro precandidato a la alcaldía, Alejandro Rojas Díaz Durán, denostó a Padierna.



Para los consejeros electorales, el mensaje de Alejandro Rojas fue más allá de la libertad de expresión y representó un acto de violencia política de género.



René Bejarano tampoco dio nombre y apellido del nombre del “pequeño can”. aunque las alusiones iban abiertamente dirigidas a quien es el jefe político de Alejandro Rojas, el senador Ricardo Monreal.



El dirigente del MNE lamentó la existencia de una herencia nefasta del viejo régimen que algunos protagonistas políticos enquistados en la cuarta transformación se niegan a abandonar. Esa, agregó, es la política de la denotación, de la diatriba, del cobarde anonimato que utiliza a voceros irascibles para pretender desprestigiar o lastimar a personas, a familias o trayectorias



Fustigó que quienes promueven ese tipo de política y no se atreven a dar la cara, que utilizan a sus empleados, sus corifeos, a sus voceros majaderos, tienen poca estatura política y no deben seguir actuando de esa manera.



Aseguró que a pesar de la guerra sucia, esos personajes políticos no lograrán su objetivo, y recordó que “nosotros hemos sido sometidos a ataques mediáticos de calibre inmenso y resistimos, soportamos, nos rehicimos, fuimos capaces de mantenernos leales y congruentes al proyecto de Andrés Manuel López obrador, y ni siquiera los ataques más viles de las fuerzas oscuras del régimen nos pudieron doblegar, así es que estos enanos que ahora nos quieren presentar y que quieren que nos rebajemos a su nivel no lo van a lograr”, expresó en la asamblea virtual del MNE.



Recordó la nota informativa que lo vinculaba a la mafia rumana y en tono de broma expuso: “Un amigo, Guillermo Bernal, me mandó un mensaje a la medianoche del domingo sobre esta información y me dio un poco de risa. Dije a lo mejor es un chiste, una broma y pensé para mí, ojalá me hubieran vinculado con los búlgaros porque de ahí siquiera viene el yogurt”.



Bejarano destacó que pasaron apenas unas horas y la nota finalmente quedó desmentida.



Durante la Asamblea del MNE, Dolores Padierna tomó la palabra para anunciar que interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, en contra de Alejandro Rojas, en busca de que se le sancione por cometer violencia política de género.