| 

Social

Pongamos fin a la crisis de la familia

Ciudad de México.- El ambiente natural e ideal para el crecimiento de todo ser humano siempre será la familia: en ella encontramos identidad, sentido de pertenencia, cultura, fe, vida, calor humano. Gracias a la familia somos capaces de integrarnos a una sociedad, a una patria, a la humanidad entera. Y, lamentablemente, siempre estará en riesgo su unidad, su integridad, sus medios para crecer, su finalidad.

Hay ocasiones en que la familia entra en crisis y su origen está en valores empobrecidos, en visiones parciales, en filosofías utilitarias, en políticas mediocres, en “economías que matan”, como señala el Papa Francisco.

Mucha ilusión sería pensar que se acabarán los riesgos de la familia con base en decretos gubernamentales o de ayudas filantrópicas, o por el cambio de modelos y la propuesta de visiones que por su novedad no aseguran ningún valor. La solución a la crisis por la que atraviesa la familia tampoco llegará como caída del cielo, o de un modelo cultural importado, o por la relativización y denostación de los roles tachados de “tradicionales”.

La familia entendida como una “comunidad de vida y amor” más que necesitar modelos o esquemas zarandeados por vaivenes políticos o pseudoculturales, sigue urgida de ideales y valores que se finquen en el respeto a la vida humana en todas sus etapas y el amor auténtico con todas sus posibilidades.

Lee aquí el Editorial completo: Desde la Fe



Etiquetas CDMX Iglesia México Arquidiócesis Primada de México Desde la Fe Familia

COMENTARIOS

MÁS Social