| 

Social

Perturbadora, suena la alerta sísmica a la misma hora y en el mismo lugar donde hace un año el edificio 1C colapsó

Ciudad de México.-Suena la alerta sísmica, a la misma hora y en el mismo lugar. Los damnificados, instalados sobre Calzada de Tlalpan en una cadena humana, voltean entonces sus miradas hacia el espacio vacío en donde el año pasado estaba un edificio 1C recién colapsado.

Hoy, a las 13:14 horas, los afectados levantan el puño y varias mujeres lloran. Al frente de la cadena humana hay una formación de rescatistas. Son los topos que hace 365 días trabajaban en el rescate de personas atrapadas y de víctimas mortales. Nueve condóminos fallecieron aquí, entre ellos dos niños.

Un año después, la zona del colapso se encuentra acordonada con tapiales y justo enfrente el himno nacional suena en las voces de los damnificados y de los rescatistas. Es un momento solemne que ni el sobrevuelo de un helicóptero de la policía logra romper.

Los damnificados se han puesto playeras blancas en las que se lee “Multifamiliar Tlalpan”. Banderas mexicanas ondean y un vecino, de forma improvisada, comienza a pasar lista de los inmuebles que también cayeron en otras delegaciones de la Ciudad. Sus vecinos le responden con un “¡Presente!”

Mientras suena perturbadora la alerta sísmica, otro habitante del Multifamiliar se hace escuchar por altavoz.

“Esta alerta sísmica, este homenaje no nos representan. No queremos ser una fecha, no queremos ser un monumento, somos personas con corazón, que perdimos nuestra casa. Alzamos el puño en señal de lucha, ante la insolencia del Estado mexicano que nos tiene afuera de nuestras casas”, se escucha por el altavoz.

El tráfico se ha detenido. La Calzada de Tlalpan está cerrada por esa cadena humana de personas ataviadas con playeras blancas y rosas del mismo color.

En respuesta a las palabras lanzadas por el altavoz, los afectados gritan al unísono “¡Damnificados unidos serán reconstruidos!” o ”¡Este simulacro no nos representa!”.

Poco antes de que se activara la alerta sísmica los damnificados celebraron una misa en un estacionamiento adyacente a lo que fue el edificio 1C. Ahí han colgado una lona y varias cartulinas con los nombres y fotografías de sus nueve vecinos que murieron hace un año.

La de hoy es toda una jornada conmemorativa, que incluye la lectura de un pronunciamiento por parte de los habitantes del Multifamiliar.

El vecino Gabriel Macías es el encargado de darle lectura a un documento de dos cuartillas en el que acusa la indolencia del Estado mexicano para garantizar el regreso a sus hogares de quienes hace un año perdieron su patrimonio.

La indolencia provocó que en estos 365 días otros 15 habitantes del Multifamiliar fallecieran fuera de sus viviendas.

“Este año para las y los damnificados del Multifamiliar Tlalpan fue un desfile de tragedias que, una por una, nos afectaron en todos los aspectos posibles e imaginables de la vida, incluido el deceso de al menos quince de nuestros vecinos que dejaron de respirar fuera de su hogar. Nuestro pensamiento está con ellos”, dice este vecino.

A unos metros de donde se hace este pronunciamiento, el tráfico de Calzada de Tlalpan quiere volver a fluir. Los choferes de tráileres y automovilistas que se han quedado varados hacen sonar el claxon exigiendo que se reabra la circulación. Policías apremian a los damnificados a que terminen este acto conmemorativo.

La Ciudad quiere retomar su rutina, al igual que estos damnificados, aunque para ellos la jornada no ha concluido, pues en la tarde encabezarán una marcha por la Calzada de Tlalpan rumbo al Zócalo, en la que se repetirán los claxonazos de los capitalinos que exigen pasar de largo y sin interrupciones. Muchos de esos automovilistas que hoy reclaman quizás hace un año ayudaron, pero 365 días podría ser mucho para no querer saber de alertas sísmicas y de simulacros.

Etiquetas

COMENTARIOS

MÁS Social