Personal médico denuncia discriminación incluso al interior de sus centros de trabajo



Ciudad de México.- Durante la pandemia por el Covid-19, personal del sector Salud se ha visto en la necesidad de acudir a tribunales u organismos como el Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Conapred) para pedir apoyo, pues además de ser obligados a trabajar, forman parte de los sectores vulnerables y sufren discriminación.



De acuerdo con El Universal, entre el 19 de marzo y el 30 de abril el Conapred recibió 231 quejas relacionadas con actos de discriminación por Covid-19, de las cuales 58 fueron presentadas por médicos, enfermeras y estudiantes de medicina.



De estas quejas, detalla un informe del organismo, 36 fueron porque los trabajadores son obligados a laborar pese a tener condiciones que los colocan en mayor vulnerabilidad ante el Covid-19, pues, además de tener comorbilidades, son adultos mayores, están embarazadas o son los principales cuidadores de familiares vulnerables al virus.



TE PUEDE INTERESAR: Estudiantes de medicina denuncian que el Gobierno los presiona para volver a los hospitales en plena fase 3 de Covid-19



22 quejas más fueron por haber padecido actos discriminatorios en sus propios centros de trabajo y en la calle. En el primer caso, los compañeros ejercen esta violencia después de enterarse que los familiares de los quejosos están contagiados de Covid-19.



Además del Conapred, entre otras de las instituciones que han recibido amparos tramitados por parte del personal de salud, se encuentra el Poder Judicial de la Federación, al cual también recurren para que no los obliguen a trabajar si es que tienen condiciones de vulnerabilidad.



Por otra parte, las disposiciones legales en contra de quienes comenten actos de discriminación contra personal médico y de enfermería en estados como Nuevo León serán de penas que podrían ir desde seis meses a seis años de prisión, así como multas de hasta 43,000 pesos, de acuerdo con las últimas reformas al Código Penal estatal, aprobadas el 28 de mayo.



Desde que inició la pandemia del nuevo coronavirus, la discriminación ha sido uno de los problemas más relevantes para la vida del personal que se ha convertido en la primera línea de defensa contra el virus. A lo largo del país, los profesionales de la salud han sufrido para usar el transporte público, han sido agredidos con cloro e incluso sus hogares han sido quemados.