Pasta de Conchos: El rescate imposible



Ciudad de México.- Los 63 cuerpos de los mineros en Pasta de Conchos no van a ser rescatados nunca, aunque se diga otra cosa. La Secretaría del Trabajo acaba de anunciar que el proyecto de rescate demorará entre cuatro y ocho años y costará 75 millones de dólares.



Lo evidente es que en el gobierno se enredaron con sus promesas, cuando el año pasado anunciaron que irían en la búsqueda de los cadáveres ingresando en la Mina 8, que fue la que sufrió el accidente el 19 de febrero de 2006.



Como en tantos aspectos del ejercicio actual del poder, se despreció lo que se había hecho, se perdió tiempo y se engañó a las viudas.



Desde octubre de 2007, un Panel de Expertos del Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología de la Presidencia de la República, concluyó, luego de acuciosos estudios, que eran improcedente y peligroso el intentar el salvamento y en particular porque los túneles están inundados y las concentraciones de metano son muy altas.



Es más, en el estudio se señaló que las posibilidades de accidente son cinco veces mayores que cuando se funcionaba con normalidad.



La mina Pasta de Conchos es una trampa mortal y es probable que si se perfora sobrevengan diversas explosiones, las que pueden causar más muertes y sufrimientos.



Las viudas de los mineros tienen toda la razón de estar indignadas, porque la única variable que no se ha movido, ni un ápice, es la de las mentiras que les han contado las diversas administraciones.



Lo triste del caso, es que se pudo avanzar en las indagatorias sobre las condiciones de seguridad y de higiene. Un estudio del gobierno de Coahuila, de 2006, refiere que no se hicieron las inspecciones y que en el fondo de los túneles no funcionaban los detectores de gas metano.



Como en tantas cosas, lo que imperó es la impunidad, a la que se suma la perversa estrategia de jugar con el dolor de las familias para tratar de sacar raja política.



Aún se escuchan voces que señalan que se puede hacer el rescate de otra forma, cuando los que saben del tema lo consideran imposible.



La evidencia, a estas alturas, debería de ser ya incontrovertible, pero no sería de todo extraño que se intente otra pirueta para ganar tiempo, para decir que en el pasado no se procedió de modo adecuado, a sabiendas de que ahora tampoco se hará.



En resumen, en este gobierno ya no se verá avance alguno y eso en el caso remoto en que decidan aventurase en un rescate no solo peligroso, sino delirante.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".