Papa Francisco se disculpa por reprender a mujer que le agarró



Ciudad de México.- La imagen fue tendencia en redes sociales durante gran parte del último día de 2019 y el primero de 2020: el papa Francisco, muy molesto, reprendió a una mujer que tiró fuertemente de su brazo y lo atrajo hacia ella, algo por lo que se disculpó este miércoles.



El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica saludaba a los fieles en la plaza de San Pedro del Vaticano, tras una visita que hizo al árbol y el Portal de Belén instalados en esta ciudad para celebrar el periodo navideño, y luego de oficiar la última misa del año.



De pronto, una mujer de rasgos asiáticos lo agarró de manera brusca de la mano y lo haló hacia ella, para comentarle algo, lo cual no gustó para nada al Santo Padre. Visiblemente molesto, Francisco intentó liberarse de inmediato del agarre. Cuando lo consiguió, le golpeó la mano con la que lo agarró, en señal de reprimenda.



La escena dio la vuelta al mundo y se volvió viral en redes sociales, con comentarios a favor y en contra lo mismo de la actitud de la mujer, que de la del obispo de Roma. Por todo lo sucedido, este miércoles Francisco pidió disculpas a la mujer y al resto de los fieles católicos. Se excusó por haber “perdido la paciencia” y por “el mal ejemplo” dado.



Sus disculpas fueron improvisadas durante su primer mensaje de 2020, en el que abogó por que el cuerpo femenino sea “liberado del consumismo”, así como “respetado y honrado”.



El Papa recordó que las mujeres son fuente de vida. “Sin embargo, son continuamente ofendidas, golpeadas, violadas, inducidas a prostituirse y a eliminar la vida que llevan en el vientre. Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios, nacido de una mujer”, aseveró.



“La salvación para la humanidad vino del cuerpo de una mujer. De cómo tratamos el cuerpo de la mujer comprendemos nuestro nivel de humanidad”, agregó en su mensaje, parte de una homilía dedicada a la figura femenina, dado que el 1 de enero la iglesia católica conmemora la Solemnidad de María Santísima, Madre de Dios.