PIB mexicano sufre caída de 18.7% en segundo trimestre de 2020: INEGI



Ciudad de México.- El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que en el segundo trimestre de 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) de México cayó 18.7 por ciento con respecto al mismo periodo de 2019.



La contracción del PIB en el segundo trimestre del año resultó dos décimas menor que la estimación oportuna del mismo Inegi divulgada hace 20 días, cuando proyectó que el desplome se ubicaría en un histórico 18.9 por ciento.



Lo anterior significa que la capacidad de la economía para generar riqueza se redujo a los niveles que existían hace diez años, resultado del impacto de las medidas sanitarias más fuertes por la pandemia de Covid-19, así como por el cierre de negocios y la suspensión de labores llevada a cabo para evitar más contagios.



TE PUEDE INTERESAR: PIB de México tardará 2 años en recuperarse: Gerardo Esquivel; El número de pobres podría elevarse a 70 millones



De esta forma, la economía mexicana acumula cinco trimestres consecutivos a la baja, profundizando la recesión por la que empezaba a transitar el país aun antes de la emergencia sanitaria.



En el desagregado de la información, el Inegi evidenció el derrumbe de todas las actividades económicas, liderado por el del sector servicios.



Las actividades primarias, que habían sido las únicas con registro positivo en los trimestres previos, fueron arrastradas hasta alcanzar un desplome de 0.2 por ciento en el comparativo anual.



Aquí se encuentran congregadas las actividades de agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza.



Según sus datos, en el segundo trimestre del año se presentó una caída de 25.7 por ciento en las actividades secundarias, esto en su registro anual.



TE PUEDE INTERESAR: Bares y centros nocturnos podrían abrir hasta 2021, muchos ya quebraron



En este segmento se encuentran actividades como minería; generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y gas, construcción y las industrias manufactureras, que en conjunto y condiciones normales, aportan 31.6 por ciento del PIB, según estimaciones de Barclays.



En el desagregado se observa que los sectores más afectados fueron los servicios de esparcimiento y culturales (-46.7 por ciento) así como alojamiento y preparación de alimentos (39.6 por ciento).



En tanto, las actividades terciarias completaron un desplome también histórico, de 16.2 por ciento.



En este segmento se encuentran el comercio, transporte, correo y almacenamiento, información en medios masivos, servicios financieros y de seguros, servicios profesionales y científicos, alquiler de bienes, muebles e intangibles, servicios educativos, de esparcimiento y culturales, así como actividades legislativas.