Oposición en el Congreso capitalino no logró impugnar la Ley Sheinbaum



Ciudad de México.-El pasado lunes 3 de agosto venció el plazo legal para interponer la acción de inconstitucionalidad contra la llamada Ley Sheinbaum, pero la oposición en el Congreso capitalino no logró articularse a fin de presentar ese recurso contra una reforma a la Ley de Austeridad que otorga a la jefa de gobierno facultades amplias para disponer del presupuesto de la urbe en caso de desastres naturales o emergencias sanitarias y sin necesidad de pedir opinión a los diputados.



En entrevista por separado, los legisladores de oposición Federico Döring (PAN) y Jorge Gaviño (PRD) coincidieron que no fue posible reunir las 22 firmas de diputados locales -la tercera parte del Congreso local- para impugnar la Ley Sheinbaum ante el Poder Judicial, como lo establece el artículo 105 de la Constitución del país y su ley reglamentaria.



Pero Döring sí reclamó que desafortunadamente no se pudieran recabar las firmas, por lo cual “cada partido tiene que responder y debería transparentar cada coordinador parlamentario, tanto del PAN, como PRI y PRD, para saber quienes firmaron y quienes jalaron con el gobierno”, dijo.



Al haberse vencido el plazo para presentar la acción de inconstitucionalidad, de 30 días hábiles a partir de su entrada en vigor, Döring agregó que la bancada del PAN trabaja en otro recurso jurídico para combatir la Ley Sheinbaum.



Se trata de una Acción por Omisión que está considerada en la Constitución de la Ciudad de México y en la Ley de la Sala Constitucional local.



Para interponer esa Acción a nivel local no hay un plazo, pues la ley dice que en tanto subsista la omisión se puede presentar el recurso y, además, basta con la firma de 10 diputados para hacerlo, lo que el PAN puede lograr sin el apoyo de otro grupo parlamentario.



“Según las pláticas que he tenido con Mauricio Tabe (coordinador de los diputados locales panistas), el PAN no se va a quedar con las manos cruzadas para hacer lo conducente ante la sala constitucional de la Ciudad, a través de la nueva figura”, dijo Döring.



Se buscó la opinión de Mauricio Tabe sobre el tema, pero hasta la publicación de esta nota, el coordinador del PAN no había respondido.



Más mesurado, el perredista Jorge Gaviño expuso que la oposición nunca contó con las 22 firmas que se requerían para presentar la acción de inconstitucionalidad, al recordar que los diputados que votaron en contra fueron solo 20, contra 38 que lo hicieron a favor y cuatro que se abstuvieron.



“Evidentemente no tenemos los números suficientes para poder accionar un derecho de esta naturaleza que nos permita entrar al Tribunal”, explicó Gaviño.



Dijo que ya no queda nada por hacer para detener la Ley Sheinbaum, al vencerse el plazo legal establecido por la Constitución federal.



Así, agregó, ahora queda que la bancada mayoritaria de Morena cargue la responsabilidad y el estigma de haber aprobado la reforma a la Ley de Austeridad local.



Consideró que un amparo podría alcanzar validez si algún grupo de ciudadanos de inconforma, pero recordó que la Ley Sheinbaum era una potestad del Congreso de la Ciudad, para poder opinar cuando la jefa de gobierno quisiera ajustar el presupuesto capitalino por arriba de un 10 por ciento.



Gaviño aseguró que en este momento Claudia Sheinbaum ya echó mano de esa reforma a la Ley de Austeridad, pues aplicó reducciones presupuestales a diferentes áreas y así ya comenzó la reasignación del gasto público.



“Nosotros no tenemos esa información en este momento; la vamos a tener a toro pasado, ya que se cierre el presupuesto y llegue a Cuenta Pública”, lamentó el legislador del PRD.



Dijo que si los diputados locales hubieran conservado la facultad de opinar conocerían las proyecciones del propio gobierno local respecto a la caída en los ingresos y los ajustes en el gasto de dependencias y unidades administrativas.