Nos oponemos a todo, dicen vecinos sobre proyecto gubernamental para el Bosque de Chapultepec



Ciudad de México.-Con un rotundo “¡Nos oponemos a todo!”, vecinos de las alcaldías Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc que integran el Frente Ciudadano para la Defensa y Mejora de Chapultepec, manifestaron su rechazo al proyecto de los gobiernos federal y de la CDMX denominado Bosque de Chapultepec: Naturaleza y Cultura, y cuyo diseño conceptual está a cargo del artista Gabriel Orozco.



Este mediodía, en conferencia de prensa afuera del Jardín Botánico de la primera sección, los vecinos señalaron las razones para oponerse al proyecto. Acusaron, por ejemplo, que se promoverá la privatización de espacios, hay una ausencia de la ciudadanía y de comunidades artísticas en ese plan, se carecen de diagnósticos sociales y no se tiene la intención de preguntarle a los 15 millones de visitantes qué opinan al respecto.



En voz de Pablo Gaytán, Victor Fuentes y Eduardo Farah, los integrantes del Frente también acusaron que el proyecto gubernamental centraliza los espacios culturales, provocará la deforestación y hasta el ecocidio en zonas como la Primera Sección del Bosque, además de que se financia en medio de la opacidad, pues se desconoce la existencia de proyectos ejecutivos; no hay planes de manejo para el paso flotante que conectaría la primera con la segunda sección, y ni siquiera se mencionan esquema de rescate para zonas que se encuentran invadidas en la tercera sección.



“Nos opone a todo porque no hay diagnóstico, porque hay imposición”, expuso Víctor Juarez, habitante de la colonia San Miguel Chapultepec, quien se encargó de enumerar las razones para rechazar el proyecto Bosque de Chapultepec: Naturaleza y Cultura.



Uno de los aspectos más preocupantes, dijo, es el plan para crear un Pabellón Contemporáneo Mexicano en donde hoy se localiza el Jardín Botánico, lo que llevará a la destrucción de ese espacio en beneficio privado de lo que calificó como “un círculo de mercaderes de arte ligados económicamente a Gabriel Orozco”.



Aún no se realizaba la conferencia, pero una hora y media antes del evento de los vecinos la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad (Sedema) emitió un comunicado de prensa, para rechazar que el Jardín Botánico resulte afectado, pues el proyecto propone trasladar ese espacio a la segunda sección del Bosque de Chapultepec.



Según la Sedema, en la instalación del Pabellón Contemporáneo Mexicano solo se contempla una infraestructura ligera, a ubicar donde actualmente es el orquidario, respetando toda el área verde del jardín actual.



La dependencia agregó que el Pabellón iniciará su desarrollo en 2021, y dará muestra de la diversidad cultural y ambiental del México contemporáneo al incluir diversas disciplinas, como el arte contemporáneo, diseño gráfico, industrial y textil, arquitectura, paisajismo, performance, literatura, botánica y más, para el disfrute de sus visitantes.



Pero los integrantes del Frente Ciudadano justo critican que esa narrativa gubernamental favorece la centralización de servicios culturales en la primera sección del Bosque, cuando esa infraestructura podría beneficiar a otras zonas de la Ciudad.



Además, acusaron que se desconocen detalles y costos tanto del Pabellón como del traslado del Jardín Botánico a la segunda sección, en donde por cierto, el Jardín sería el único plan de mejora para esa zona del Bosque.



Como ejemplo de la centralización también mencionaron que, sólo en la primera sección, se pretende crear un Cubo Escénico o Acústico, la Casa Lázaro Cárdenas como museo de sitio, el Museo del Maíz y la Gran Tienda de Fonart, todos ellos sin que se conozcan detalles de impacto ambiental y urbano, y mucho menos su costo.



En el caso de la tercera sección, los vecinos criticaron el plan para la rehabilitación del Panteón de Dolores, cuando ni siquiera es parte del Bosque de Chapultepec, así como la intención de convertir las ruinas de lo que fueron Atlantis y El Rollo en el Pabellón de Cultura Urbana o Parcur, para darle espacio a expresiones de cultura urbana “como si fuera un zoológico”, acusaron los integrantes del Frente.



Lamentaron que nada se dijo de las 28 hectáreas invadidas en la tercera sección, convertidas en negocios particulares, como el Rancho del Charro y el Club Hípico.



De la cuarta sección, en los terrenos del Campo Militar 1F, lamentaron que no queda claro cuánto espacio se destinará al Bosque, pues de 100 hectáreas originales, ahora sólo se mencionan 50 o incluso menos, pues la mayoría será utilizado por la Guardia Nacional.



Por su lejanía y aunque plantearon la descentralización de servicios culturales hacia la periferia, los vecinos calificaron de inviables proyectos en la cuarta sección como la rehabilitación de la Ermita Vasco de Quiroga, el Manantial de Santa Fe, la Bodega Nacional de Arte y Colecciones, la Cineteca Nacional del Poniente y el Pabellón de la Defensa Nacional.



Dijeron haber descubierto que la Secretaría de Cultura federal destinó mil 116.5 millones de pesos a la CDMX: 96.6 millones para proyectos ejecutivos en Medio Ambiente y Obras; 187 millones para la calzada ‘flotante’; 585 millones para el tajo de conexión de la tercera a la cuarta sección del Bosque y 50 millones para reforestación.



La Secretaría de Cultura federal ejercería 197.9 millones de pesos para crear la Casa del Maíz, Casa Lázaro Cárdenas, rehabilitar el Panteón Dolores y el Centro de Cultura Ambiental.