| 

Entrevistas

No podíamos ser irresponsables al generar un modelo de alcaldías que no permita la gobernabilidad: Leonel Luna

Ciudad de México.- La Asamblea Legislativa del DF (ALDF) aprobó ya las primeras leyes que derivan de la recién creada Constitución de la Ciudad de México. Se trata de un extenso decreto en materia electoral que, durante la discusión, tuvo puntos de tensión y polémica, como la forma de elección de los futuros alcaldes y concejales. En ese rubro, triunfó el modelo de planillas cerradas contra uno que se identificó como el de alcaldías abiertas.

Al hablar del tema, Leonel Luna, presidente de la Comisión de Gobierno del órgano legislativo asegura que al votar por el modelo de planillas los diputados que respaldaron ese esquema fueron respetuosos de lo que establece la Constitución de la Ciudad, aunque rechaza encajonar el debate en los términos de alcaldías abiertas o cerradas, pues lamenta que ese fue un concepto que se generó con el ánimo de politizar y desacreditar.

Dice que ese modelo de planillas en la integración de los Concejos de las futuras alcaldías abonará a la gobernabilidad de las demarcaciones, “y eso es muy importante, porque tampoco podemos ser irresponsables en generar un modelo de gobierno que no permita la gobernabilidad, que no permitan la gobernanza”, argumenta.

En entrevista con Capital CDMX, el también coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa destaca que el paquete legislativo en materia electoral transformará las estructuras políticas, de gobierno y administrativas de la Ciudad, al definir esquemas novedosos para la elección de los representantes populares, pero sobre todo al generar estándares democráticos con una ruta progresista.



La charla se desarrolla en sus oficinas de la ALDF localizadas en la Plaza de la Constitución. Ahí Leonel Luna subraya como un logro de la ley electoral la definición del método para elegir alcaldes y concejales, a través de planillas en las cuales, a la hora de votar, el ciudadano decidirá por una fórmula del candidato a alcalde y seis abanderados a concejales.

Los críticos de ese sistema denominaron a ese mecanismo como de carro completo, al acusar que de esa manera el alcalde ganador tendrá el control político de la mayoría del Concejo de las alcaldías, pues seis de los 10 concejales que integrarán dicha estructura de gobierno serán de su mismo partido. Los opositores a esa fórmula planteaban un modelo al que denominaron de alcaldías abiertas, por el cual el elector tendría frente a sí una boleta con la fórmula de candidato a alcalde y solo del concejal representante de su circunscripción.

El PRD, PAN y una parte del PRI en la ALDF votaron por el modelo de planillas, mientras que Morena, el PVEM y otra parte de la bancada priista respaldó el esquema de alcaldías abierta. Por ser mayoría, triunfaron los primeros.

Hay una transformación en la estructura, en la definición política administrativa de los gobiernos de contacto, de los gobiernos de cada una de las demarcaciones. Desaparecen los jefes delegacionales y se crean las alcaldías, acompañadas de un Concejo que acompañará al alcalde en la toma de decisiones, en la definición del presupuesto, en la definición de la obra pública, entre otras muchas más facultades y obligaciones que tendrán los alcaldes. La ley electoral define cómo se elegirán los alcaldes y cómo se integrará el Concejo de cada uno de ellos”, dice Leonel Luna, al defender el modelo de planillas.

P: ¿Serán Concejos a modo los que se crean?

R: Yo creo que no. No es un tema que tenga que ver con que el órgano legislativo haya definido un modelo para generar concejos a modo o para genera un concepto de esta naturaleza. Para resolver la problemática que implicaba la definición de cómo elegir a los concejales tuvimos que hacer un análisis muy preciso, un análisis muy pormenorizado de cada uno de los factores y de cada uno de los temas.

En este análisis consideramos dos factores importantes, el constitucional y el de gobernabilidad. En el constitucional nos ceñimos a lo que nos mandata la Constitución. Nosotros fuimos muy respetuosos del texto y eso hay que decirlo, y tal y como se define en el texto es como definimos la forma del modelo de integrar los concejos de cada una de las demarcaciones, y también la gobernabilidad, que es muy importante, porque tampoco podemos ser irresponsables en generar un modelo de gobierno que no permita la gobernabilidad, que no permitan la gobernanza.

Con respecto al ámbito constitucional, analizamos a detalle el artículo 122, la fracción cuarta, inciso A de la Constitución federal y donde define con mucha precisión que las alcaldías serán órganos político administrativos que se integran por un alcalde y por un concejo electo, por votación universal, libre, secreta y directa. Finalmente, estamos hablando que el Concejo será integrado por el 60 por ciento de concejales electos por la vía uninominal y 40 por ciento electos por la vía plurinominal. Se garantiza el principio democrático, pero también se genera todo un esquema que permita la gobernabilidad en cada una de las alcaldías.

Es decir, nos ceñimos al texto constitucional, partiendo de la definición de alcaldías como tal y de experiencias de los actuales jefes y jefas delegacionales, de las experiencias de la administración pública del gobierno de la Ciudad y de las experiencias de otros gobiernos locales. Revisamos a detalle los gobiernos municipales de distintas entidades del país e incluso de otros países.

P: ¿Aprobaron una legislación electoral posible o la deseable?

R: Me parece que es una legislación posible y deseable. Posible en el sentido de que analizamos el texto constitucional, es decir, el contenido del espíritu del constituyente y también por supuesto, deseable porque me parece que es una ley electoral que está a la altura de las expectativas de los habitantes de esta Ciudad.

P: ¿Cuánto tiempo les llevó el análisis y construcción del proyecto que finalmente derivó en el decreto?

R: Fueron muchos meses de trabajo. Nosotros iniciamos con la recepción de propuestas, incluso antes de que se instalara la Asamblea Constituyente. Desde que se anunció la reforma política, los distintos grupos parlamentarios estuvimos trabajando en el análisis de los grandes temas de la Ciudad, para aportar a la Asamblea Constituyente. Este órgano legislativo realizó varios foros temáticos, acompañados de instituciones académicas, de organizaciones de la sociedad civil, del propio gobierno de la Ciudad, de agrupaciones empresariales, organizaciones de derechos humanos, asociaciones que tienen que ver con los pueblos originarios y comunidades indígenas residentes de la Ciudad, organizaciones que tienen que ver con los derechos de la diversidad sexual. En fin, tuvimos una ruta importante para integrar propuestas que fueron entregadas al Constituyente.

Posteriormente, fuimos siguiendo paso a paso cada una de las sesiones de la Asamblea Constituyente y cada una de las propuestas y las definiciones que se iban dando en los debates, en las discusiones, en las reuniones de cada comisión y en el Pleno. Posterior a ellos hicimos un análisis del texto constitucional e iniciamos con la revisión de experiencias como lo hemos comentado, en otras entidades federativas y de otros países.

Hicimos un comparativo importante del esquema de representación popular que tiene el estado de Nayarit, por ejemplo; hicimos un análisis de los órganos de representación popular que tienen el estado de México, Nuevo León o Chiapas. Revisamos el proceso y la estructura de la elección de los cabildos de distintos municipios del país, y revisamos experiencias de otros países como las representaciones populares de España, de Francia, de países como Uruguay, en Latinoamérica, de Argentina, Chile, otros más.

P: ¿Qué les dice a quienes cuestionaron la forma en la que la ALDF construyó esta legislación y que pusieron en duda el principio de parlamento abierto?

R: Me parece que es una percepción equivocada, porque el órgano legislativo decidió el generar una serie de mesas de trabajo, temáticos, y que tienen que ver con cada una de las leyes secundarias que corresponden al mandato constitucional. Las mesas de trabajo se integraron por diputados de los distintos grupos parlamentarios; concentraron propuestas ciudadanas; concentraron propuestas de organizaciones de la sociedad civil, de organizaciones empresariales y esas mesas estuvieron abiertas a las propuestas de muchos.

Partiendo de esos grupos de trabajo que se instalaron, cada uno de ellos llevó a cabo encuentros, foros, mesas de trabajo en donde se recibieron propuestas, es decir, estuvimos abiertos, pero sobre todo atentos a las propuestas ciudadanas que se fueron presentando.

P: Hay voces como la de la ex constituyente Esthela Damián, quien decía que si se aprobaba el modelo de alcaldías por planilla cerrada promoverían impugnaciones ante la Suprema Corte ¿Ustedes han evaluado un escenario de esa naturaleza, que el decreto aprobado sea impugnado y resuelto en tribunales?

R: Las leyes que aprobamos, las leyes que emanan del órgano legislativo, están en ese escenario de poder ser susceptibles de tener modificaciones de acuerdo con los resolutivos de la Suprema Corte. Nosotros consideramos que nos ceñimos al texto constitucional, no solo en lo que corresponde a la Constitución de la Ciudad de México, sino que también a la Constitución general de la República.

P: La Suprema Corte no ha resuelto (las impugnaciones contra la Constitución de la Ciudad). ¿El escenario que pueda generar la Corte con su resolución, que modificara sustancialmente el decreto es un tema que les genere ruido, ante la previsión de que lo aprobado se venga abajo?

R: Estamos en espera del resolutivo de la Corte. Somos muy respetuosos en ese sentido y también de manera respetuosa hemos solicitado a la Corte que resuelva lo más pronto posible para poder cumplir con la responsabilidad de elaborar las leyes reglamentarias de esta Ciudad. Como sabemos, hay recursos presentados ante la Corte; la ley electoral, si la Corte resolviera que hay que modificar parte del texto, pues lo tendremos que hacer.

P: El tema de las alcaldías abiertas fue el más mediático ¿pero desde su punto de vista cuál fue el más complicado para plasmarlo en el decreto?

R: Yo no hablaría de alcaldías abiertas o cerradas, yo creo que es un concepto que de pronto alguien generó con el ánimo de politizar y sobre todo de desacreditar uno u otro modelo. Me parece que más allá de alcaldías abiertas o cerradas estamos hablando de que las alcaldías, el modelo de gobierno de las demarcaciones, el modelo administrativo es un gran avance y estamos considerando un modelo, una forma de integrar esos concejos, que es democrático, porque el ciudadano tendrá que ir a las urnas y elegir quienes serán los integrantes del Concejo.

P: ¿Hubo algún momento complicado, difícil de negociar, donde hubiera un atorón y fuera necesario un trabajo fino en lo político?

R: Como toda ley requiere de mucho cabildeo, como toda ley requiere de generar consensos, como toda ley requiere de generar acuerdos entre los distintos grupos parlamentarios. Esa es la gran riqueza de un parlamento, esa la veta de oportunidad de un parlamento, en donde hay posturas distintas, donde se concentran ideologías diferentes, donde tenemos un órgano legislativo plural, distinto a muchas legislaturas. Eso le da mayor riqueza y genera muchos mayores alcances a las leyes que se van generando desde el propio órgano legislativo. Todo se discutió, todo se analizó, todo se consensó y todo se acordó.

Y hablo sobre todo de los grupos parlamentarios que estuvieron presentes en la discusión, de los grupos parlamentarios que asumieron esa responsabilidad, de los grupos parlamentarios que entendieron cuál es el papel de un legislador, y cada uno de los artículos se fue revisando a detalles, cada uno de los artículos se fue consensando y acordando.

P: ¿Hubo grupos parlamentarios que dejaron de lado su responsabilidad?

R: Como presidente de la Comisión de Gobierno no podría yo opinar en ese sentido, pero eso lo tendrá que juzgar la ciudadanía.

P: ¿A ustedes los juzgaría la ciudadana por lo que votaron? Hay quienes dicen los miran rumbo al 2018 por lo que votaron.

R: Me parece que es uno de los principios básicos y fundamentales de un servidor público y de un representante popular, y es justamente la rendición de cuentas, la evaluación ciudadana y lo que puedo decir es que cada uno de los diputados actuaron bajo una responsabilidad que todos entendemos.

Etiquetas CDMX ALDF Ley electoral Leonel Luna

COMENTARIOS

MÁS Entrevistas