No hay marcha atrás en prohibición a plásticos de un solo uso, dicen diputados y ambientalistas



Ciudad de México.-Diputados locales de oposición, junto con ambientalistas y especialistas en derecho ambiental le pidieron al gobierno de la Ciudad que no dé marcha atrás en la aplicación de la Ley de Residuos Sólidos que prohíbe la comercialización y uso de bolsas de plástico de un solo uso. Dijeron que la aplicación de la ley no es opcional y exigieron a la administración de Claudia Sheinbaum no ceder ante las presiones de los industriales y empresarios del sector.



"Sin dientes se puede quedar la ley en un postulado de buenas intenciones. No hay que permitir que se establezca un régimen de tolerancia para el incumplimiento de la ley; se debe cumplir y castigar a quien no lo haga", dijo Mauricio Tabe, coordinador de la bancada del PAN en el legislativo local, quien participó en una conferencia conjunta con los diputados Tonatiuh González, del PRI; Jorge Gaviño, del PRD, y Alessandra Rojo, del PVEM.



En la conferencia estuvieron presentes Arnold Ricalde, de la Alianza México Sin Plástico; Gustavo Alanís, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, Dolores Barrientes, representante en México del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y Ornela Garelli Ríos, de Greenpeace México.



Todos coincidieron en señalar que la prohibición en el uso y comercialización de plásticos de un solo uso no tiene marcha atrás y destacaron que en su momento se aprobó con el aval de todos los partidos políticos incluido Morena, aunque en esta conferencia no estuvo presente ningún legislador del Movimiento de Regeneración Nacional.



Lamentaron que los industriales del plástico se digan sorprendidos por esta reforma a la Ley de Residuos Sólidos, pues las modificaciones se avalaron desde hace siete meses y además de eso, la administración de Claudia Sheinbaum les dio 20 días de periodo de gracia en este mes de enero para que los empresarios del sector tomaran las medidas pertinentes de cumplimiento a esta normatividad.



Mauricio Tabe y Jorge Gaviño coincidieron en que el gobierno de la Ciudad llegó tarde en el proceso de implementación de la norma, lo que generó un conflicto con la industria. Consideraron que la administración de Sheinbaum debió iniciar desde hace muchos meses con el proceso de sensibilización y establecer facilidades fiscales para reducir el impacto económico en la industria.



En ese aspecto, la Asociación Nacional de Industrias del Plástico advirtió hoy que por esta prohibición habrá una pérdida de 50 mil empleos en la Ciudad.