Narosky, el arte en una frase



Ciudad de México.- José Narosky, nacido en Darregueira, Provincia de Buenos Aires, un 20 de abril de 1930 es un escritor de aforismos que inició su carrera en las letras como periodista de el diario El Mundo.



Su destacada labor en los aforismos nace luego de recopilar los de Nietzsche y otros filósofos, ya que de niño le despertó curiosidad que en las cajas de cigarros de su padre había aforismos: frases breves que se proponen como regla en una ciencia o arte.



Su primer libro fue titulado como "Si todos los hombres..." en 1975. Paso por la televisión y la radio, con el seudónimo Hugo Nardi, donde hizo el programa "Pinceladas humanas".



Ha sido galardonado con el Premio José Hernández de la literatura argentina y fue distinguido por la Legislatura porteña por su obra, así como también le fue entregado el premio a la labor literaria que otorga la Legislatura de la provincia de Buenos Aires y la municipalidad de La Plata, por su contribución a la cultura.



TE PUEDE INTERESAR: Los Ilusos



Aquí algunos de sus aforismos:



"Dicen que la felicidad es un instante, ¿pero acaso la vida no es una suma de instantes?"



"La felicidad está en mil cofres. Pero todos tenemos alguna llave".



"En nuestra felicidad vivimos. En nuestro dolor observamos la vida".



“En mi dolor envidio al mendigo. En mi felicidad no envidio al rey".



"Todo soñador tiene asegurada una porción de felicidad".



"Los que luchan buscando el bien, ya lo han encontrado".



"Buscamos la belleza de la vida. Pero la vida ya es belleza".



"El amor es el más hermoso de los milagros".



"Las leyes condenan a quien roba un pan y absuelven a quien roba una ilusión".



"Sembremos. En algún lugar nos bendecirá la lluvia".



"No me importa tener años. Me importaría no tener ilusiones".



"Es joven quien tiene más ilusiones que recuerdos".



"Puede vivirse sin realidad pero no sin esperanzas".



"Quien baja los brazos perderá la ilusión de alcanzar el horizonte".



"Un pobre con ilusiones es más rico que un potentado sin ellas".



"La ilusión nos engaña. Acariciándonos".