Morena de Ebrard



Ciudad de México.- El partido Morena, a seis años de su formación, tendrá por primera vez una dirigencia emanada de la militancia y no del dedo de su creador Andrés Manuel López Obrador.



En la disputa por este espacio de poder se metieron diversos grupos liderados por figuras que tienen la mira en la presidencia en 2024, como Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Ricardo Monreal, además del grupo de fundadores del partido quienes creían tener las escrituras de Morena.



El ganador de la presidencia del partido más importante de México, después de una serie de impugnaciones, fue Mario Delgado, leal a Marcelo Ebrard, por eso ahora Morena es de Ebrard, quien desde el cargo de canciller se ha vuelto el cuadro más sólido y competitivo del gabinete de López Obrador.



Delgado ganó la encuesta al ponerse a hacer política y no quedarse sentado esperando a que lo eligiera el creador del movimiento. Los que se quedaron sentados esperando la designación ahí siguen, en el pataleo y a la espera de que López Obrador los cobije, pero la realidad es que el partido va agarrar un tono progresista que va enderezar el barco sin rumbo de la cuarta transformación. Los perdedores están a la vista.