Morena, un partido sin líder en el DF



Ciudad de México.- Tras la renuncia del dirigente local de Morena, Eduardo Cervantes, en enero pasado, el partido del ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no ha logrado colocar un líder en la capital de México.






Cervantes renunció el 20 de enero pasado, al inicio de las precampañas locales, por "diferencias insuperables con la dirección de facto" según una carta que envió al Consejo Estatal, así como a la dirigencia nacional del partido, señaló que dejaba al partido de reciente creación por "dignidad".





Desde esa fecha el partido a nivel local no cuenta con un dirigente formal, y quien ha asumido el control, ha sido Martí Batres, presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena. Batres incluso se encargó de colocar en las candidaturas a diputados locales a sus más allegados. 




A mitad de las campañas locales, los abanderados de Morena realizan actos proselitistas por su cuenta y sin un dirección clara, contrario a lo que sucede en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) -principal rival a vencer de Morena en la próxima elección- en donde su dirigente local, Raúl Flores, intenta sobrellevar el proceso en "unidad", apoyando a los candidatos de todas las corrientes perredistas.






En tres ocasiones no se ha logrado la convocatoria para nombrar a un nuevo dirigente capitalino, las mismas que Batres ha reventado la reunión, ya que no se cuentan con los votos suficientes para garantizar que el ex perredista Tomás Pliego gane esa elección. 





Pliego es secretario de Organización de Morena y ha desempeñado diversos cargos en la delegación Cuauhtémoc y fue diputado local en la cuarta legislatura de la Asamblea Legislativa.