Modelo centinela utilizado por la SSa no arroja cifras reales; UNAM



Ciudad de México.- Integrantes de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estimaron que el “modelo centinela” -usado por la Secretaría de Salud (SSa) para medir la presencia del coronavirus en México- no arroja las cifras reales de la epidemia.



Declararon que debido a dicho modelo “no sabemos en qué lugares del país y sectores de la población se está escondiendo el virus”.



Malaquías López, profesor de la Facultad de Medicina (FM), consideró en conferencia de prensa virtual que “sin números reales, el panorama es muy incierto y no podemos hacer predicciones concretas” en referencia al probable fin de la emergencia, ni el momento que se presente el mayor número de contagios.



TE PUEDE INTERESAR: Las cifras de López-Gatell no cuadran: José Narro



Agregó que se podrían imaginar medidas orientadas a la contención del virus si se tuviera información de quién está siendo infectado; pero, al no saber quién lo está, en dónde ni la velocidad de dispersión, sólo podemos “prepararnos para dar atención de los casos graves de Covid-19”, es decir, considerar si hay recursos suficientes para todos los enfermos.



Explicó que en México no hay números totales puesto que sólo se realizan pruebas a pacientes con síntomas que muestran casos graves, por lo que no se están contando los casos leves; “el verdadero número de casos en México es materia de discusión”, por tanto cree que tan sólo se están detectando el 5% de los casos –los más graves-. Por lo que consideró que la cifra real no sólo podría obtenerse multiplicando los casos registrados por ocho, sino por 25.



Por su parte, Samuel Ponce de León, coordinador de la comisión, agregó que la respuesta de las autoridades “ha sido efectiva”, y la curva de contagios no ha crecido como se había pronosticado; sin embargo, dijo que la pandemia está lejos de terminar, ante esto exhortó a invertir en ciencia e innovación; ser productores de vacunas y antivirales.