Minimiza Sheinbaum protesta de vecinos de Xoco. La mayoría apoya obras de Mítikah, dice

Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

Ciudad de México.-La jefa de gobierno Claudia Sheinbaum minimizó una protesta que vecinos del pueblo de Xoco encabezan contra acuerdos que califican de ilegales, por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y la empresa Fibra Uno, para privatizar la calle de Mayorazgo dentro del proyecto Mítikah. 

“Es un grupo de personas a las que se ha atendido varias veces. La Secretaría de Medio Ambiente tiene mucha más información. La gran mayoría de los habitantes han sido consultados y están de acuerdo en que las obras de mitigación se lleven a cabo; recuerden que no estamos autorizando ninguna obra adicional, sino sencillamente cómo se realizan las obras de mitigación, y las modificamos completamente a como estaba en el gobierno pasado”, dijo Sheinbaum en videoconferencia de prensa.

Expuso que durante la administración anterior, las obras de mitigación se iban a desarrollar después de la Fase III, la cual se canceló en este gobierno. Ahora la exigencia a Fibra Uno es que debe cumplir con esas medidas de mitigación, incluido el puente de salida de Mítikah, argumentó Sheinbaum

La jefa de gobierno aseguró que ese puente quedará dentro del terreno de Mítikah y no sobre la calle Real de Mayorazgo.

“Ahí se hizo un trabajo muy importante de participación de la ciudadanía para ver dónde quedaba el pozo, para resolver el problema del agua, dónde quedaba un parque que se va a hacer en esta zona, cuál era el mejor lugar, todas las obras de mitigación asociadas hasta donde está aprobado el proyecto de torre Mítikah.

“Hay algunas personas que todavía no están de acuerdo, pero en este caso se está, el consenso siempre. Difícilmente se puede llegar a la unanimidad, pero cuando la mayoría está de acuerdo se toma en cuenta esta opinión, así es la democracia”, agregó la mandataria.

Hoy por la mañana habitantes del pueblo de Xoco cerraron varios carriles de la avenida Universidad, a la altura del Metro Coyoacán, reiterando el intento de las autoridades capitalinas de despojarlos de la calle Real de Mayorazgo y entregársela a desarrolladores inmobiliarios.

Agregaron que empresas pagadas por Fibra Uno se han dedicado a realizar consultas ilegítimas y amañadas, carentes de certeza, con las cuales pretenden obtener respuestas favorables a sus proyectos y mediante reactivos amañados.

“Dentro de sus funciones al servicio del cartel inmobiliario, este gobierno maquilla de formalidad la consumación del despojo, mandando constituir ´comités vecinales´ como el autonombrado Consejo Vecinal Ciudadano (CVC) que se erigió tan solo con cinco vecinos residentes del Pueblo de Xoco y siete representantes de la empresa constructora de Mítikah, una asociación que adolece de todo marco legal y que además de ser apócrifo e ilegítimo, carece de buena fe por mantener conflictos de interés respecto a la persona moral que le paga (Fibra Uno-Mítikah)”, acusaron los habitantes de Xoco.

Lamentaron el desprecio mostrado por las mismas autoridades hacia la representación legítima, como es la Comisión de Participación Ciudadana (Copaco).

Así, los habitantes de Xoco acusaron que el gobierno de la Ciudad los ha querido dividir, pero también segregar, y muestra de ello ha sido la implementación de plumas de acceso controlado con tarjetas electrónicas que diferencian quién puede y quién no puede transitar por una vía pública. 

También acusaron que este gobierno, revestido de un nuevo neoliberalismo, implementa un Fobaproa inmobiliario, intentando justificar la entrega y la privatización de calles y bienes públicos a empresas como Gap Inmobiliaria (City Towers), Fibra Uno (Mítikah), Be Grand, Quiero Casa, Agatha, Avalon, Urbano Park, Class Bienes Raíces, entre otras, con base en los argumentos de una necesaria reactivación económica de actividades prioritarias, con resultados devastadores para la población originaria.

La Gentrificación que ha originado ese crecimiento del desarrollo inmobiliario, explicaron, se observa en el pago de impuestos, pues una casa de 200 metros en el Pueblo de Xoco que pagaba un impuesto predial de 2 mil pesos al año ahora paga más de 25 mil pesos anuales. 

Además, los vecinos prevén la llegada de 50 mil automóviles de nuevos residentes, con lo cual escasearán los cajones de estacionamiento e incrementarán los aparcamientos en las calles del Pueblo, situaciones que al final, únicamente permitirán habitar en él a una élite privilegiada, como aquellos que puedan pagar precios de entre 6 y 40 millones de pesos por un departamento, según los metros cuadrados.

“Este gobierno, para denostarnos ante la ciudadanía, minimiza la lucha social y la demanda ciudadana con el lamentable argumento de que buscamos intereses políticos, cuando lo único que buscamos es el bien común y la defensa de nuestros recursos públicos”, acusaron los vecinos de Xoco.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.