| 

Justicia

Mil 749 días en hospitales y sólo tres en prisión

Ciudad de México.- De los cinco años que Elba Esther Gordillo estuvo privada de su libertad, sólo tres días permaneció en la cárcel, y nunca tuvo contacto con la población general del Reclusorio Femenil de Santa Marta a donde fue enviada el 28 de febrero del 2013.

A punto de cumplirse los cinco años de su detención ocurrida el 26 de febrero del 2013, al ingresar a la cárcel sólo estuvo tres noches y dos días en una celda del Centro de Observación y Clasificación de Santa Marta Acatitla, sin pisar el interior del penal y tener contacto con el resto de las internas.
Para el tres de marzo del 2013, la líder magisterial fue ingresada en la Torre Médica en el Centro Femenil de Tepepan a consecuencia de problemas de aneurismas, hipertensión, arritmia, y el riesgo de un infarto, según informaron autoridades capitalinas en ese momento.

De ahí la mujer ya no regresó a Santa Marta, pues para la Secretaria de Salud capitalina era más seguro que permaneciera en el hospital de alta especialidad, ante cualquier eventualidad que pusiera en riesgo su vida, como un infarto.

Con base en los dictámenes de médicos particulares transcritos en los juicios de amparo presentados para lograr el arresto domiciliario, la mujer superaba los 70 años, por lo que ya era considerada persona de la tercera edad, además que sufría diversos malestares que ponían en riesgo su vida, sino era atendida en tiempo y forma.

“…Dada la posición de los dos aneurismas, su tamaño y evolución de crecimiento, así como el índice aneurisma/arteria cerebral, realizar cualquier tipo de intervención aumentaría los riesgos en la salud y vida de la paciente (aunado al resto de factores de riesgo propios de las enfermedades crónico degenerativas que padece…)”

“…Mi opinión es que, una vez que se recupere de la cirugía que le fue practicada y de la que le rendí informe (la instalación de la malla por una hernia)…deberá ser dada de alta para continuar con sus cuidados en su domicilio con atención de enfermería y supervisión médica. Conforme a protocolos, debe encontrarse a una distancia que pueda permitir ser trasladada a un hospital de tercer nivel que cuente con centro neurológico de manera ágil para el caso de ruptura de aneurisma”, dice el dictamen médico sobre la salud de Gordillo en reclusión.

Inclusive el médico particular exigió a la PGR y a las autoridades penitenciarias capitalinas que le entregaran una carta certificada en la cual lo deslindaban de cualquier tipo de responsabilidad legal pues el estado de salud de Gordillo Morales era delicado, y no eran atendidas las recomendaciones médicas que estaba refiriendo.

Cabe recordar que el pasado 15 de diciembre Gordillo Morales fue trasladada a su penhause en Polanco donde continuará con sus procesos, pues que permaneciera hospitalizada representaba un riesgo para su salud.

Y durante el tiempo que estuvo internada pasó por diversos nosocomios, entre ellos, la Torre Médica de Tepepan, el Hospital los Ángeles del Pedregal; el Hospital María José de la Colonia Roma; Hospital MediAccess, en Paseo de las Palmas.
Inclusive se le practicaron algunos estudios en el Hospital de Xoco y Balbuena, sin embargo, ante la posibilidad de que fuera internada en estos nosocomios durante su reclusión, interpuso amparos para evitar su estancia en instituciones públicas.

Un caso similar de arresto domiciliario por avanzada edad, y precario estado de salud, fue el del ex presidente Luis Echeverría Álvarez, mismos que el año 2006 fue juzgado y absuelto por el delito de genocidio cometido el 02 de octubre del 1968, nunca fue trasladado a una prisión o llevado ante un juez, ya que tenía 78 años.

Etiquetas Elba Esther Gordillo Prisión

COMENTARIOS

MÁS Justicia