Menores del Centro Histórico bajo acecho del crimen organizado



Ciudad de México.- La Ciudad de México (CDMX) históricamente ha tenido una deuda con los niños, niñas y adolescentes, siempre han quedado en el abandono de las políticas públicas y por ello se han documentado diversas formas de explotación de infantes.



La lógica de los gobiernos ha sido sencilla, si no dan votos no importan.



Sin embargo, desde hace más de una década se ha detectado que los niños y jóvenes son los principales responsables de las actividades delictivas en la capital del país.



Se han hecho programas con poca sustancia y ahora hemos entrado a una fase de degradación donde los niños y adolescentes de 15 años son víctimas y rehenes del crimen organizado.



El hallazgo de la última semana de más de tres menores descuartizados y uno ahorcado en calles del Centro Histórico de la CDMX son una imagen aterradora que reflejan una cruda realidad.



La jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, como es su costumbre reaccionó tras ver la maleta del tercer niño descuartizado y puso en marcha un programa social con el DIF y el Injuve.



Confiemos en que la reacción aunque sea tardía ayude a contener el problema y los niños vuelvan a jugar felices en las calles más emblemáticas de la CDMX.



LEE AQUÍ EL SEMANARIO COMPLETO:



Menores del Centro Histórico bajo acecho del crimen organizado