Martha Ávila, de la sierra a cogobernar con Sheinbaum la CDMX



Ciudad de México.- Martha Ávila Ventura llega a las grandes ligas de la política capitalina de forma sorpresiva. Su nombre era el que menos sonaba para ocupar la coordinación de la bancada mayoritaria de Morena en el Congreso de la Ciudad de México, luego de la renuncia de Ricardo Ruiz.



Pero ahora brilla con luz propia, después de que por años e incluso en el pasado más reciente estuvo a la sombra de personajes como la alcaldesa en Iztapalapa, Clara Brugada, y la Fiscal General de Justicia en la CdMx, Ernestina Godoy.



El reto para ella es que los protagonismos y las ambiciones que han caracterizado a un convulsivo grupo parlamentario no la opaquen. Aún así niega que se haya sacado la rifa del tigre.



La lideresa de los morenistas en el Congreso capitalino charla con Capital CDMX en el salón “Virgilio Caballero” del recinto legislativo de Donceles y Allende, ahí donde las mañanas de los martes y jueves los legisladores locales de Morena desayunan y discuten en una reunión previa los temas que serán parte de la sesión ordinaria en el Congreso de la CdMx.



La entrevista resulta atropellada, pues el tiempo está encima. A la mitad de la plática comienza a escucharse el peculiar timbre con dos tonos que se utiliza en el recinto para llamar a los diputados a votar.



Además, en ese momento empieza a sonar el celular de la diputada y ella se apresura a leer unas hojas, en donde lleva escrito parte de lo que dirá en entrevista.



Lo que lee son algunos de los temas más destacados de una agenda legislativa que impulsará su grupo parlamentario, compuesta por 48 puntos, como la Ley Anticorrupción y la Ley del Registro de Agresores Sexuales. Acepta que ahora, convertida en coordinadora de la bancada, no tendrá tiempo para empujar una agenda propia de iniciativas.

Maestra en la sierra



Durante los veintidós minutos de entrevista, Martha Ávila da cuenta del inicio de su carrera política, en la Sierra de Santa Catarina de Iztapalapa, hace tres décadas, cuando aquella zona del oriente de la Ciudad comenzaba a urbanizarse.



Su crecimiento político y laboral casi siempre ha estado ligado al de Clara Brugada. Martha Ávila formó parte de ese movimiento vecinal que luchó contra los cacicazgos priistas en la urbanización de San Miguel Teotongo, así como para lograr que la ex cárcel de mujeres de Santa Martha se volviera una preparatoria.



A eso que la diputada de Morena le denomina el “movimiento” se convirtió en la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata (UPREZ), un semillero de cuadros políticos como el diputado federal Víctor Varela y Ernestina Godoy, a quienes Martha Ávila llama "compañeros".



Aún así, la coordinadora de Morena niega pertenecer a un grupo político. Lo que no rechaza es que la hoy Fiscal Godoy es su amiga.



También acepta que hace un año y medio recibió de forma natural la noticia de que no sería más diputada suplente y que tomaría protesta como diputada titular en sustitución de Godoy, quien dejaba la curul para convertirse en procuradora. “Estábamos muy conscientes de eso”, reconoce.



A pesar de sus hojas que le sirven para responder algunas de las preguntas, a Martha Ávila le cuesta contestar algunos cuestionamientos, como si cree tener el respaldo político de la jefa de Gobierno de la CdMx, Claudia Sheinbaum, para desempeñarse como coordinadora.



Martha Ávila mide las palabras y cambia lo que iba a decir. “No sé ahí...como que el respaldo político...creo que es una cuestión de que tenemos una comunicación”, atina a decir esta pedagoga de 54 años.



— Usted es pedagoga ¿Cómo entra a la política?



— Bueno, antes de ser pedagoga entré a la política. Tengo más de 30 años en el movimiento social. Iniciamos nuestra organización en Iztapalapa, en la lucha contra los caciques en ese entonces, que se vendían doblemente los terrenos. Ahí iniciamos una lucha organizada que nos permitió generar procesos de concientización en la gente y además procesos de transformación y la lucha por los servicios públicos.



He participado en las grandes luchas de las mujeres por transformar este país y lograr la no violencia hacia nosotras las mujeres. He participado también en la construcción de la escuela, la preparatoria en la ex cárcel de mujeres. También fue otro proceso mientras estuvimos en el movimiento y después de un tiempo, a mi me gusta mucho el trabajo de formación, para que la gente participe y se involucre en los problemas, pero aparte que sea una persona crítica y autocrítica.



En ese aspecto me llamó la atención estudiar pedagogía y fue después, casi 20 años de estar en el movimiento, que tenía yo la práctica y me faltaba la teoría. Creo que estudiar una licenciatura te abre una visión más amplia de las cosas.



Pese a venir de una zona marginal, destaca que la legisladora estudió en una escuela particular. "Fue un esfuerzo mío, propio, con mis propios recursos, fue algo que me costó a mí y que los maestros en la universidad siempre decían que los títulos no son títulos de nobleza, si no de trabajo. Cuando uno estudia, va y lo comparte en su comunidad ese es el logro", dice orgullosa.



Asegura que el estudio en aulas privadas le enseñó a impulsar la educación en las comunidades y la empujó a decirle a las mujeres que había que prepararse y tener más conocimientos.



Luego, en el proceso de Morena para construir un partido político, se fue a los estados "porque teníamos que construir un partido que no fuera un ombligo del sistema".



Posteriormente, participó como funcionaria pública en algunos espacios del gobierno local, en dos alcaldías, antes delegaciones. "Ha sido mi participación como funcionaria. Ahí aprendí que por lo que luchábamos, para que los funcionarios sean honestos y transparentes y brinden una buena atención a la ciudadanía, es algo que ha dejado huella en mi participación en esas dependencias", afirma.



Recuerda con gusto que hoy encuentra a las personas que laboran en las alcaldías y le tienen un reconocimiento. "Eso es muy grato y es parte de lo que he aprendido en este proceso de vida, en este proyecto de vida. Tenemos que transformar muchas cosas. Para mí es importante vivir para la política y no vivir de la política".



— ¿Entonces usted inició en la política cuando era una veinteañera? ¿Cuando se estaba urbanizando la zona de Iztapalapa, de la Sierra de Santa Catarina?



— Así es, toda la zona de Iztapalapa en la Sierra, después nos venimos a construir en una zona que por sus límites con el Estado de México es una zona carente de muchos servicios, de delincuencia y además colonias formadas por gente que vino de Tepito cuando se hicieron los Ejes Viales, se fueron a esa parte y ya traen como un asunto de formación en algunas cosas que no son muy buenas para la ciudadanía; ciudadanos que se sentían utilizados por sus diputados, que nada más llegaban, se hacían diputados y ya no regresaban.



Ese siempre fue un reclamo de la gente, en esa zona de Peñón Viejo, de Santa Martha Acatitla, de toda esa zona muy abandonada. Empezamos también a realizar otro trabajo y después en el distrito el 28, en las faldas del Cerro de la Estrella, donde hay varios pueblos originarios. En ese trabajo estamos, en el módulo.



Yo a mi módulo le quiero dar otro sentido, porque en Iztapalapa tenemos un gobierno de Morena, el gobierno tiene que hacer su trabajo, de los servicios públicos, y nosotros coadyuvar con otro trabajo formativo. La ciudadanía se tiene que organizar para ella resolver sus problemas y no esperar que el gobierno les resuelva. Esa es mi participación.

El movimiento de Brugada



—¿Cómo da el brinco de la lucha social a la administración pública? Usted participó en la Procuraduría Social y estuvo en la delegación Iztapalapa ¿Cómo se da ese brinco?



— Así es, en Iztapalapa, en Azcapotzalco. Yo creo que el brinco se dio porque en el movimiento también tenemos que formar perfiles administrativos. Entonces juntar el trabajo social con el trabajo administrativo te genera otro proceso diferente, de cómo entiendes tu participación como servidor público.



Ese es el salto que parte de toda esta lucha. Para mí llegar al Congreso no era un desconocimiento. Hay muchos compañeros diputados que han salido del movimiento, que son diputados.



—¿Como quiénes?



— Está la compañera Clara Brugada, el compañero Víctor Varela, la compañera Ernestina Godoy, varios más compañeros que han estado en ese proceso. Fue algo de llegar a una suplencia, muchos dicen que es la suerte, pero creo que nosotros venimos de un proceso diferente, hacemos análisis coyunturales. Las fórmulas de los diputados no se deben dar por cumplir una suplencia, si no porque verdaderamente hay un perfil. Ese es el compromiso que hemos asumido desde nuestra participación social.



— ¿Usted se identifica claramente dentro de un grupo político? ¿Del grupo de Clara Brugada?



— No, nosotros somos un equipo que hemos crecido en Iztapalapa, que hemos coincidido en estas luchas, pero de un equipo o de un grupo eso no, creo que eso no debe de ser, somos compañeros que coincidimos en un objetivo en común, en una lucha transformadora y que traemos más de 30 años en la lucha y que vamos a coincidir con las grandes luchas. En los frentes que haya que estar para dar estas luchas ahí nos vamos a incluir.



— Porque en su trayectoria social y en su perfil profesional dentro de la administración pública coincide mucho con el de Clara Brugada. Son similares...



— Podemos coincidir, tenemos coincidencias, somos compañeras que venimos igual con Clara, desde abajo, desde la comunidad, desde picar piedra y eso nos ha formado para tener principios claros y una ideología fuerte que nos va a permitir no corrompernos en ningún espacio.



— ¿Cómo se decide que en la fórmula para la diputación sería suplente de Ernestina Godoy? ¿Por amistad? ¿Por un acuerdo político?



— No, ninguna amistad, ningún acuerdo. Como te decía, es en base a la coyuntura y es en base a la trayectoria que tenemos. No es decir a ver vente tú porque a lo mejor... No, es una trayectoria que traemos y estar impulsando a nuestros mejores cuadros.



— ¿Es usted amiga de Ernestina Godoy?



— Soy amiga de Ernestina Godoy. Nos conocemos desde hace muchos años, tengo un gran respeto por la compañera. Es una compañera que hoy en los espacios que está trae una gran lucha social que creo también nos lleva a las coincidencias y a mí me da mucho gusto que ella esté en un espacio donde se puedan dar procesos de transformación.



— ¿Cuánta es la cercanía de usted con el presidente López Obrador?



— La cercanía es de coincidir también en el proyecto. Tenemos muchos años de acompañarlo en esta lucha y no por la persona sino por el proyecto. Creo que las personas vamos por pasos y hay que coincidir en un proyecto para generar esos procesos de transformación. Yo respeto mucho al licenciado Andrés Manuel. Creo que tiene una gran responsabilidad, agarró un país muy desestabilizado, pero a pesar de todo lo que se diga hay un avance y una diferencia en la forma de gobernar.



— ¿Y con la doctora Claudia Sheinbaum cuánta es la cercanía?



— Igual, de compañeras que nos conocemos en la lucha. A lo mejor no habíamos coincidido, pero siempre hemos estado en la lucha estudiantil y en la lucha por el desafuero donde hemos compartido eso, pero yo creo que Claudia también está jugando un papel extraordinario en el gobierno de la Ciudad de México y que está haciendo procesos de transformación.



— ¿Recuerda cómo conoció a Claudia Sheinbaum? ¿En qué momento, en qué año, en qué circunstancia?



— No, no recuerdo, pero es una persona conocida por su trayectoria académica, después su trayectoria en el gobierno con Andrés Manuel y desde ahí no es una de mis amistades, no es decir ´somos amigas´, pero coincidimos en la lucha.



— ¿Como fue el momento en el que le dicen que va a hacer la legisladora titular porque Ernestina Godoy se va, pide licencia, y llega usted a tomar protesta?



— La compañera fue designada a ocupar otro encargo. Ella tiene que pedir licencia y la suplente es quien asume o quien cubre esta licencia que ella solicita, porque ella podía regresar en cualquier momento. Yo la recibo de manera natural, porque también veíamos que se podía dar y estábamos muy conscientes de eso, pero también estábamos conscientes que la compañera Ernestina estaba jugando un papel importante en el Congreso; pero bueno, eso fue algo que se dio así, que ella fuera designada procuradora, hoy fiscal, es una gran satisfacción por toda su lucha.

La agenda de Sheinbaum



— ¿Usted tiene una agenda propia de temas que vaya a impulsar?



— No, yo te voy a hablar sobre la agenda del grupo parlamentario. Sí estoy trabajando una agenda, pero cuando asumo la coordinación me deja así como hay que retomar todo eso que es la coordinación, no es así como no hacer nada, al contrario, aparte de tu trabajo como diputada tienes que trabajar para la coordinación y en estos momentos eran tiempos ya muy apretados para hacer la presentación de nuestra agenda.



Hemos cumplido en tiempo y forma como lo marca el reglamento. Nuestra agenda está integrada por 48 temas estratégicos. Es una agenda que avanza con paso firme.



Ya aprobamos la Ley de Responsabilidad Social Mercantil que fue el primer tema de nuestra agenda que ya traíamos, que habla sobre los establecimientos de bajo impacto, con este beneficio de disminuir los requisitos, dar esta buena fe a la gente para que se integre y se puedan fortalecer los negocios de la colonia, el barrio, como la tienda, la panadería o la papelería.



Otro tema también que tenemos es la Ley de Gestión Integral de Riesgos de Protección Civil que busca integrar los protocolos de prevención en beneficio de los comerciantes y consumidores de mercados públicos y de la Central de Abasto.



También vamos a dar cumplimiento a la disposición constitucional para establecer el marco jurídico de combate a la corrupción. Uno de los pendientes urgentes es dotar a la ciudad de un Sistema Local Anticorrupción después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declarara inconstitucional la Ley del Sistema local. También vamos a ver la Ley Orgánica de la Fiscalía Especializada y el nombramiento del fiscal.



Como sabes, por vicios de procedimiento cometidos en la extinta Asamblea Legislativa del DF se declaró la inconstitucionalidad.



Otros temas de relevancia que tenemos para la Ciudad es la Ley del Registro Público de Agresores Sexuales, la cual tiene como objetivo contar con una base de datos de agresores sexuales con su sentencia firme. Con ello se busca contribuir a garantizar a las víctimas la debida diligencia en las investigaciones, la no repetición y el derecho a una vida libre de violencia.



— ¿Por qué no incluyeron la Ley Trans? El diputado Temístocles Villanueva la traía como una propuesta y no la veo en estos 48 temas?



— Bueno, la ley está ya en la Comisión, está dictaminada. Ahí se planteó una ruta donde se van a presentar los foros porque hace falta escuchar más a las otras voces, pero es un tema que se está analizando y no lo metimos aquí porque ya tiene su dictaminación. Éste por ejemplo de la Anticorrupción, de la Ley del Registro Público de Agresores Sexuales ya estaba trabajándose en las comisiones, no había una dictaminación y retomamos los temas, pero la Ley Trans está ahí y la vamos a seguir como lo solicitaron, escuchando a las otras voces.



— ¿Entonces habrá foros en estos meses sobre la ley Trans?



— Sí, es una ruta que trae la Comisión. También está la Ley Orgánica del Instituto de Planeación, el Sistema de Bienestar Social, la Ley de Educación que busca incorporar entre sus objetivos los temas relacionados con la cultura de la paz que es muy importante con toda esta violencia que estamos viviendo, la prevención y atención de la violencia con perspectiva de género que también es importante desde la educación, empezarle a dar otro proceso diferente y la visión pluricultural y multiétnica que debe tener.



Creo que esos son algunos de los temas. También quiero destacar el compromiso para liberar los 400 millones de pesos del presupuesto asignado al Congreso para orientarlos a la Universidad de la Salud y ese recurso se va a obtener de las economías, de los remanentes, siempre respetando a los trabajadores del Congreso. No se va a tocar a los trabajadores del Congreso en sus prestaciones y la operatividad.



— ¿Pero ya se tiene definido de dónde se van a sacar los 400 millones? ¿de qué partida o de qué capítulos?



— Estamos analizándolo. Es el capítulo 3000, 4000, básicamente.



— ¿Cómo coordinar a un grupo que son muchos grupos y no morir en el intento, porque ahí está el ejemplo de Ricardo Ruiz?



— Pues más bien son 34 diputados.



— ¿Pero hay claros grupos cohesionados?



— Cada compañero tiene su referente. Yo creo que los compañeros tienen claro por qué estamos aquí y que es legislar, armonizar con la Constitución. Es una responsabilidad que debemos tener muy clara y que antes que las cuestiones personales deben tener prioridad los objetivos y la ciudadanía.



— ¿Se sacó la rifa del tigre?



— No, yo no creo que me haya sacado la rifa del tigre. Creo que mis compañeros estamos trabajando coordinadamente. Una prueba es la agenda legislativa, la hicimos de manera colectiva, no se hizo ahí. No. Todos los compañeros están incluidos, ellos tienen una agenda particular, pero temas que fueron incluidos en la agenda. Eso nos permite que vamos a empujar juntos, tenemos también ya la reunión de los lunes para ver nuestra agenda legislativa, ya sacamos una agenda y todos los compañeros diputados están trabajando en los temas que ellos presentaron. Entonces, vamos a generar productividad; creo que una agenda de 48 puntos tal vez no la podamos terminar en estos cuatro meses del segundo Periodo, pero son temas que vamos a continuar hasta sacarla.



— ¿Tiene el respaldo político de la Jefa de Gobierno?



— No sé ahí... como que el respaldo político...creo que es una cuestión de que tenemos una comunicación, de que también con nuestros compañeros diputados, pero lo más importante aquí es la coordinación interna de nosotros, el coordinarnos, el llevar a cabo nuestro reglamento interno, el plantear el diálogo, la comunicación, no generar procesos de desconfianza. Eso es una parte importante que tenemos que rescatar, llevar a cabo nuestras plenarias, hacer análisis de temas coyunturales; igual los compañeros están pensando en la cuestión formativa de los mismos compañeros diputados. Estamos en un año ya casi un año y medio para salir.



Ellos están muy metidos en su trabajo territorial. Creo que otra parte que debemos retomar es difundir nuestros temas con la ciudadanía, buscar estos acercamientos con los medios para que estén informados de lo que estamos haciendo y posicionar nuestros temas. Eso es algo que vamos a hacer y tenemos que impulsar a través de los presidentes de nuestras comisiones que llevan los temas para que se puedan difundir.