| 

Editoriales

Marca ciudad: CDMX

Ciudad de México.- Uno de los problemas de nuestra clase gobernante, si no es que el principal, es que parecen creer que lo público es suyo, que les pertenece.

Nos hemos acostumbrado a que cada que inicia una nueva administración −de cualquier orden de gobierno−, quienes llegan lo primero que hacen es cambiar la imagen de la esfera de su ámbito de competencia. Normalmente empiezan por lo más sencillo, pero lo que más se ve: es la paleta cromática (generalmente privilegiando los colores del partido político en que militan) y los logotipos institucionales, los cuales se estampan en cada rincón disponible para ello: papelería, documentación oficial, bardas, parques y hasta el transporte concesionado. Todos quieren llegar a imponer su propio sello al gobierno, no sólo en el estilo de tomar decisiones o el tipo de políticas a implementar, sino en la imagen, como si les perteneciera la identidad del país, del estado o del municipio.

La Ciudad de México desafortunadamente no está exenta de estos males. En 2015 el entonces Jefe de Gobierno anunció con bombo y platillo que el Distrito Federal dejaría de ser tal y se transformaría la Ciudad de México. Esto derivó en un sinfín de acciones electorales, legislativas, jurídicas y de control de constitucionalidad que permitieron dotar de una nueva naturaleza jurídica y un marco normativo totalmente nuevo a la que ahora es la entidad federativa 32. De esta forma, en 2016 a donde volteáramos no podíamos escapar de los incontables letreros que decían “Adiós DF, hola CDMX” y a pesar de esto, el principal cambio percibido por la ciudadanía fue en la cromática de los taxis y microbuses.

Las elecciones de este año llevaron a la primera alternancia en el partido que encabeza el gobierno de la Ciudad de México, desde que aquí se eligen democráticamente los gobernantes. Claudia Sheimbaum, emanada de Morena, será a partir del 5 de diciembre próximo la nueva Jefa de Gobierno. En virtud de esto, uno de los primeros cambios que anunció fue el del logotipo de la Ciudad, el cual se elegiría por medio de un concurso abierto a la ciudadanía.

En días recientes se dio a conocer el resultado de dicho concurso y el nuevo diseño, causando una gran polémica tanto por el tema mismo de tener que cambiar la identidad de la ciudad, hasta la discusión sobre la originalidad del diseño ganador.

Pero más allá de esto, me parece que el tema de fondo es la estrechez de miras de nuestros gobernantes. Pues bajo esta lógica de querer imprimir SU sello personal a la administración que encabezan, se desarrollan planes de gobierno y políticas públicas que buscan generar réditos y reflectores en relativamente poco tiempo, más que cambios profundos en las poblaciones gobernadas. Es decir, se piensa en la próxima elección y no en la próxima generación, como lo haría un estadista.

Estas lógicas de corto plazo terminan por imposibilitar la construcción y consolidación de una marca de ciudad. En cualquier corporación la marca es uno de los activos intangibles más valiosos con los que se cuenta, y en algunos casos es incluso el más valioso de todos. Es por ello que se invierten importantes cantidades de dinero en construir una marca que identifique el producto con los consumidores.

En el caso de los países o las ciudades el supuesto no es muy distinto, la construcción de la marca país o ciudad es algo que lleva años construir, y que necesita de importantes esfuerzos económicos y de otro tipo para su consolidación.

Para una ciudad como la nuestra, los esfuerzos económicos tienen que ver con desarrollo de espacios públicos de calidad, infraestructura urbana, sistemas de transporte público eficientes y dignos, seguridad pública y sí, también el contar con una basta oferta cultural y de entretenimiento que va desde los museos hasta actividades deportivas como partidos de la NFL y la NBA, y también la Fórmula 1, pasando por conciertos, festivales de música y una oferta gastronómica de calidad mundial.

De acuerdo con la consultora Resonance, las 10 marcas de ciudad más valiosas son:
1. Londres
2. Singapur
3. Nueva York
4. París
5. Sídney
6. Ámsterdam
7. Los Ángeles
8. Tokio
9. San Francisco
10. Toronto

Esto nos lleva a reflexionar sobre la necesidad de dejar de privilegiar la banalidad de los “logos de administración” y empezar a pensar en la importancia de construir una marca ciudad que contribuya a construir prosperidad de largo plazo para quienes aquí vivimos.




Etiquetas CDMX Marca Arturo Espinosa Silis Claudia Sheinbaum

Arturo Espinosa Silis

Es abogado especialista en temas electorales y constitucionales, director de Strategia Electoral www.strategiaelectoral.mx

COMENTARIOS

MÁS Editoriales

  • México: la lucha contra los privilegios

    Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador se ha propuesto encabezar una profunda transformación política y social de nuestro país. Un cambio que debería ser también cultural en la medida que reclama una evaluación ética y...


  • Polarizaciones

    Ciudad de México.- Bien por el presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando crea una Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa. Mal, cuando guarda silencio sobre los otros desaparecidos e ignora a los organismos públicos de...


  • Lo que la CDMX necesita

    Ciudad de México.- En las semanas que antecedieron la protesta de Claudia Sheinbaum como Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, el Congreso local estuvo en el centro del panorama noticioso particularmente por las disputas surgidas...


  • Cordura

    Ciudad de México.- Uno de los grandes retos analíticos es establecer el peso que tendrán las decisiones y las palabras del presidente electo en la agudización o la resolución de los problemas nacionales. Andrés Manuel López Obrador llega...


  • El enclenque

    Ciudad de México.- Si trabajaron durante un año, ¿por qué presentaron un Plan Nacional de Paz y Seguridad tan enclenque e incompleto? ? ?Reconozco los aspectos positivos del Plan. ¡Cómo menospreciar el ataque frontal a la desigualdad...


  • Marca ciudad: CDMX

    Ciudad de México.- Uno de los problemas de nuestra clase gobernante, si no es que el principal, es que parecen creer que lo público es suyo, que les pertenece.   Nos hemos acostumbrado a que cada que...