Lozoya gastó millones en obras de arte



Ciudad de México.- Durante su último año como director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) y todavía unas semanas después de su renuncia, Emilio Lozoya Austin realizó una serie de transferencias por cientos de miles de dólares desde una cuenta bancaria hasta ahora desconocida de su compañía Tochos Holding Limited, para “quedarse” con 1.5 millones de dólares de los sobornos que recibió de la constructora brasileña Odebrecht durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, en 2012.



Tochos Holding operó un par de cuentas en Suiza (una en el banco UBS y otra en Morgan Stanley), las cuales el ex funcionario omitió en la declaración patrimonial que otorgó cuando fue director de Pemex durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.



A partir de esas cuentas surgieron las transferencias con las cuales Lozoya compró su casa en Lomas de Bezares, en la Ciudad de México, y una mansión a nombre de su esposa en Ixtapa, según documentó en un par de reportajes Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).



TE PUEDE INTERESAR: Tribunal niega amparo a Lozoya contra investigación por caso Odebrecht



En un documento interno del banco UBS al que tuvo acceso MCCI se indicaba que Lozoya poseía un patrimonio total de 8 millones de francos suizos (equivalente a más de 100 millones de pesos al tipo de cambio de ese tiempo). De ese dinero, 3 millones eran activos negociables, otros tres en bienes inmuebles y los dos restantes eran valores, entre los que se incluyeron obras de arte y relojes finos.



La joyería fina, los relojes valuados en USD 200,000 y el arte son elementos que podrían explicar las operaciones que Emilio Lozoya realizó a inicios del 2016 desde la cuenta bancaria a nombre de Tocho Holdings en el banco Morgan Stanley, y cuyos documentos también fueron filtrados en la reciente documentación de que dio a conocer FinCEN Files.



Según los archivos, días después de que fuera cesado como director de Pemex (8 de febrero), el 23 de febrero de 2016 gastó USD 110,000 por una escultura del artista plástico Rafael Barrios, quien es considerado como uno de los latinos más cotizados en la actualidad.



Ese mismo día, de la cuenta de Tochos se transfirieron USD 24,480 a Gladstone Gallery Inc., especializada en arte contemporáneo y la cual cuenta con salas de exhibición y venta en lugares como Bruselas, Bélgica y nueva York.



A inicios de marzo del mismo año se registró una nueva transferencia. En este caso fue por USD 47,682 a favor de la empresa Taller Talavera Inc. la cual vende joyería de lujo y se encuentra en el 145 de Avenue of the Americas, en SoHo, Nueva York. Su dueña es la diseñadora mexicana Aurora López Mejía y su especialidad es la creación de talismanes personalizados de oro macizo y piedras preciosas.



TE PUEDE INTERESAR: Rechazo a AMLO sube a 47%; mientras su popularidad cae al 45%: GEA-ISA



En este caso, la misma diseñadora confirmó que había facturado una venta a nombre del ex director de Pemex, sin embargo, detalló que la transacción no fue en marzo, sino el 17 de febrero del 2016, por un diseño exclusivo de pulsera, anillo y un par de aretes que serían para la esposa de Lozoya.



A través de la investigación de FinCEN Files, en la cual colaboró MCCI también se detalló que Tochos Holding, tenía su domicilio en Vanterpool Plaza, Tortola, la mayor de las Islas Vírgenes Británicas, en un edificio donde también estaba una firma relacionada con el actual delantero de la Juventus, Cristiano Ronaldo.



Aunque Vanterpool Plaza es un pequeño edificio de dos pisos, en la parte de arriba que se encuentra el despacho de abogados Icaza, González Ruiz & Alemán, el cual representaba a Tochos; no obstante, ese domicilio ha sido sede de miles de empresas “de papel”, las cuales sólo existen en actas y carecen de empleados e instalaciones.



Tras la investigación realizada por MCCI y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), los abogados del ex funcionario refirieron que “él fue utilizado como un instrumento en el marco de un aparato organizado de poder y es inocente con relación a los hechos que se le imputan”.



También mencionaron que ni Emilio Lozoya o su familia “han adquirido propiedades o títulos a través de las empresas mencionadas”, así como el hecho de que él “se desempeñó como empresario durante años antes de ser servidor público. Por lo tanto, tuvo diversas empresas e ingresos que justifican plenamente su forma de vida”.



Cabe mencionar que además de ese par de cuentas de Tochos, Lozoya también omitió diversos inmuebles de su declaración patrimonial, como un domicilio que dijo tener en agosto de 2013 al banco Morgan Stanley, el cual se ubicaba en la calle Monte Furriar, en Jardines de la Montaña, con vista al Bosque de Tlalpan. Dicho inmueble tiene 500 metros cuadrados y está valuado en 23 millones de pesos.