Los otros culpables del asesinato de Victoria Salazar



Ciudad de México.- El asesinato de Victoria Esperanza Salazar, por parte de elementos de elementos de la Dirección de Seguridad Pública de Tulum, Quintana Roo, evidencia la violencia policiaca que priva en México.



Los cuerpos de seguridad no están capacitados y los gobiernos federal, estatales y municipales han soslayado la importancia de impartir cursos de respeto a los derechos humanos. Solo les dan una placa y es el permiso para delinquir.



No basta que la Fiscalía de Quintana Roo ejerza acción penal en contra de los elementos policiacos –una mujer y un hombre—que causaron la muerte de la migrantesalvadoreña.



TE PUEDE INTERESAR: Destruir al INE



Más allá que las autoridades mexicanas adviertan que no habrá impunidad –es su obligación castigar a los asesinos—es prioritario construir una estrategia que permita mejorar la selección de personal, con exámenes de confianza y, sobre todo, con capacitación.



La violación a los derechos humanos es un mal sistémico alque ningún gobierno le ha puesto atención y, por lo visto, seguirá en las mismas. La administración de Andrés Manuel López Obrador prefiere militarizar al país en lugar de invertir en seguridad pública.



La brutalidad policiaca y el feminicidio de Victoria Salazar deberían hacer reflexionar a las autoridades federales y estatales sobre lo que han dejado de hacer para tener corporaciones eficientes.



Es urgente invertir en la capacitación de las policías, porque de otra forma continuarán escenas como las de Tulum, en donde el uso excesivo de la fuerza provocó la muerte de Salazar, quien sufrió fractura de la columna vertebral.



Los cuatro policías ni siquiera aplicaron los protocolos de uso de la fuerza –quizá ni los conozcan—, precisamente por la falta de capacitación.



El gobierno federal dejó en ceros el presupuesto del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), lo que afectó a las policías municipales de todo el país, pero principalmente a 286, en donde se concentra el 90 por ciento de la incidencia delictiva.



En el crimen de Victoria Salazar no solo son responsables los policías que la mataron, también quienes son omisos y prefieren dejar sin presupuesto a los cuerpos de seguridad del país.

  • Mauricio Juárez

    Mauricio Juárez

    Licenciado y maestro en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Trabajó como reportero en los periódicos El Nacional, La Crónica y Milenio, cubriendo asuntos políticos. En el gobierno federal ha sido subdirector de Información del Instituto Nacional de Migración; subdirector, director y director general adjunto de Información de la Secretaría de Gobernación. En el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se desempeñó como jefe de la Unidad de Difusión y Planeación de la Coordinación de Comunicación Social.