Los insumisos de la sociedad civil



Ciudad de México.- Frente al autoritarismo presidencial y al carácter unipersonal en la toma de decisiones que afectan al país, hizo su aparición pública la iniciativa Sí Por México. Se trata de un esfuerzo colectivo y pluralista impulsado por más de 350 agrupaciones de la sociedad civil que postulan como objetivo central, la urgencia de aglutinar fuerzas para garantizar una mayoría opositora en la Cámara de Diputados y en los congresos locales durante las próximas elecciones de 2021.



Con una agenda que impulsa la plena democratización y el cambio de rumbo en las fallidas estrategias gubernamentales en materia económica con sus secuelas de pobreza y desigualdad, en la salud pública donde ostentamos el deshonroso primer lugar por letalidad y personal médico fallecido, en la seguridad pública eliminando la violencia contra las mujeres y garantizando el acceso a la justicia para toda la población y reclamando nuevas estrategias para garantizar educación universal de calidad así como un medio ambiente sano y sustentable, entre otros aspectos, los insumisos de la sociedad civil alzan la voz.



Este movimiento social apuesta a la libre participación política de los ciudadanos bajo el argumento irrebatible de que si López Obrador llegó al poder por medio de las elecciones, será solamente a través del sufragio que deberá abandonarlo y que cualquier otra vía que se invoque para expulsarlo del gobierno es ilegal y antidemocrática.



Para analizar el resurgimiento de la sociedad civil es necesario comprender el papel de los movimientos sociales como oposición democrática. Ellos desempeñan una función relevante en las transformaciones de la política y en el desarrollo de la acción social sobre todo por las temáticas de los derechos humanos, las libertades civiles, la lucha contra las violencias de género o el ambientalismo como nuevo proyecto de emancipación. Además, los movimientos sociales identifican las transiciones del autoritarismo a la democracia en distintas regiones del mundo.



La sociedad civil se distingue del Estado y representa la esfera de las relaciones sociales con sus propias formas y principios.



En una larga tradición de pensamiento que inicia con Hobbes la sociedad política se sobrepone a los intereses de individuos y grupos como ocurre en los sistemas feudal, monárquico o tiránico.



Por su parte, Rousseau considera a la sociedad civil una forma de asociación que protege con toda su fuerza común a la persona, y por la cual cada uno, uniéndose con todos, no obedece a nadie más que a sí mismo y permanece, de esta forma, tan libre como al principio.



Para Hegel la sociedad civil es la esfera de las necesidades, del trabajo y de las relaciones económicas para la satisfacción de las expectativas humanas. Sostiene que la persona concreta es en sí misma finalidad y principio primero de la sociedad civil. Finalmente, Kant la ubica en la construcción moderna del Estado lo que presupone el involucramiento de la ciudadanía en la transformación de lo político.



Los graves problemas que enfrenta México afectan a todos y exigen soluciones. No interesan las ideologías sino la efectividad, y ante la ineficiencia del gobierno surge la insumisión de la sociedad civil que hace referencia al papel de los rebeldes, los refractarios y los desencantados, quienes ante las condiciones más adversas se convierten en disidentes y contestatarios frente a los regímenes autoritarios.



Por ello mañana en la página: www.sipormexico.org se pueden intercambiar opiniones sobre las propuestas que se presentarán al resto de la sociedad civil.



isidroh.cisneros@gmail.com



Twitter: @isidrohcisneros

  • Isidro Cisneros

    Isidro Cisneros

    Doctor en Ciencia de la Política por la Universidad de Florencia, Italia. Licenciado en Sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México. Licenciado en Derecho por la Universidad La Salle del Pedregal. Fue diputado de la Asamblea Constituyente de la CDMX.