| 

Política

Le regalan al presidente del TSJ, Rafael Guerra, tres años más en el cargo



Ciudad de México.-El Congreso capitalino aprobó hoy reformas a la Constitución local que le permiten al actual presidente del Tribunal Superior de Justicia, Rafael Guerra Álvarez, permanecer cuatro años en el cargo y no solo por uno como originalmente establecía en la Carta Magna de la Ciudad.



Esta modificación constitucional llega a un mes de que a Guerra se le venciera el tiempo de su encargo, pues tomó posesión como presidente del Tribunal el 7 de enero de este año.



El artículo 35 de la Constitución de la Ciudad establecía que quien presidiera el TSJ duraría en el puesto un año, sin posibilidad de reelección alguna, sea sucesiva o alternada.



Con la reforma que se aprobó hoy por unanimidad de 52 votos, los diputados locales detallaron que el periodo será de cuatro años.



Los legisladores de Morena querían que Guerra permaneciera hasta ocho años, pues en el dictamen que presentó ante el Pleno el morenista Eleazar Rubio se planteaba la posibilidad de reelección para otro periodo igual e inmediato.



Sin embargo, durante la presentación de reservas y en la votación en lo particular, avanzó una propuesta del perredista Jorge Gaviño, para eliminar la posibilidad de reelección por una sola y única ocasión.



No obstante, en el Pleno también prosperó una reserva del propio Gaviño cuya redacción resulta ambigua y que a futuro puede generar confusiones, pues se incorporó un artículo vigésimo tercero transitorio, en donde se señala: “La persona que actualmente ocupa la Presidencia del Pleno del tribunal y del Consejo de la Judicatura, cumplirá su periodo para el cual fue electo hasta el 31 de diciembre del 2021 y podrá participar en el proceso de la elección siguiente”.



Los diputados locales modificaron además la Constitución local para adecuarla a una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que también le permite a Rafael Guerra ser presidente del Consejo de la Judicatura de la Ciudad,



Cuando en 2017 se promulgó la Constitución local, diversas instituciones presentaron acciones de inconstitucionalidad y controversias contra la Norma Máxima capitalina, entre ellos el TSJ.



El Tribunal impugnó atribuciones del Consejo Judicial Ciudadano para nombrar a los integrantes del Consejo de la Judicatura y la limitante de que el presidente del TSJ fuera al mismo tiempo titular del Consejo de la Judicatura.



Hoy los diputados locales atendieron esa sentencia de la Corte y le quitaron estas atribuciones al Consejo Judicial Ciudadano.



Respecto a Rafael Guerra, Capital CDMX ya ha dado cuenta que al magistrado se le vincula políticamente con el partido Morena, por su cercanía con la secretaria de Gobierno de la Ciudad, Rosa Icela Rodríguez, para quien trabajó cuando ella fue titular de la Sedeso local durante la pasada administración.



Rafael Guerra llegó al cargo de magistrado respaldado por Marcelo Ebrard, cuando este último fue jefe de Gobierno de la Ciudad. Antes de emprender su cargo dentro del Tribunal y como abogado, Guerra Álvarez fue el litigante que emprendió la defensa de Andrés Manuel López Obrador cuando, como mandatario capitalino, el tabasqueño enfrentó el proceso de desafuero.







Etiquetas

Contenido Relacionado

COMENTARIOS

MÁS Política

Facebook
Twitter
WhatsApp